Skip to main content

Prueba

Test de los 100.000 km: Kia Optima 1.7 CRDi

Test 100.000 km Kia Optima
Nota

8

La berlina de Kia ha recibido muchos elegios, pero tras este duro test no todo ha sido tan bueno como se esperaba debido a dos inesperados fallos.

Cada test de larga duración es una especie de lotería. Por muy bueno que sea el coche, pueden suceder cosas impredecibles. Además, cuando se trata de un modelo asiático o americano, los fabricantes europeos se ponen nerviosos ya que ven peligrar su reinado. Un ejemplo perfecto puede ser una marca tan fiable como Kia. ¿Logró completar su Optima nuestro test sin ninguna avería? Test de los 100.000 km: Kia Optima 1.7 CRDi.

No te pierdas: Prueba: Kia Optima Sportswagon Plug-in Hybrid

La respuesta, después de 100.000 kilómetros, por desgracia para Kia, es no. Y eso que a lo largo del test ha obtenido muy buenas críticas pero el final no ha sido tan satisfactorio. La entrada de agua en la electrónica de los amortiguadores y un daño en el embrague han provocado que esta berlina haya tenido que pasar dos veces por el taller de forma imprevista. Por lo menos, ambos defectos quedaron resueltos por la magnífica garantía de siete años de Kia y no han supuesto coste alguno para nosotros.

Por ello, el Kia Optima ha perdido la oportunidad de alcanzar un 10 en la nota de nuestro ranking. Pero ojo, su resultado final no puede calificarse como un desastre. Se lleva a casa el equivalente a un notable en notas académicas. 

Test de larga duración: Kia Optima 1.7 CRDi

Test 100.000 km Kia Optima
Test de 100.000 km con el Kia Optima 1.7 CRDi

Pero empecemos por el principio. Cuando este coche de cuatro puertas, 4,85 metros de largo y color gris llegó al garaje de la redacción el 18 de julio de 2016, en el equipo de AUTO BILD apareció una mezcla de ilusión y escepticismo, como suele suceder con todos los coches nuevos. 

"El Optima tiene un aspecto excelente", anotaba un colega en el cuaderno de viaje. "Pero con un precio de 38.120 euros, no es lo que se suele pagar por un modelo de esta marca..." añadía.

Pero no es una valoración justa: porque el Kia Optima 1.7 CRDi de esta prueba nos costó en realidad 33.990 euros y lo que hicimos fue añadir unos 5.000 en equiparlo hasta arriba. Este coche se adquirió en Alemania, donde la política de equipamientos y opciones es diferente a España. En nuestro mercado, lo máximo que puede costar un Kia Optima 1.7 CRDi con cambio automático DCT sin el acabado deportivo GT Line (desde 36.730 euros) es de 35.430 euros, ya que la única opción que hay disponible es la pintura metalizada (450 euros). 

Test 100.000 km Kia Optima
Su cambio automático de doble embrague nos ha sorprendido

Por otro lado, es evidente que la imagen de marca de Kia aún está algo por detrás de la competencia. Y eso que su diseño, con un perfil afilado que mezcla elegancia y deportividad, está realmente logrado. Pero puede ser que, en la era de los SUV, quienes siguen optando por una berlina tenga una mentalidad algo más conservadora. Tampoco su variante familiar ha sido un éxito de ventas precisamente. Ni siquiera en mercados como el alemán, donde este tipo de carrocerías tienen tanta aceptación por su practicidad. 

Equipado hasta los dientes

Aunque al Optima no le faltan argumentos, especialmente con el equipamiento de nuestra unidad: asientos de cuero climatizados, navegador, volante calefactado, regulador de velocidad con control de distancia y cámara de visión trasera. Insistimos, su diseño exterior que le da mucha presencia, aunque, tal vez por eso, ha generado algunos comentarios en la redacción. A algunos les ha parecido una mezcla entre un Saab y un Jaguar. No es precisamente una mala comparación y suponemos que eso mismo deben pensar nuestros colegas coreanos. No les ha salido mal la jugada: según una encuesta interna de Kia, el 63% de quienes han adquirido un Optima tenían el diseño como el primero de sus motivos. 

Test 100.000 km Kia Optima
Suficiente potencia y empuje con su motor 1.7 CRDi diésel

En el puesto dos, con un 51%, estaba el equipamiento. Pero si vamos a los detalles, no todos nuestros probadores han quedado contentos. Sobre todo han recibido críticas unas luces largas automáticas que resultan algo lentas de reacciones. En cambio, la mecánica sí ha obtenido muchos piropos. Aunque 1,7 litros y 141 CV no suenan a mucho para un coche de este tamaño, pocos han apuntado que sea necesaria más potencia bajo el capó. En general, nuestros colegas han encontrado al Optima "enérgico" y "con empuje", lo que se confirma también en nuestras mediciones. En el circuito de pruebas, incluso ha reducido algunas décimas la cifra oficial de 0 a 100 km/h (de 11,0 a 10,6 s).

