Skip to main content
Imagen de perfil de Aarón  Pérez
La opinión de
Aarón Pérez

El Mitsubishi Lancer Evo podría volver con motor Renault: ¿acierto?

retorno Mitsubishi Lancer Evo

El Mitsubishi Lancer Evo podría volver con motor Renault. La noticia saltó hace unas semanas y, desde entonces, ha dado mucho de qué hablar. ¿Acierto o error?

Hace apenas unas semanas saltó la noticia: el Mitsubishi Lancer Evo podría volver a la vida… compartiendo elementos con el Mégane RS. Esta bomba informativa suponía dos importantes noticias. La primera, que el mítico sedán deportivo japonés volvería a comercializarse; y la segunda, que el Mitsubishi Lancer Evo volvería a la vida con motor Renault. Ahora bien, ¿es un acierto o un error?

No te pierdas: Mitsubishi Lancer Edition R, el retorno que todos esperábamos

Desde que el Mitsubishi Lancer Evolution anunciara el final de su producción en 2016 a una historia de amor que había durado, por entonces, 24 años, todos los fans del deportivo japonés añoramos el momento en el que Mitsubishi anuncie que tan solo se trata de receso temporal y que el modelo volverá a estar disponible en la que será la undécima generación. Imagina nuestra satisfacción cuando se conoció que la compañía tendría previsto la llegada de un nuevo modelo.

El regreso del Mitsubishi Lancer Evo, de la mano de Renault

Cualquiera pensaría que Mitsubishi tiene los recursos y medios necesarios para devolver a la vida al Lancer Evolution. De hecho, lo hizo durante un cuarto de siglo y creó un producto exitoso dentro del mundo de los rallys que fue forjando poco a poco su estatus de leyenda. Sin embargo, la noticia de su regreso no era la principal sorpresa, ya que lo haría de la mano de Renault.

Vídeo: todos los detalles del Mitsubishi Lancer Evolution:

Como sabrás, Mitsubishi pertenece, desde hace unos pocos años, a la alianza Renault-Nissan. Que el fabricante francés interfiera para que el Evo vuelva a la vida no es de extrañar, lo que es realmente sorprendente es que incluso esté dispuesto a ceder algunos componentes para su creación. Y es precisamente en este punto donde se desencadena toda la polémica.

Según el informe publicado el mes pasado, el Lancer Evolution volvería a la vida gracias a la plataforma CMF-C/D F4 desarrollada por la Alianza. Lejos de dejar las cosas donde están, el grupo automotriz estaría dispuesto a rescatar un motor que fue desarrollado en 2004 para el primer Renault Mégane RS, una unidad de cuatro cilindros sobrealimentada de 2.0 litros que, en sus orígenes, ofrecía 225 CV de potencia. 

Ahora bien, este bloque sería perfeccionado específicamente para el Evo, y sería tremendamente más potente gracias a un sistema microhíbrido de 48 voltios que la Alianza está desarrollando actualmente y al mismo turbocompresor empleado por el Subaru WRX STi S209. El resultado serían 345 CV de potencia y 430 Nm de par motor, cifras a la altura de las expectativas para un supuesto Evo XI.

¿Un acierto o un error grave?

¿Es un acierto esta configuración de chasis y motor Renault en un hipotético nuevo Lancer Evo? Se perdería la esencia, por supuesto, más incluso al incluir tecnología microhíbrida en su sistema de propulsión (sería la primera vez en 27 años de historia), pero también serviría para que el Evo volviera a la vida. 

Al parecer, Osamu Masuko, actual presidente de Mitsubishi, tiene el sueño de devolver el Evo a la vida como su última gran contribución a la compañía antes de retirarse oficialmente. Este gesto claramente en favor de los fans del modelo, sería una gran forma de pasar a la jubilación tras una larga carrera en la empresa. Sin embargo, tendría un precio que pagar, y es que el Evo no sería Lancer Evolution puro, con plataforma y motorización de Mitsubishi. Quizás esta sea la única forma de poder disfrutar una vez más de sus bondades, o quizás sea un precio demasiado alto para pagarlo…

Y además