Skip to main content

Noticia

Coches autónomos

El Grupo PSA avanza hacia el coche autónomo

Coche autónomo PSA

El Grupo PSA apuesta firmemente por el coche autónomo, un modo de transporte que previsiblemente llegará alrededor de 2030. De momento, los modelos de sus tres marcas cada vez velan más por la seguridad y confort gracias a los diferentes sistemas de ayuda a la conducción que ya incorporan.

Un coche que conduzca solo hasta el trabajo mientras nosotros leemos el periódico o consultamos el correo eléctrico. Ese es el panorama automovilístico que, más tarde o temprano, podrá verse en las calles y carreteras de nuestras ciudades. Y es que el coche autónomo está cada vez más cerca, aunque aún quedan numerosos escollos (tecnológicos y sobre todo legales) que deberán solventarse en los próximos años (aquí puedes ver lo que se siente la primera vez que te subes a un coche autónomo).

El Grupo PSA es una de las compañías automovilísticas que se encuentra inmersa en este proceso de transformación del coche que conducimos a uno que lo hará solito. En el Innovation Meeting que ha celebrado recientemente en CTAG (Centro Tecnológico de Automoción de Galicia), el fabricante ha confirmado su apuesta por el coche autónomo y ha presentado su estrategia de innovación en este campo.

En esta jornada, en la que ha estado presente Carla Gohin, directora de Innovación e Ingeniería Avanzada del Grupo PSA, la compañía automovilística ha presentado sus últimos avances en materia de conectividad y el programa AVA (Autonomous Vehicle for All) de desarrollo del vehículo autónomo. En este encuentro, PSA también ha mostrado sus ayudas a la conducción (ADAS) más avanzadas, que ya están disponibles en los últimos modelos lanzados por sus tres marcas, Peugeot, Citroën y DS.

AVA plantea “una propuesta de coche autónomo seguro, intuitivo y que ofrezca una experiencia de conducción inédita. Este programa se traduce en una oferta y una tecnología “for all” con diferentes niveles de autonomía e interfaces intuitivos y fáciles de utilizar por todos. Para ello, este programa agrupa una amplia gama de funciones que conducirán, progresivamente, a la delegación, parcial primero y total más adelante, de la conducción del coche cuando el conductor lo desee. El programa AVA cubre un periodo que va de hoy hasta pasado 2030.

Programa AVA: Autonomous Vehicle for All

Según afirma el fabricante, Autonomous for All permitirá que sus clientes tengan “nuevas experiencias de conducción, simplificando su día a día y proporcionándoles tiempo para dedicar a otras actividades al ofrecerles la libertad de elegir entre conducir o delegar la conducción con toda confianza”.

De esta forma, a partir de 2020, el coche autónomo ofrecerá más libertad al conductor para aprovechar su tiempo de manera distinta, y eliminará los inconvenientes de la conducción (en casos de circulación monótona, atascos, maniobras de aparcamiento…); contribuirá a disminuir el número de accidentes y garantizará una mayor seguridad. Adicionalmente, a largo plazo fomentará la fluidez del tráfico gracias a la comunicación entre los vehículos y las infraestructuras; reducirá el consumo y las emisiones de los vehículos; permitirá una movilidad para todos y en todas partes; y reducirá el número de plazas de aparcamiento en las ciudades.

En el transcurso de este Innovation Meeting también se han detallado los avances en las diferentes líneas de cooperación entre el Grupo PSA y CTAG: interfaz hombre-máquina (HMI) para vehículo autónomo, inteligente y conectado; e innovaciones en los sistemas cooperativos y nuevas arquitecturas de interior para confort avanzado.

La carrera hacia el coche autónomo incluye cinco niveles cuya meta final será un vehículo capaz de conducirnos a nuestro destino sin nuestra intervención. La fase 1 incluye aún la acción humana, que eso sí cuenta ya con ayudas como el control de crucero adaptativo. En el nivel 2, el conductor debe supervisar el funcionamiento del vehículo por si es necesario que tome su control. Dentro de este nivel se encuentra la ayuda denominada Highway Automated Driving o HAD (Conducción Automátiza en Autopista), que permite que el coche cambie automáticamente de carril sin necesidad de tocar el volante. La siguiente fase, ecuador de la carrera hacia el coche autónomo, permitirá que el humano se desentienda del comportamiento del vehículo, aunque será capaz de retomar su control cuando quiera. En esta fase, el vehículo será capaz de conducir de forma autónoma tanto en los atascos como en la autopista, independientemente de las condiciones del tráfico. Tras el paso por el nivel 4, en el que ya no será necesario que el conductor retome el control del vehículo, en la fase final (5) las personas podrán desentenderse completamente del vehículo, que se encargará de llevarlas de un lado a otro.

