Skip to main content

Reportaje

Motor

5 coches más importantes en la historia de Audi

5 coches más importantes en la historia de Audi

El Audi Sport quattro, el primer TDI, el primer deportivo…

Audi es una de las marcas más apreciadas por muchos aficionados al motor. Una marca que siempre se ha caracterizado por realizar coches discretos en cuanto a diseño y por poner especial cuidado en la ejecución de los interiores. Hoy hacemos un repaso a los 5 coches más importantes en la historia de Audi,

Hoy, la firma de los cuatro aros goza de un gran prestigio en el sector del automóvil, aunque no siempre fue así. Tuvo una primera época dorada en los años 30, entonces llamada Auto Unión, especialmente, en el mundo de la competición y la famosa rivalidad que mantuvo con Mercedes.

Después de unos años difíciles tras la Segunda Guerra Mundial, una nueva etapa exitosa empezó en los años 80 y, desde entonces, el fabricante alemán no ha parado de aumentar su prestigio. 

Audi Sport quattro

5 coches más importantes en la historia de Audi
El Audi Sport quattro tenía un motor 2.1 de 306 CV

Quizá el modelo que más contribuyó a aumentar la popularidad de Audi en la década de los 80 fue el Audi Sport quattro de 1984, una evolución del Audi quattro presentado cuatro años antes.

Se merece abrir este elenco por ser el primer modelo de la marca alemana en equipar la famosa tracción quattro de la que tanto ha presumido. Desde entonces, el nombre quattro se convirtió en una seña de identidad de la marca. 

Vídeo: el Audi Sport Quattro S1 Evolution 2 y el resto de coches del Grupo B no eran para mortales

El Audi quattro revolucionó también el mundial de rallyes, haciendo que el resto de fabricantes incorporasen un sistema de tracción integral. En la memoria de todos los aficionados al motor, quedará siempre el Audi Sport quattro S1.

Mientras el Audi quattro montaba un motor de cinco cilindros y 2.1 litros que entregaba 200 CV, el Sport quattro alcanzaba los 306 CV, gracias a un árbol de levas y cuatro válvulas por cilindro, en lugar de dos. 

El Sport quattro fue creado para homologar el coche que la marca utilizó en el WRC. Fue el coche más potente de la marca hasta que fue superado muchos años después. 

Audi 100 2.5 TDI

5 coches más importantes en la historia de Audi
El primer TDI de la historia, tenía un motor de cinco cilindros y 2.5 litros

Estamos ante uno de los hitos más importantes en la historia de Audi. Nada menos que el primer vehículo en equipar un motor, cuyo apellido se convertiría en un emblema de la marca durante varias décadas, hasta que el escándalo ‘Dieselgate’ ha acabado con la hegemonía de los motores diésel.

Efectivamente, el Audi 100 fue el primero en montar un motor TDI y uno de los primeros motores diésel modernos, con turbo, inyección directa y gestión electrónica. Tres elementos que supusieron un punto de inflexión en el rendimiento de las mecánicas diésel hasta ese momento.

Viejas leyendas: Audi 100 Coupé S

El motor tenía cinco cilindros y 2.5 litros. Entregaba 120 CV de potencia y alcanzaba los 200 km/h, con un consumo medio de 5,7 litros, un registro bajo en aquella época. 

Esta mecánica contribuyó a aumentar la popularidad de los motores diésel en los años posteriores, ya que combinaba buenas prestaciones con unos consumos ajustados y se adaptaban perfectamente a las normativas medioambientales de aquellos años.

Audi RS2 Avant

5 coches más importantes en la historia de Audi
El RS2 Avant fue desarrollado con Porsche y entregaba 315 CV

Y terminamos con el Porsche familiar. Bueno, en realidad, el nombre oficial era Audi-Porsche RS2 Avant, aunque siempre ha sido conocido como Audi RS2 Avant. Fue el primer familiar de altas prestaciones de la marca alemana y desarrollado junto con Porsche.

No solo fue el primer familiar con carácter deportivo, sino que también supuso el punto de partida para futuros modelos prestaciones con carrocería station wagon, como el RS4 Avant y el RS6 Avant.

Y es que, aunque en España no existe mucha tradición de utilizar coches familiares, en el resto de Europa sí son muy valorados (o lo eran, hasta la llegada de los SUV). De hecho, en Europa se vende más la versión familiar que la berlina de muchos modelos. 

El RS2 Avant incluía elementos directamente provenientes de Porsche, como los paragolpes, las taloneras, los antiniebla, intermitentes, retrovisores y las llantas. Los retrovisores procedían del 964 Turbo, mientras que las llantas eran del 993.

Bajo el capó, había un había un motor que procedía del S2 Avant, que ya era bastante prestacional, al entregar 230 CV. Pero Porsche realizó algunas mejoras en la electrónica, el turbo, la bomba de gasolina, el colector de admisión y escape, árbol de levas…

El resultado fue un motor de 315 CV y 400 Nm de par que no perjudicaba la fiabilidad, ya que era un 2.2 litros. Es decir, desarrollaba 143 CV por litro. ¿Un primer ejercicio de Downsizing?

Audi TT

5 coches más importantes en la historia de Audi
El TT rompió con todos los moldes de la marca, en cuanto a diseño

El Audi TT supuso un antes y un después para la marca de Ingolstadt, acostumbrada (y lo sigue estando) a hacer diseños bastante discretos y poco emocionales. Sin embargo, todo cambió a mediados de los 90.

1995. Salón de Frankfurt. Audi sorprende al público con un prototipo coupé, de dimensiones muy compactas y un diseño que se alejaba claramente de los modelos anteriores, con formas más curvas y redondeadas. 

Audi TT: para nosotros, esta es la mejor generación

Afortunadamente, la versión de producción que llegó tres años más tarde era casi idéntica al concept, algo que agradecieron todos en aquella época. Al principio equipó mecánicas no excesivamente potentes, de 180 y 225 CV, pero, luego llegó un VR6 3.2 de 250 CV y tracción quattro.

Desde entonces, el Audi TT se ha ganado un hueco importante entre los amantes de los deportivos compactos y actualmente va por su tercera generación.

Audi R8

5 coches más importantes en la historia de Audi
El R8 trasladaba la experiencia de la marca en Le Mans a la calle

En la segunda mitad de la década de los 2000, Audi presentó su primer gran deportivo, el R8. Un coupé espectacular por diseño, no tan atrevido como el TT en 1995, pero también muy llamativo.

El Audi R8 nació de la osadía de la marca de crear un nuevo concepto de deportivo. Un deportivo que fuera útil en el día a día, cómodo para viajar y rápido y divertido de conducir por un puerto de montaña. 

Y así lo presentó en 2006, después de años de trabajo. El R8 suponía trasladar la experiencia de Audi en Le Mans a la calle, a través de un espectacular coupé con motor central, algo revolucionario en Ingolstadt. 

el primer R8 montaba un bloque V8 FSI con 420 CV asociado a un cambio manual de seis relaciones o automático R-Tronic. Más adelante, incorporó el motor V10 FSI de 525 CV del Lamborghini Gallardo.

La segunda generación del R8 combinado con el cambio S-Tronic de doble embrague y siete relaciones, que lo convertía en un deportivo capaz de plantarle cara a otros modelos alemanes… e italianos. 

Y además