Skip to main content

Prueba

Prueba Seat Arona 1.0 EcoTSI 95 CV

Prueba Seat Arona 1.0 EcoTSI 95 CV
Nota

8

Cuando la ciudad te cansa, escápate de ella. Y con el Seat Arona lo podrás hacer, ya que cuenta con superiores posibilidades camperas al coche del que deriva: el urbanita Ibiza.

No te pierdas: ¿Cuál es mejor, el Nissan Juke o el Seat Arona?

A medio camino entre un Ibiza y un Ateca, el nuevo Seat Arona viene a cubrir ese hueco en un segmento en auge como es el de los todocaminos pequeños que ha multiplicado sus ventas por cuatro en menos de dos años y al que últimamente han llegado vehículos interesantes como Citroën C3 Aircross, Hyundai Kona o Kia Stonic. Pongo a prueba el nuevo Seat Arona 1.0 EcoTSI de 95 CV.

Este Seat Arona comparte plataforma con su hermano pequeño, el Seat Ibiza, del que deriva, pero aumenta su tamaño, su espacio a bordo y su altura al suelo, con lo que también sus posibilidades de uso se incrementan en consonancia. 

Mayores cotas

Para empezar, dispone de una altura libre al suelo de 19 cm, es decir, 11 más que en su hermanito. Puede que no sea mucho, pero lo suficiente para salir del asfalto con mayores garantías y poder transitar por caminos de tierra con más tranquilidad que hacerlo con un Ibiza. Eso sí, no dispone de tracción total y eso hay que tenerlo en cuenta para no meterse en muchos barros, y nunca mejor dicho. 

Vídeo: así es el Seat Arona en movimiento:

Pero antes que aventurarnos por esos caminos de Dios, hay que entrar en el coche y esa operación también es más natural y mucho más cómoda que en su hermano pequeño, dada la mayor altura (unos 5 cm) a la que se sitúan los asientos tanto delanteros como traseros. Una vez dentro, también se nota un aumento en el espacio disponible, sobre todo en las plazas traseras y en su altura al techo. Es cierto que tres adultos seguirán viajando algo estrechos, pero sus cabezas no lo harán.

Y respecto al maletero, también me ha gustado mucho. Sobre todo por su doble fondo, sus formas regulares y su capacidad, que supera en 45 litros al del Ibiza, en configuración normal. Eso sí, no me ha hecho especial ilusión que el suelo no se quede plano al abatir los asientos. 

Arranco y me pongo en marcha 

Esta unidad monta el motor más sencillo de la gama, el tricilíndrico EcoTSI de 95 CV y solo un litro de cilindrada. 

Los prejuicios suelen llevar a equivocaciones y en este caso, pueden hacerlo. Porque esta mecánica, a excepción de su lógica mayor sonoridad y vibraciones a medida que sube el cuentavueltas, sus motores son muy sensibles a cómo trates el acelerador y también te puede sorprender, pero esta vez no tan positivamente. Nuestro consumo medio no ha llegado a seis litros cada 100 km, pero ha habido momentos de pánico al mirar el ordenador y ver la media en más de ocho...

Vídeo: Prueba Seat Arona: como un Ibiza elevado:

Luces y sombras, o mejor dicho, sombra, en el cambio manual de cinco velocidades... la sombra, pequeña, que no tenga una sexta para llanear y bajar todavía un poco más el consumo. ¿Las luces? Todo lo demás... su manejo es una auténtica gozada: suave, rápido, preciso...

Una de las zonas en las que me apetecía probar el Arona es en curvas. Ya sé que no es un deportivo que lo vaya a gozar en este tipo de recorridos, pero quería comprobar su comportamiento en este tipo de trazados, por su centro de gravedad más elevado. Mi sorpresa ha vuelto a ser grata: es muy ágil y, sobre todo, permisivo. Sí, al límite subvira, con un ESP muy poco intrusivo, pero es muy noble de reacciones, por lo que se controla muy bien. Eso sí, aunque la dirección es buena, el eje delantero a veces se muestra algo flotante. Y respecto a su amortiguación, ofrece un compromiso muy bueno entre comodidad para los ocupantes y sujeción de la carrocería, que era lo previsible por su mayor altura y peso. 

A nivel de equipamiento, el acabado Xcellence de esta unidad lleva de serie un montón de gadgets: climatizador bizona, cámara de visión trasera, control de crucero adaptativo, pantalla táctil de ocho pulgadas, conectividad total para smartphones... Y por su precio no te preocupes, porque la Seat ofrece sus descuentos habituales que a buen seguro harán todavía más atractivo este Ibiza Plus...

Opinión

Al Ibiza le ha salido un duro competidor. Y está en casa... El Arona seguro que desplaza a más de un comprador del pequeño urbano, pero por lo menos, no se va de la marca. A cambio tendrá la calidad acostumbrada del fabricante español con un plus de versatilidad. Y si quieres todavía más, también tienes el Seat Ateca...

Conclusión

Lo mejor

Comportamiento en curva, buena amortiguación y dirección

Lo peor

Caja de cambios cinco relaciones, consumos motor 1.0 EcoTSI