Noticia

Coches que no se entendieron: Chrysler PT Cruiser

Ignacio de Haro

18/08/2016 - 14:13

El Chrysler PT Cruiser es otro de esos coches que no se entendieron, principalmente por su peculiar diseño exterior, que tenía tantos detractores como amantes. Eso sí, no se puede decir que fuera un fracaso para la marca, más que nada porque lo mantuvieron en producción casi 11 años durante los cuales, vendieron más de 1,35 millones de ejemplares en todo el mundo.

No te pierdas: 7 coches que merecerían ser resucitados

Proseguimos con la saga de artículos sobre coches que no se entendieron con el Chrysler PT Cruiser, un automóvil que aunque fue considerablemente más exitoso que el último que tratamos, el Chevrolet HHR (que es francamente similar, por cierto), no se ha labrado muy buena reputación a lo largo de los años. Su principal característica es su diseño exterior, que es lo que verdaderamente hizo que fuera diferente al resto de vehículos de su época. Un arma de doble filo, pues al mismo tiempo provocó que tuviera tantos detractores como amantes.

Está claro que el Chrysler PT Cruiser lucía un aspecto que no era del agrado de todo el mundo, tanto es así que este modelo está presente en varios rankings de los coches más feos de todos los tiempos. Dejando esto a un lado, pues al fin y al cabo es una cuestión totalmente subjetiva, no se puede decir que fuera un fracaso comercial, más bien al contrario. Fue todo un éxito. Salió a la venta en el año 2000 y estuvo en producción hasta el 7 de septiembre de 2010, momento en el que la última unidad abandonó la cadena de montaje.

Chrysler 200, un americano poco conocido

Es decir, estuvo a la venta en algunos mercados, como el estadounidense, casi 11 años durante los cuales, construyeron nada menos que 1.355.484 unidades para todo el mundo, incluyendo la versión descapotable, que llegó en el año 2004. Como puedes ver, comercialmente no le fue nada mal, aunque durante ese poco más de una década pasó por momentos de máximo esplendor y de decadencia absoluta, como descubrirás a continuación.

Antes veamos cómo nació, pues el PT Cruiser, uno de esos coches incomprendidos, fue creado en una época en la que los diseñadores e ingenieros de Chrysler Corporation dibujaron, construyeron e incluso comercializaron automóviles de lo más sorprendentes. El gigante estadounidense y sus otras marcas (Dodge, Plymouth, Jeep, Eagle…) fueron adquiridos por Daimler en 1998, pero poco antes de que sucediera esto, lanzaron el Plymouth Prowler, uno de los automóviles más peculiares de todos los tiempos y uno de esos coches que parecen más rápidos de lo que realmente son.

Al igual que sucedió con el Prowler, el aspecto del Chrysler PT Cruiser  estaba inspirado en un clásico de la marca, en este caso, en el Chrysler Airflow Imperial de 1934. Su denominación hace referencia a las siglas de Personal Transport (PT), aunque curiosamente el prototipo que posteriormente se tradujo en la versión de producción que todos conocemos se denominó de forma diferente: Chrysler GT Cruiser Concept. Su diseño exterior le permitía ofrecer un habitáculo muy capaz, con gran altura al techo y un maletero de más de 500 litros de capacidad, lo que le situaba entre los mejores monovolúmenes del momento.

Si bien, ese diseño exterior implicaba renunciar a una buena aerodinámica, como demuestra su coeficiente aerodinámico de 0,38 Cx. Este punto se traduce en un mayor gasto de combustible, algo poco importante en Estados Unidos debido a los bajos precios de los carburantes, pero muy a tener en cuenta en Europa. Tanto que un año después de su lanzamiento, la firma introdujo en el viejo continente un Chrysler PT Cruiser con motor diésel de 121 CV.

[yb:https://youtu.be/fozb3S7wFvk]

Pero el principal problema del Chrysler PT Cruiser no fue ninguno de estos, lo que verdaderamente perjudicó a este coche es que estuvo demasiado tiempo a la venta. Cuando lo diseñaron, decidieron que compartiera muchos de sus componentes, incluido algunos de sus motores, con el Dodge Neon. La idea era fabricarlo durante un periodo que no superara los tres o cuatro años. Pero cuando Daimler tomó el control, intentó por todos los medios sacar la máxima rentabilidad a sus productos invirtiendo lo justo en nuevos desarrollos, por lo decidieron prolongar considerablemente su vida comercial.

No te pierdas: Cinco locuras de Chrysler con el motor del Viper

¿Cómo? Pues como suelen hacer las marcas, lanzando innumerables ediciones especiales, especialmente en Estados Unidos. Y la medida funcionó, al menos en el caso de las primeras series. Pero lo que en realidad necesitaba para continuar siendo atractivo para los compradores era una actualización completa, incluida mecánica. En lugar de eso, de renovar motores, Chrysler lanzó en 2004 el Chrysler PT Cruiser Convertible, lo que lógicamente no solucionó sus debilidades.

Poco después, en 2005, renovaron las motorizaciones pero tampoco se trataban de mecánicas totalmente nuevas, eran más bien evoluciones de los propulsores ya existentes. Así llegamos a la estocada definitiva que recibió en 2008, cuando el IIHS (siglas de Insurance Institute for Highway Safety, la organización sin ánimo de lucro estadounidense que se dedica a verificar la seguridad activa y pasiva de los automóviles) nombró al PT Cruiser como el coche nuevo pequeño más peligroso de Estados Unidos. Chrysler, en lugar de introducir los cambios pertinentes para deshacerse de este título, continuó lanzando edición especial tras edición especial hasta que, finalmente, lo descatalogó el 7 de septiembre de 2010.

Fuente: Jalopnik

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches