Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Por qué se puede quedar el acelerador pegado... y cómo actuar si sucede

Acelerador pegado

Si vas conduciendo y se te queda el acelerador pegado puede ser por varios motivos, algunos más graves que otros. Eso sí, siempre has de reaccionar con frialdad para evitar en la medida de lo posible un accidente que pueda tener graves consecuencias.

Esperemos que nunca te haya pasado porque es una de las peores sensaciones que se puede tener al volante, pero por si acaso hay que hablar de ello. Imagina que vas conduciendo y se queda el acelerador pegado. Cuando has de perder velocidad, el coche sigue avanzando sin aparente remedio. Tranquilos, que lo tiene, pero con eso vamos a ir más adelante. Ahora vamos a repasar algunas de las causas por las que esto puede ocurrir.

No te pierdas: El acelerador que advierte de los coches kamikaze

 

Las alfombrillas

A veces, el problema aparentemente más gordo viene causado por algo que casi puede considerarse una anécdota. Si ves que levantas el pie del acelerador y el pedal no vuelve, comprueba que no se haya quedado pillado en la alfombrilla. Especialmente en los coches más antiguos, éstas pueden moverse con tal mala suerte de provocar algo así. Sin quitar la vista de la carretera, trata de agacharte para tirar con la mano hacia atrás de ella, si ves que con el pie no logras moverlas. De no existir ningún problema más, el acelerador volverá inmediatamente a su sitio.

Si hay un problema mecánico

Si se queda el acelerador pegado y no es por culpa de la alfombrilla, tenemos un problema mecánico seguro. Una de las principales causas puede ser porque el cable esté desgastado, con lo que se forman en él ciertas irregularidades que le impiden volver a su posición original. También puede ser que alguno de los resortes del sistema haya dejado de funcionar de forma correcta. Otra causa puede ser que la articulación del pedal haya perdido su capacidad de movimiento y le impida regresar a su posición original.

Fallo en el sensor del acelerador

En los coches actuales, lo normal es que el pedal del acelerador sea electrónico. Éste envía datos a la centralita del vehículo constantemente acerca de su posición para que ésta lo gobierne en tiempo real. Cuenta con uno o varios potenciómetros para detectar el grado de fuerza que aplicamos sobre él. En este tipo de sistemas, puede darse algún fallo en la articulación del pedal, pero poco más. Si el fallo es electrónico, lo normal es que la centralita dé cuenta de él haciendo entrar los sistemas de seguridad.

Cómo actual si se queda el acelerador pegado

Lo más importante de todo si se queda el acelerador pegado es que no entremos en pánico. Sí, es complicado asimilar que hemos levantado el pie derecho y nuestro coche sigue avanzando, pero no está todo perdido. Lo primero que tenemos que tratar de hacer es, con el propio pie derecho, levantar el pedal. Para ello, y siempre sin dejar de mirar la carretera ni soltar el volante, meteremos la punta del zapato por debajo del mismo y tiraremos.

Si una vez hecho esto vemos que el coche deja de acelerar, habremos logrado nuestro objetivo. Eso sí, salvo que tengamos muy claro que el pedal se había enganchado con la alfombrilla, debemos aparcar el coche y pedir asistencia. Cualquier fallo mecánico que nos provoque que se quede el acelerador pegado no se va a solucionar, y podríamos vernos envueltos de nuevo en la misma situación.

En el caso de que liberemos el pedal del acelerador y el motor siga acelerando, la única solución es tratar de parar el coche. Antes de pisar los frenos, para evitar quemarlos y quedarnos sin ellos, tienes que poner el cambio en punto muerto. Sí, se va a revolucionar a más no poder el motor, pero es la única forma que tendremos de evitar seguir avanzando. Una vez en posición neutral, pisa el freno. Solo cuando estemos muy cerca de detenernos podremos apagar el contacto para proteger el motor, ya que si lo hacemos demasiado pronto el sistema hidráulico dejará de funcionar y nos quedaremos sin freno ni dirección. Y dicho todo esto... ¡esperemos que nunca os pase!

Lecturas recomendadas