Prueba

Prueba Audi A6 2018: ¡golpe sobre la mesa a base de tecnología!

lujo sedan deportivo cuero elegante oporto interior tecnologia
Raúl Salinas

La prueba del nuevo Audi A6 me ha dejado clara una cosa: es fantástica la rivalidad entre las marcas alemanas. Gracias a ella, la evolución se acelera y nos encontramos con productos tan redondos como este sedán de lujo. ¿Quién necesita un Audi A8 teniendo este A6? Absolutamente nadie.

El paisaje es idílico, a los pies del rio Duero y cerca ya de su desembocadura en Oporto. Es aquí donde empieza la prueba del Audi A6 2018, uno de los coches nuevos más esperados del año y, sin duda, el lanzamiento más importante de Audi en este 2018, bueno, dejando de lado su desembarco en los coches eléctricos con el nuevo Audi e-tron.

El Audi A6 2018 de esta prueba es un coche completamente nuevo respecto a su antecesor, aunque después de la presentación del Audi A8 y del Audi A7, nos parece más bien una evolución de estos: es más o menos así. Todos ellos se asientan sobre la misma plataforma, la MLB Evo renovada con una nueva mezcla de acero y aluminio que asegura una mejor rigidez y una rebaja de 100 kg en total respecto a la anterior generación.

 

 

También comparten motores, transmisiones, el famoso sistema de tracción integral Quattro y otros elementos como un interior donde todo es vanguardista y ultramoderno. Más adelante entraremos a repasar todos esos campos, pero primero, deja que detenga mi atención un segundo en la imagen: el nuevo Audi A6 luce sensacional. Me encanta que Audi haya mantenido la forma de las ventanillas y haya enfatizado la sensación de elegancia con una cintura muy marcada, horizontal y situada en una posición muy alta: dota al conjunto de un gran empaque y distinción, lejos de formas más agresivas e irreverentes vistas, por ejemplo, en el A7.

Es un coche completamente nuevo, pero a diferencia del A8, este coche cuando lo ves de lejos lo identificas rápidamente como un Audi A6. Eso creo que es bueno, ya que si bien el A8 representa el cambio de tendencia, el Audi A6 de esta prueba es la consolidación y la evolución respecto a un estilo marcado por el paso del tiempo: te recuerdo que estamos ante la octava generación de esta berlina de lujo, ¡casi nada!

 

Prueba Audi A6 2018: un interior espectacular

Puertas adentro, la revolución. Las pantallas dominan el interior, dejando apenas cuatro botones contados y utilizados para temas menores, como la activación de las cámaras de parking o el freno de mano eléctrico. Que todo se controle desde pantallas táctiles puede gustar más o menos, a mi personalmente no me convence, especialmente la pantalla inferior dedicada a administrar el sistema de climatización, pero de lo que no hay duda es que el aspecto general es intachable.

 

lujo sedan deportivo cuero elegante oporto interior tecnologia

 

Tan moderno y vanguardista como bien hecho. Da gusto repasar todos los detalles del coche, todo huele a lujo tal como se debe entender a estas alturas de Siglo XXI. Los asientos son grandes y muy cómodos, mientras que las formas del salpicadero, mezclando materiales como el cuero, el metal o la madera de poros abiertos, ponen sobre la mesa un acabado realmente fantástico. 

Cuando digo que nadie necesita un Audi A8 teniendo este A6 no lo digo por decir: es un coche grande, ya que roza los cinco metros de largo, y la habitabilidad interior es buena, aunque eso sí, está pensada para cuatro pasajeros, ya que el asiento central es demasiado angosto: se puede utilizar pero no será cómodo para realizar trayectos muy largos. El espacio para las piernas en las plazas traseras crece, mientras que el maletero se mantiene sin cambios en 530 litros de capacidad: no me parece excepcionalmente grande, la verdad, además su boca de carga es algo estrecha.

 

Prueba del Audi A6: completa gama de motores

La gama de motores del nuevo Audi A6 es fácil de recordar. Dos motores diésel, un cuatro cilindros de dos litros y 204 CV y un motor V6 3.0 TDI con dos niveles de potencia, 231 y 286 CV. En el apartado gasolina, un V6 3.0 TFSI de 340 CV y 500 Nm de par: todos los motores envían la potencia a las cuatro ruedas gracias al sistema de tracción integral Quattro, así como todos cuentan con cambio automático, aunque diferentes: la versión diésel de cuatro cilindros y el gasolina utilizan una caja S-Tronic de doble embrague y 7 velocidades, mientras que el motor V6 3.0 TDi está asociado a la caja ZF Tiptronic de 8 marchas: cuestión de par.

Voy a empezar la prueba del Audi A6 2018 con la versión diésel intermedia, probablemente la más vendida en nuestro mercado, al menos en los inmediatos años. Arranco y el sistema Mild-Hybrid de 48 Voltios enciende el motor con una gran suavidad: la gran insonorización del habitáculo hace que el motor apenas llegue al interior. La verdad es que en un primer momento te puedes sentir abrumado por tanta pantalla, pero al final, terminas olvidándote de ellas, siempre y cuando no tengas demasiada calor, claro.

