Skip to main content

Noticia

¿Te acuerdas del Citroën Visa GTi?

Citroën Visa GTi

El Citroën Visa GTi ofrecía entonces algo que pocos podían ofrecer.

Seguro que conoces el Citroën AX, uno de los utilitarios más conocidos de los noventa. Su predecesor, en cambio, puede que no te resulte tan familiar, o sí. Se trata del Citroën Visa, un coche que también marcó una época en los años que estuvo en producción. Su versión más deportiva, el Citroën Visa GTi, ofrecía entonces algo que pocos podían ofrecer. ¿Te acuerdes de este fantástico modelo? Vamos a recordarlo.

No te pierdas: 'Juguetes clásicos: Citroën AX GTi o Ford Fiesta XR2i'

Citroën Visa

El Citroën Visa nacía a finales de los años setenta. Su producción comenzó en 1978 para terminar una década después, en 1988. Era un hatchback de cinco puertas con motor delantero y tracción delantera que militaba en el segmento B. Fue reemplazado por el Citroen AX, modelo del que hablábamos al inicio de estas líneas. Tuvo varias opciones mecánicas, aunque la que alimentaba el Visa GTI era la más exigente.

VÍDEO: Clásicos por menos de 5.000 euros

Único en su especie

El Citroën Visa GTi era un coche poco común. Su peculiaridad dependía en parte de su corazón, el mismo que montaba el popular Peugeot 205 GTi, y por otra de su carrocería, era el único utilitario deportivo de cinco puertas que se vendía en el mercado. Pese a esa exclusividad, no nos encontrábamos con un coche caro, siendo muy accesible gracias en parte a la producción nacional, fabricándose en Vigo.

El modelo en el que se basaba no se caracterizaba por ser atractivo. El Citroën Visa pecaba de poco arriesgado, con líneas rectas y nada llamativas. El Citroën Visa GTi cambió en parte este diseño, montando, entre otros elementos, ópticos redondeados que alegraban la mirada del utilitario. De la misma manera, su interior ofrecía un volante de tres radio más deportivo y una tapicería exclusiva que lo hacían más deseado.

El motor del Peugeot 205 GTi

El Citroën Visa GTi montaba el mismo motor de 1.6 litros de cilindrada que se escondía en las entrañas del Peugeot 205 GTi. Este motor erogaba 105 caballos de potencia, energía disponible hasta las 6.250 rpm. Pero eso no era todo. La marca de los chevrones montó el tren delantero completo del mismo 205 GTi, un elemento que conseguía más ancho de vía y por tanto más dinámica.

Gracias al motor de 105 caballos de potencia –que subía a 115 CV en 1986-, el eje delantero del 205 GTi y el equipo de suspensiones, más firmes y con una altura rebajada, el Citroën Visa GTi declaraba un 0 a 100 km/h en 9 segundos y una velocidad máxima cercana a los 180 km/h. Su peso de solo 870 kg. también beneficiaba este comportamiento, un coche que recordamos por su grado de diversión al volante.

Lecturas recomendadas

Y además