Skip to main content

Noticia

Prueba del Mercedes-AMG GT S Roadster. Tocar el cielo

Prueba del Mercedes-AMG GT S Roadster

Mercedes-AMG mostró en el Salón de Los Ángeles de 2018 por primera vez el lavado de cara de la familia GT. Desde que el auto deportivo fue revisado en 2017, los cambios son bastante sutiles. Los mayores cambios se pueden encontrar en el interior del atleta. Y eso es lo que hemos comprobado en esta prueba del Mercedes-AMG GT S Roadster.

En la parte delantera del Mercedes-AMG GT S Roadster, se puede ver el estiramiento facial de los faros LED de nuevo diseño. Los gráficos iluminados de las luces diurnas atraviesan todo el faro y también sirven como luces de posición e intermitentes. 

VÍDEO: Alucina con estos AMG GT R

El GT base y el GT S reciben paneles de umbral revisados. En la parte trasera, las diferencias entre los modelos son mayores. En el futuro, el GT básico será reconocible por su sistema de escape con cuatro tubos circulares. Para el GT C y GT S, AMG continúa confiando en los tubos de escape trapezoidales. Después del facelift, sin embargo, tienen cuatro en lugar de dos aberturas.

Las pantallas analógicas del GT anterior se reemplazan por una pantalla digital versátil configurable y de 12,3 pulgadas. El conductor puede elegir entre tres diseños básicos que van desde Classic hasta Supersport. La pantalla grande ya instalada y reúne en 10,25 pulgadas el sistema de infoentretenimiento.

Además, el conductor puede ajustar los nuevos botones táctiles en el volante, la información del vehículo y la disposición de los instrumentos que desea que se muestren en la pantalla. En realidad, casi todas las funciones del vehículo se pueden seleccionar a través de los paneles de control y en el volante.

¡En marcha!

En esta prueba del Mercedes-AMG GT S hemos sentido cómo, especialmente en el modo "Sport Plus", el magnífico V8 biturbo no oculta su deseo de trompetear, gruñir y serrar con todo el cuerpo, lo que se subraya cuando se reduce en las poderosas voleas entre gases. Con este ruido de fondo, debes ser de carácter muy fuerte, si quieres conservar tu licencia de conducir, porque las ocho trompetas rugen sin cesar: ¡písale, písale! 

Pero este roadster de 1625 kilogramos no solo puede disparar en línea recta. También domina los tramos de curvas, el diferencial de deslizamiento limitado controlado electrónicamente permite un control impresionantemente preciso. El GT S Roadster ahora también tiene el programa Dynamics. Esta expansión del ESP calcula a la velocidad del rayo debido a varios datos del sensor (por ejemplo, velocidad, ángulo de dirección, velocidad de guiñada), cómo reaccionará el conjunto. Mediante la distribución de potencia específica, la electrónica del GT S Roadster respira más vitalidad.

Prueba del Mercedes-AMG GT S Roadster

Esto se puede seleccionar con una rueda giratoria en el volante, igual que el resto de programas de conducción. Gracias a este detalle adicional, el GT S Roadster se puede sazonar a voluntad.

El eje delantero, mucho más vivo, ayuda en cada giro, parece estar compinchado con la dirección.  dirección.  Y la suspensión no es tan inarmónica y dura como para alterar los discos intervertebrales. Solo echamos en falta que la columna de dirección fuera un pelín más larga, pero aún así es posible encontrar una posición idónea en sus asientos deportivos.

Y además