Y es que ese es uno de los pocos fallos de este coche: usar el climatizador te obliga, casi irremediablemente, a desviar la vista de la carretera y bajarla. No obstante, esto tiene solución, gracias a un sistema de control por voz que es realmente eficaz y puedes seleccionar la temperatura o la potencia del climatizador sin necesidad de tocar ningún botón, con simples órdenes vocales. La pantalla superior sí que es espectacular: destaca especialmente por la calidad de los gráficos, especialmente los del navegador. Además, es muy intuitiva, aunque personalmente creo que de momento sigo prefiriendo el mando del MMI: creo que es un sistema más intuitivo que el táctil, que te obliga a estar más atento a dónde tocas.

 

lujo sedan deportivo cuero elegante oporto interior tecnologia

 

Lo de las pantallas podría abrir un largo debate, salvo el Audi Virtual Cockpit: aquí no hay discusión, desde que llego me pareció un invento fantástico que hace todo lo contrario que el resto de pantallas: localizar la vista y la atención más cerca de la carretera. Con esa pantalla central, sobran las demás: ¡el Audi TT es el mejor ejemplo de lo que hablo!

A sus mandos, el Audi A6 2018 de esta prueba destaca, por encima de todo, por el confort y el refinamiento llevados al extremo. Es cierto que mi ejemplar de pruebas monta la suspensión neumática (deliciosa y 100% recomendable), pero no tengo dudas que gracias a su puesta a punto, con cualquier tipo de suspensión se defenderá bien en este campo. Todo se siente muy sólido y muy bien fabricado y desde el primer momento te sientes a gusto.

 

Prueba del Audi A6 2018: dinámicamente, impecable

El motor empuja más que suficiente para un uso tranquilo, con suficiente par para conseguir recuperaciones satisfactorias o para adelantar. No hay pegas sobre el motor: lamentablemente, en tan poco tiempo es difícil medir consumos y otras variables, pero todo parece que está dentro de lo que se espera de un propulsor de este tipo. Ahora bien, no te creas que por contar con tecnología micro-híbrida va a consumir menos, eso será difícilmente demostrable.

 

lujo sedan deportivo cuero elegante oporto interior tecnologia

 

Llegan las curvas y, con ellas, el Audi A6 saca a relucir todo su potencial. Si bien en autopista es un tragamillas, como ya lo era su antecesor…y su antecesor y, su… En curvas, esta primera prueba del nuevo Audi A6 me deja claro que mejora muchos puntos. Diferentes son las variables que hacen que el dinamismo mejore: el chasis más rígido, más ligereza o la tracción Quattro. Pero hay algo que realmente marca la diferencia: el eje trasero direccional. Puede girar hasta 2 grados a la hora de tomar las curvas a más de 60 km/h y, con ese pequeño invento, esta gigantesca berlina de casi cinco metros de largo se convierte en un coche compacto y ágil. ¡Magia!

Es algo unánime: da la sensación de estar en un coche más pequeño. Es ágil y la suspensión neumática se encarga de que su pisada sea siempre muy noble, sin balanceos excesivos, sin sustos. Me gusta el tacto de la dirección: no es que sea duro, pero con apenas medio giro de volante, puedes trazar prácticamente cualquier tipo de curva. Es rápida y precisa, como debe ser la dirección de un coche de lujo de este nivel. La transmisión también es rápida tanto cuando la utilizas con las levas tras el volante como en modo completamente automático, nada que reprochar.

Quizás lo peor a nivel dinámico sean los frenos: no están preparados para una conducción deportiva y tienen un tacto demasiado gomoso y su respuesta es de todo menos contundente. Frenan, sí, lo necesario, pero lo hacen con parsimonia y si ningún tipo de ‘feeling’ racing. Ya, ya lo sé, esto no es más que un Audi A6 para viajar tranquilo, seguro que las futuras versiones Audi Sport mejorarán en este apartado.

 

 

Llego al hotel con la sensación de estar en la mejor berlina de lujo del momento. Es súper cómodo y cuando llegan las curvas no solo no sufre, sino que se viene arriba. Es preciso y eficaz como pocos coches de este tamaño y peso y eso es digno de aplaudir: ¡muy recomendable elegir la suspensión neumática! Además, estéticamente es todo un acierto, personalmente el más bonito de la gama A6-A7-A8. 

Por último, mención aparte merece el interior: su acabado es espectacular y hace que un Audi A4, lanzado hace poco más de dos años, se vea realmente anticuado. Es un interior de nueva generación, aunque esa evolución tecnológica y esa obsesión compulsiva por poner más y más pantallas, creo que no es un avance positivo, sino nada más que puro postureo: si mi rival lo hace, yo también, sin pensar en lo mejor para el usuario.

Salvo por ese pequeño detalle, que a buen seguro seguro que evoluciona, la prueba del Audi A6 2018 pone sobre la mesa el músculo y la fuerza de Audi en este segmento. Mercedes, BMW, ¡esta batalla no ha hecho más que empezar! La comercialización de las versión más potente de gasolina y diésel comenzará en las próximas semanas. Más adelante, en octubre, llegarán las versiones diésel de 204 CV, con la posibilidad de contar con tracción delantera, y la versión de 231 CV. Más adelante, todavía por confirmar, también llegará una versión 2.0 TFSI de 245 CV y disponible, también, con tracción delantera o integral. Lo más interesante: ¿los precios? 69.580 euros la versión de gasolina y 64.580 euros para el diésel.

Conclusión

Lo mejor

Refinamiento, calidad de acabados, motores potentes y eficientes

Lo peor

Pantalla del climatizador, maletero con boca estrecha, ausencia cambio manual

Imagen de perfil de Raul Salinas

Lecturas recomendadas