Skip to main content

Noticia

Jaguar I-Pace: cinco virtudes y un defecto

Jaguar I-Pace: cinco virtudes y un defecto

Las cinco virtudes y un defecto del Jaguar I-Pace te sorprenderán. El primer coche eléctrico de Jaguar tendrá una autonomía de 500 km, lo que supondrá que los usuarios lo podrán cargar una vez a la semana. Llegará, posiblemente, a finales de 2017 y su silueta deportiva combinada con la versatilidad de un SUV te enamorará.

No te pierdas: El Jaguar I-Pace generará 10.000 puestos de trabajo

El Jaguar I-Pace será el primer coche eléctrico de la marca y, por eso, te voy a contar cinco virtudes y un defecto del Jaguar I-Pace. La versión de producción en serie llegará a finales de 2017 y combinará la silueta de un superdeportivo con el rendimiento y versatilidad de un SUV de cinco plazas. Además, tendrá una autonomía de unos 500 km, lo que supondrá que el usuario cargue el vehículo una vez a la semana. ¿Estás preparado para conocer algunos de sus secretos? 

Está inspirado en el súper vehículo C-X75 con la delicada silueta de un coupé, todo ello en un SUV de cinco plazas. En el I-PACE Concept están marcados a fuego los últimos avances tecnológicos, y el equipo de diseño de Jaguar cree que los consumidores están preparados para un diseño más atrevido en los vehículos eléctricos. Son muchas las características que describen al primer coche eléctrico de Jaguar, pero hoy vamos a seleccionar cinco virtudes y buscaremos un defecto. ¿Estás preparado? 

Vídeo: Así se presentó el Jaguar i-Pace en Los Ángeles

1. Virtud: Ocupa menos espacio en la carretera que los SUV tradicionales 

La funcionalidad es un factor muy importante para Jaguar, por eso, sus ingenieros han diseñado este modelo para que los pasajeros disfruten de una amplitud superior que en los modelos del segmento superior. La aerodinámica también es un factor importante en este aspecto. Gracias a sus líneas, el Jaguar I-Pace consigue una resistencia de solo 0,29. 

2. Virtud: Ausencia de elementos mecánicos como el diferencial central típico en un 4x4

El Jaguar I-Pace monta dos motores eléctricos en los ejes delantero y trasero respectivamente, sin unión mecánica entre ellos. De esta manera, el modelo no sufrirá daños mecánicos por la ausencia de dichas piezas y no gastará energía en 'moverlas'. Ambos propulsores generan una potencia combinada de 400 CV y 700 Nm de par instantáneo, por lo que cuenta con la aceleración de un deportivo y las ventajas de la tracción a las cuatro ruedas. 

3. Virtud: Bajo centro de gravedad

Su bajo centro de gravedad junto a la sofisticada suspensión delantera de doble triángulo y la suspensión trasera Integral Link permitirán al usuario disfrutar de la experiencia de conducción de Jaguar con un refinamiento excepcional. 

4. Virtud: Tecnología 

Este espectacular prototipo incorpora una tecnología de última generación como pantallas táctiles, interruptores y controles analógicos que posibilitan que el conductor y los ocupantes puedan gestionar la información dentro del vehículo de una forma más intuitiva.

5. Virtud: Comodidad de conducción 

Al carecer de motor de combustión interna y túnel de transmisión, el habitáculo se ha adelantado pudiendo ampliar así la distancia entre ejes y recortar los voladizos. Esto permite que la conducción sea más cómoda y el vehículo se desplace mejor por carretera. Además, gracias a esto, el Jaguar I-Pace tiene una mayor estabilidad en curvas rápidas, sin olvidarnos del aumento del espacio interior y la comodidad para los pasajeros. 

6. Defecto: Tiempo y precio

El único defecto que encontramos, por el momento, es el tiempo que vamos a tardar en poderlo conducir y su precio, que, aunque será 10.000 euros más barato que el Tesla Model X, no bajará de los 77.000 euros. 

Lecturas recomendadas