El coreano también ha superado el escepticismo que reinaba en la redacción respecto a su cambio de doble embrague. A uno de nuestros probadores le han gustado mucho sus confortables cambios de marcha y también lo bien que esta caja de siete velocidades aprovecha el generoso par del motor, sin necesidad de bajar de marcha en las recuperaciones. Esto lo anotaba un compañero en el cuaderno cuando llevábamos 45.156 kilómetros recorridos, casi en la mitad de la prueba. 

Test 100.000 km Kia Optima
Tuvimos que cambiar el embrague a los 86.564 km

Precisamente por esas fechas, los tirones en las arrancadas empezaron a hacerse cada vez más perceptibles. Y no fue a mejor: tras 20.000 kilómetros, uno de nuestros periodistas apuntaba: "Antes del final de este test de larga duración seguro que vamos a pasar por el taller". ¡Vaya si tenía razón! En el kilómetro 86.564 el sistema claudicó e hizo falta cambiar el embrague. Se hizo cargo la garantía, pero ya supuso la segunda visita al taller no planificada de este Kia. 

Y es que antes, el 6 de febrero de 2018, uno de nuestros probadores, justo antes de arrancar, leyó en el ordenador de viaje: "Comprobar el control electrónico de la suspensión". Y desde luego, no exageraba. De repente, los amortiguadores reaccionaban a las irregularidades del asfalto como tacos de madera y otro de nuestros redactores apuntó que su respuesta, seca y rebotona, le recordaba a la de un Suzuki SJ410. El diagnóstico del técnico: ha entrado agua en el dispositivo electrónico de los amortiguadores traseros y eso obliga a cambiarlos. ¿El problema? Como la disponibilidad de piezas de recambio no es muy elevada tuvimos que esperar nada menos que dos semanas hasta que llegó el repuesto.

Respuesta dinámica para todos 

Pero hay que decir en su favor que, cuando funciona, el sistema de amortiguación adaptativa es una auténtica delicia. Puedes ajustarla como deportiva o más suave. Basta con darle a un botón. Uno de nuestros redactores, que suele conducir rápido, ha alabado la elevada sensación de seguridad que transmite en modo Sport. Otro, más relajado, ha comentado lo confortable que es este Kia en modo Confort. Visto esto, ten en cuenta que en nuestro mercado, esta suspensión solo se ofrece con el Optima GT de 245 CV. El 1.7 CRDi no lo puede llevar ni como opción.

Test 100.000 km Kia Optima
La suspensión adaptativa, aunque falló, tiene un gran desempeño

¿Y la habitabilidad? Un probador encontró a un gran aliado familiar en el Optima: "El generoso espacio para las piernas en las plazas traseras permite montar las sillitas de niños sin problemas y el sistema Isofix no podría ser más sencillo a la hora de anclarlas: basta con encajarlas y... ¡listo!". En cambio, sí ha habido quejas del navegador. "Gracias a que no hice caso a su 'ruta más rápida', me ahorré 20 minutos", apuntaba un compañero sorprendido. 

En el desmontaje final, el Optima no ha mostrado ninguna tara considerable. Pero por desgracia, esta berlina que tanto ha gustado en marcha, que ha finalizado con un consumo medio moderado de 7,3 l/100 km y una autonomía grandiosa (1.000 kilómetros con un solo tanque), no se hace con la máxima nota. Los pasos por el taller se lo han impedido en el último momento. ¡Otra vez será! 

Como decíamos, nuestro experto le ha dado una buena nota en el desmontaje. En el apartado de la protección contra la corrosión los coreanos han hecho magníficamente bien sus deberes. Y es que hasta las cavidades más escondidas de la carrocería se ven como nuevas. Solo en los lados de la cerradura del maletero ha saltado un poco la pintura. Una nimiedad, la verdad. También los dos ejes han superado los dos años del test sin que aparezca ni pizca de corrosión. Y el motor y la transmisión tampoco han dado ningún motivo de crítica. 

Opinión

¡TODO LO CUBRE LA GARANTÍA! Está claro que este argumento es para tenerlo en cuenta. Pero aun así, solo consiguen los puestos más altos en nuestro ranking los coches que no dan ninguna avería. Pero seamos justos: el Optima es un gran coche que nos ha sorprendido positivamente durante el desmontaje.

Conclusión

Lo mejor

Garantía de Kia, equipamiento, motor, cambio de doble embrague, suspensión adaptativa, habitabilidad,

Lo peor

Precio, luces largas automáticas, navegador, consumo medio

Y además