Noticia

Land Rover patenta un sistema de inflado de neumáticos

Aarón Pérez

Land Rover patenta un sistema de inflado de neumáticos central, el cual es capaz de adaptarse a los diferentes modos de conducción ajustando la presión de los neumáticos dependiendo de las condiciones. La última patente del fabricante británico podría tener un impacto positivo en las capacidades off-road de sus modelos.

No te pierdas: Land Rover pretende acabar con el tuning

Los sistemas de inflado de neumáticos no son una novedad, ya que se emplean en aplicaciones militares, de transporte o en competiciones fuera de pista. Sin embargo, Land Rover ha patentado un sistema de inflado de neumáticos central, el cual es capaz de adaptarse a los diferentes modos de conducción ajustando la presión de los neumáticos dependiendo de las condiciones. Y es ahí donde Land Rover sí ha innovado.

El ya de por sí apretado segmento de los SUV y 4x4 necesita de componentes innovadores que permitan a un producto diferenciarse de otro. Land Rover lo sabe y por ello ha ideado este sistema central de inflado de neumáticos que toma la alta tecnología para inflar o desinflar las ruedas a una presión específica dependiendo el modo de conducción seleccionado. El cambio se puede dar de forma automática basándose en los datos de los sensores o a petición del conductor.

Vídeo: así son las pruebas de capacidad del Land Rover Discovery 2017:

En base a las imágenes que encontrarás en la galería de los bocetos registrados en la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos, existen tres modos diferentes -Economy, Off-Road y Recovery- y cada uno de ellos tendría diferentes niveles de presión asociados. El estándar en carretera sería el ajuste común, pero podría llenar los neumáticos con más aire para mejorar la eficiencia de combustible al seleccionar el modo de conducción Economy.

Una vez salimos de la carretera, el sistema se fijaría por primera vez en el mínimo legal para su uso en las vías públicas. Una vez que vehículo va por debajo de una velocidad predeterminada, los neumáticos se desinflan, mientras que, cuando el control de tracción descubre que el vehículo está atascado, el sistema de inflado liberaría más aire para que la zona de contacto del neumático con el suelo sea mayor y obtenga más tracción.

La tecnología de Land Rover también sería capaz de corregir el desgaste de las cubiertas. A medida que las juntas y las válvulas se desgastan con el paso del tiempo, el sistema infla o desinfla el neumático, permitiendo que las pérdidas naturales de aire se corrijan de forma automática para alcanzar los niveles de presión adecuados.

Fuente: Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos

Imagen de perfil de Aarón Pérez

Redactor

Apasionado de los coches desde que tengo memoria