Cinco consejos para cuidar los frenos de tu coche

Cinco consejos para cuidar los frenos de tu coche

Mantener los frenos en buen estado no solo te evitarán pasar a menudo por el taller, además son el mejor salvavidas en caso de imprevisto. A continuación te damos cinco consejos para cuidar los frenos de tu coche.

Cuatro de cada 10 coches circula con los frenos en mal estado. Esto, además de encarecer la factura en el taller es sumamente peligroso (no hay mayor pesadilla para un conductor que la de quedarse sin frenos en un momento de imprevisto). Para que no te pase, toma nota de estos cinco consejos para cuidar los frenos de tu coche:

1. No seas agresivo conduciendo.

Según el modo de conducción, tu coche estará expuesto a más o menos desgaste de sus componentes. A los conductores que exponen al coche a un mayor esfuerzo de frenado les toca revisar los frenos con más frecuencia.

2. Utiliza el freno motor.

Si utilizas el cambio de marcha para adecuar la velocidad no abusarás en exceso del sistema de frenado. De esta manera podrás evitar que los frenos se calienten y durarán más tiempo en buen estado.

3. Permanece atento a las señales que te da el coche.

Buena parte de los coches modernos cuentan con un sistema de alerta que avisa cuando el desgaste de los frenos empieza a ser preocupante. Lo nromal es que se encienda un testigo en el cuadro de instrumentos.

Si tu coche no lo lleva (o aunque así sea) hay síntomas como el chirrido de las ruedas o que el pedal se hunda en exceso que delatan que algo no va bien en esa zona. Algunos de los síntomas de un fallo en los frenos son los siguientes:

- En una frenada en carretera notas vibraciones.

- Necesitas hacer mucha fuerza al pisar el freno. En este caso, lo más probable es que las pastillas de freno o los discos estén dañados.

- El pedal de freno se hunde más de lo habitual cuando lo pisas. El problema puede ser una fuga en el circuito de frenos o que las pastillas de freno estén excesivamente desgastadas.

- Ruido chirriante en los frenos. Puede ser porque acabas de cambiar las pastillas, o por el contrario porque están muy desgastadas o cristalizadas. 

4. En cualquier visita al taller pide que te revisen los frenos.

Si los frenos no están en buenas condiciones la distancia de frenado aumenta considerablemente y por tanto la probabilidad de tener un accidente también.

5. Antes de salir del taller asegúrate de que las pastillas de freno que te han puesto están homologadas. Es conveniente preguntar siempre en el taller si las pastillas y piezas que nos han sustituido cumplen con las exigencias vigentes en nuestro lugar de origen, así como las especificaciones del fabricante.

Más de VisionZero by Continental