Skip to main content

Noticia

El Audi e-tron ya está aquí. Las claves del eléctrico de Audi

Audi e-tron al detalle

Aquí tenemos el Audi e-tron, que cruzará el mercado a finales de otoño como un rayo. El Audi e-tron, a fondo.

1. Infraestructura de carga

¿Quién nos conoce el miedo a quedarse sin energía? Enciendes los asientos calefactados: menos 15 kilómetros. Una aceleración un tanto agresiva: menos 10 kilómetros. Un atasco: menos 20 kilómetros. Y entonces, el conductor del coche eléctrico, casi sin darse en cuenta, empieza a echar de menos uno de combustible. Audi promete para su nuevo e-tron más de 400 kilómetros de tranquilidad entre parada y parada para recargar.

El problema es que estos intervalos pueden durar más de lo previsto, ya que, actualmente, en Europa no llegan a 200 los puestos de recarga de alto rendimiento, con seis enchufes cada uno. Son los que requieren menos de 30 minutos para darle savia nueva a tu coche. La app de Audi te dice el camino para llegar al próximo que, en el peor de los casos, estará a 120 kilómetros. Pero esto sucederá en 2020, si se cumplen los planes de aumentar el número de estas estaciones de carga rápida en Europa a 400. El enchufe de casa suele durar una eternidad. Pero cuando, a partir de 2019, esté disponible a bordo el segundo cargador con hasta 22 kW realizará la carga completa en tres horas y media.

Audi e-tron carga

Con todo, nos preguntamos: ¿Por qué no se cargan del todo las baterías en las estaciones de carga rápida? Pues porque este tipo de cargas reducen la vida útil de la batería ya que reducen el número de ciclos de carga.

2. Así es el vehículo

El e-tron partirá con una batería de 95 kWh, que debería proporcionarle unas buenas prestaciones. Hay planeados seis niveles de potencia, desde un modelo Eco hasta otro más deportivo, con muchas diferencias en los motores y los ejes propulsados. La dirección, los frenos y la suspensión neumática los tomará, en principio, del Audi Q5. En el suelo del coche se ubica la batería con 36 módulos y 432 celdas de ión-litio.

VÍDEO: Otro eléctrico del grupo Volkswagen ¡Quédate con la boca abierta!

El almacenador de energía, de 700 kilos, solo requiere 35 tornillos para unirse a la estructura de aluminio del coche, tremendamente resistente. Cuatro dispositivos de refrigeración y calentamiento se encargan de mantener la batería en su temperatura óptima, sea verano o invierno.

Los precios deberán estar entre los de un Audi Q5 y un Audi Q7.

3. Experiencia de conducción

¿Y cómo se comporta en carretera? De momento, solo lo saben los probadores de Audi: "Silencioso, suave y al mismo tiempo con un increíble empuje por su gran par... Pero eso es algo que ya hace la mayoría, más o menos bien. Nuestro sistema aporta que es extremadamente estable en su temperatura, que aprovecha mejor la energía para que no se reduzca la autonomía ante cualquier circunstancia extraordinaria, mantiene la capacidad de aceleración en todo momento mientras  la carga de la batería no baje del 20%".

Y además