Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

¿Por qué suenan los frenos al frenar?

frenos

Hay muchas razones por las que tu coche chirría cuando frena; te las explicamos, y te damos las posibles soluciones.

No te pierdas: Qué hacer si te quedas sin frenos

¿Por qué suenan los frenos al frenar? Vas conduciendo tranquilamente por la carretera, y de repente, un imprevisto te hace clavar el pie en el freno. El sistema responde a la perfección, pero un incómodo sonido te avisa de que hay algo que no está bien del todo. Y claro, la pregunta viene inmediatamente a la cabeza: ¿por qué los frenos chirrían cuando frenas?

Los motivos de que los frenos hagan ruido cuando se activan pueden ser múltiples; pero, antes de pasar a explicártelos, queremos recordarte que los sistemas de frenado están diseñados para funcionar por fricción, con lo que el sonido, a veces, entra dentro de lo normal. El ruido de frenos es el sonido que producen las vibraciones de algún elemento de la sección del eje de un vehículo (entre el neumático y la unión del chasis), desde el cojinete de la rueda hasta la rótula de suspensión (la pastilla de freno no tiene por que ser la causa pese a que acostumbremos a tenerla por tal). Y es que en el sistema de frenos se producen vibraciones de manera natural que resultan inaudibles debido a su frecuencia. Es decir, solo las oímos cuando aumenta.

A continuación, vamos a tratar de explicarte las razones por las que, a veces, oímos como suena nuestro coche al frenar. ¡Atento!

¿Por qué suenan los frenos al frenar?

1. Pastillas de freno desgastadas

Probablemente sea la primera cosa que se nos venga a la cabeza cuando el coche chirría al frenar: las pastillas de freno se han gastado. Si esta es la razón, ten cuidado: no solo la capacidad de frenado del vehículo se ve mermada, sino que, además, si la situación se prolonga, otras piezas del sistema de frenado pueden estropearse.

2. Se acumula suciedad

Dada la fricción que sufre la pastilla de freno, esta desprende restos, los cuales se pueden ir acumulando en el los émbolos del sistema de frenado. ¿Resultado? La pastilla se desplaza, y se genera desgaste excesivo, altas temperaturas, menor capacidad de frenado y mayor consumo de combustible.

¿Por qué se bloquean los frenos?

La suciedad también puede ser generada por la acumulación de polvo y humedad. Si el coche lleva un tiempo sin moverse, el polvo se deposita en las pastillas de freno; este, unido a la humedad, puede hacer que los frenos chirríen al accionarse. En este caso, los ruidos llegarán con las primeras frenadas, pero con el tiempo irán desapareciendo.

3. Discos de freno en mal estado

Otro de los motivos por los que los frenos pueden sonar son unos discos de freno mal rectificados o que se han deformado por el uso continuo de pastillas de freno muy gastadas o por el daño de cualquier otra pieza del sistema de frenado. En este caso, te tocará cambiar los discos de freno, y revisar todo el sistema de frenado.

4. Abuso del sistema de frenado

El modo en que frenamos también afecta a la salud del sistema de detención del coche. Si, por ejemplo, eres dado a frenar bruscamente (en lugar de decelerar poco a poco), o si frenas demasiado cuando vas bajando una pendiente (en lugar de usar el freno motor), estarás calentando en exceso las pastillas de freno, con lo que su superficie de contacto con el disco cristalizará, y sonará al frenar. Ojo, por si las pastillas de freno se calientan en exceso, perderás capacidad de frenada.

 


 

Lecturas recomendadas