Skip to main content

Noticia

Mazda RX-8 de segunda mano, ¿interesa?

Mazda RX-8 segunda mano

Su carta de presentación es realmente buena, con una estética atractiva, un motor potente y una configuración de tracción trasera.

El Mazda RX-8 es uno de los deportivos japoneses más conocidos. Su producción se dio por concluida hace unos años, por lo que es un buen momento para revisar el mercado de segunda mano en busca de alguna unidad. Su carta de presentación es realmente buena, con una estética atractiva, un motor potente y una configuración de tracción trasera. Ahora bien, ¿interesa de verdad comprar un Mazda RX-8 de segunda mano?

No te pierdas: '¿Conoces al Mazda RX-7?'

No hay muchos como él

Pese a que el más conocido de la saga, o más buscado quizás, es el Mazda RX-7, protagonista indiscutible en algunas escena de la primera entrega de la saga “A todo Gas”, el Mazda RX-8 también tiene su capítulo reservado en la historia del automóvil japonés. Utilizaba para moverse el curioso motor rotativo tipo Wankel, una de las mecánicas con mejor sonido que podemos encontrar en el mercado de segunda mano.

Este interesante motor, capaz de estirar las revoluciones como pocos, era de naturaleza atmosférico y declaraba 1.3 litros de cubicaje. Se encontraba ubicado entre el eje delantero y el habitáculo, llegando a fabricarse en dos versiones, una con 192 CV y otra con 231 CV. La primera versión no recibió una aceptación importante, convirtiéndose la segunda en la más importante.

VÍDEO: Nos vamos de viaje con el Mazda MX-5

Unas ventas insostenibles

Pese a que el Mazda RX-8 prometía en un primer momento, las ventas no acompañaron a este deportivo japonés. Comenzó a producirse a finales de 2002, concluyendo su fabricación pocos después de que se iniciara el año 2011. En Europa, su final llegó antes incluso, siendo 2008 el último año que lo pudimos ver en los concesionarios de nuestro continente. Las ventas fueron catastróficas cerrando el año 2008 con únicamente 25 unidades.

¿Interesa de verdad comprar un Mazda RX-8 de segunda mano?

El Mazda RX-8 tiene fama de confortable, de regalar un sonido abrumador y de contar con un motor que estira como pocos. Aunque todos esos argumentos tienen que lidiar con estos otros, pues los usuarios hablan de consumos escandalosos, con medias superiores a los 11 l/100 km en conducción normal, y de un consumo de aceite elevado por parte de su motor rotativo. Su habitáculo de cuatro plazas, su maletero correcto o su bonito diseño queda empañado por estas circunstancias.

Aunque claro, no hemos hablado de su precio, la mejor parte. En el mercado actual, un Mazda RX-8 con unos 100.000 km y algo más de diez años ronda los 7.000 euros. Se trata de un precio interesante dados sus 231 caballos de potencia y su calidad. Un Nissan 350Z, por ejemplo, tiene más motor, pero no baja de los 10.000 euros.

Y además