Skip to main content

Noticia

Richard Hammond ya ha destrozado dos superdeportivos en ‘The Grand Tour’

Richard Hammond McLaren 720S

El presentador de ‘The Grand Tour’ ya ha destrozado dos superdeportivos, un Rimac Concept_One en un espectacular accidente y un McLaren 720S al que llenó el depósito con agua.

Jeremy Clarkson y Jame May tienen razones más que de sobra para meterse con su compañero de trabajo. Y es que Richard Hammond ya ha destrozado dos superdeportivos en ‘The Grand Tour’. Y esto es todavía más sorprendente si tenemos en cuenta que se han emitido cinco episodios de la segunda temporada del programa de Amazon Prime en los que Hammond solo ha probado dos modelos de elevadas prestaciones y los dos vehículos acabaron destrozados.

VÍDEO: Richard Hammond se estrella con un Rimac Concept One

El expresentador de Top Gear está enfrentándose a una difícil segunda temporada en ‘The Grand Tour’. Si haces memoria, recordarás que a comienzos del año pasado te contamos que había sufrido un accidente de moto en Mozambique mientras participaba en el rodaje de un capítulo. Meses después, durante la grabación de otro episodio, el británico casi perdió la vida tras salirse de la carretera mientras participaba en una competición junto a Clarkson y May.

Fue el espectacular accidente de Richard Hammond con el Rimac Concept_One, el que probablemente es el coche eléctrico más salvaje del planeta (con permiso del futuro Tesla Roadster). Se salió de la carretera, cayó por un terraplén y el coche se puso a arder. Hammond, pudo salir del vehículo por sus propios medios y tuvo que ser trasladado en helicóptero al hospital aunque por fortuna, solo sufrió daños en una rodilla y más o menos pudo continuar con su trabajo.

Ahora, tras la emisión del quinto episodio de la segunda temporada, sabemos que además del Rimac Concept_One, Hammond destrozó un McLaren 720S, el nuevo y flamante superdeportivo de la firma de Woking que probó en el último episodio. El ‘habilidoso’ presentador realizó la prueba de este modelo en el circuito del programa y, en un momento dado, se quedó sin gasolina. Así que cogió un bidón, rellenó el depósito y volvió a salir a la pista.

Lo que no sabía es que ese bidón no contenía gasolina, tenía agua en su interior. Así que como podrás imaginar, al poco de comenzar a rodar el motor 4.0 V8 biturbo de 720 CV de potencia se llenó de agua y se bloqueó, por lo que fue necesario sustituirlo. Pero esto que ha pasado ahora con el Rimac o con el McLaren es poca cosa si lo comparamos con lo que le sucedió a Hammond hace ahora casi 12 años.

En 2006, cuando todavía trabajaba en Top Gear, Richard se puso al volante de un vehículo para carreras de aceleración equipado con un motor a reacción y sufrió un tremendo accidente cuando circulaba a una velocidad de alrededor de 500 km/h.

Lecturas recomendadas