Pero, como un paso previo a la autonomía completa de sus vehículos, los modelos de las marcas pertenecientes al Grupo PSA ya han incorporado una amplia oferta de funcionalidades de ayuda a la conducción, que aumentarán progresivamente en los lanzamientos futuros y que se consideran los primeros “estadios tecnológicos” que prefiguran el coche autónomo: funciones de ayuda a la conducción y de conducción automatizada sin supervisión del conductor (que la marca DS lanzará a principios de 2018).

• Funciones para asistir al conductor durante los periodos de conducción más reiterativos y proclives a la accidentalidad (trayectos en autopista, atascos): Active Safety Brake, regulador de velocidad adaptativo con función stop, sistema activo de control del ángulo muerto, alerta activa de cambio involuntario de carril y reconocimiento de señales de limitación de velocidad. El vehículo acompaña al conductor en sus acciones y el uso es mucho más fluido.

Funciones para ayudar al conductor a realizar mejor las maniobras complicadas: Park Assist, que puede combinarse con la Visión 360. El conductor puede contar con la ayuda del coche para realizar con tranquilidad las maniobras de aparcamiento y evitar situaciones estresantes.

Por marcas, Peugeot entró en la era digital con el i-Cockpit, “una nueva forma de entender la conducción basada en la ergonomía del diseño y en la aplicación de las tecnologías”. El Peugeot 3008 fue el primero que incorporó avances como el Digital Head Up Display, que muestra la información a la altura de la mirada del conductor o un volante de menor tamaño, que “contribuye a la simplificación y mejora de la experiencia de movilidad”.

Citroën, por su parte, apuesta el 'Confort Citroën', presente en el Grand C4 Picasso. Este principio se traduce en el programa 'Citroën Advanced Comfort' y en “cómo las ayudas inteligentes a la conducción (ADAS) aportan nuevas respuestas a los clientes como el reconocimiento de las señales de velocidad o el regulador de velocidad activo con función stop, que adapta la velocidad del vehículo a las condiciones de la vía pudiendo incluso llegar a detener el vehículo”. 

El DS 7 Crossback es el modelo del Grupo PSA que tiene implantadas ADAS de última generación con funciones de conducción semiautónoma, es decir, que se realizan de manera automática sin intervención del conductor. El DS Connected Pilot, entre otras funciones, permite estacionar con un solo gesto de manera 100% automática o posicionar el vehículo en su carril según los hábitos de conducción y actuando sobre la dirección (a través de la función LPA o Lane Position Assist).

Según apunta el fabricante automovilístico, a partir de 2020 otras funciones progresivamente autónomas ofrecerán al conductor la posibilidad de delegar la conducción en el vehículo, sin supervisión. Para ello, la tecnología desarrollada por el Grupo PSA “permitirá al conductor disfrutar del trayecto de un modo diferente, sin preocupaciones y sin cansancio, sobre todo en situaciones de conducción monótonas”. 

En su carrera hacia el coche autónomo, PSA fue el primer constructor que, en noviembre de 2015, probó un vehículo de estas características en carretera abierta (realizó el trayecto Vigo-Madrid). Asimismo, ha sido pionero a la hora de realizar pruebas en Francia con personas consideradas “no expertas” detrás del volante desde marzo de 2017. En total, los diferentes prototipos del Grupo PSA ya han recorrido 125.000 kilómetros en modo autónomo (niveles 2 a 4) en vías rápidas en Europa.

 

 

El Grupo PSA está realizando pruebas en carretera abierta con demostradores equipados con funciones de conducción autónoma que estarán disponibles a partir de 2020. Actualmente, el grupo y sus colaboradores cuentan con 20 prototipos.

 

Y además