Skip to main content

Noticia

Competición

Espíritu del Jarama 2018: crónica, fotos y 'vuelta' de Schumacher

F1 en el Espíritu del Jarama 2018

Una visión personal de un viaje en el tiempo.

Quien haya conocido el circuito madrileño más emblemático aún recuerda las neveras portátiles, las sillas de camping y el polvo que impregnaba todo en el ‘Supersiete’ cuando te echabas en familia sobre esa ladera, bocata en mano, a ver pasar y luchar por la victoria a los coches, las motos, las barquetas o hasta los camiones, eso sí, para cualquier prueba de primer nivel. Y aunque fuera del asfalto todo se ha ido quedando un poco pequeño para albergar una carrera de F1 o de MotoGP, lo cierto es que el trazado sigue siendo mágico, técnico difícil, desigual… y la esencia que lo impregna todo ha vuelto a regresar este año gracias a una de las citas que, junto al Espíritu de Montjuic, ya se ha convertido en otro clásico del panorama de ídem. Medio siglo después de su fundación, revivimos junto a miles de aficionados lo esencia del circuito madrileño más legendario. Bienvenidos al Espíritu del Jarama 2018: esta es la crónica -y las fotos- más curiosas de una cita a la que ‘no faltó’ ni Michael Schumacher

Octubre de 2018. Tras algo más de cinco décadas desde su inauguración, el lugar se ha convertido en un solicitado punto de encuentro para presentaciones, pruebas de producto, tandas… y, especialmente, amantes de los vehículos históricos.

Sin embargo, junto a ese ambiente familiar, la principal ventaja de un festival como el Espíritu del Jarama es que, junto a los aniversarios, los homenajes o la alta calidad de las unidades expuestas, es una de las únicas oportunidades para ver rodando en acción coches y motos de época, así como monoplazas históricos de F1 y F2.

50 años de la Copas Renault  

El Jarama también fue uno de mis primeros parques infantiles. Y aunque nunca me pilló precisamente al lado de casa, recuerdo bien la emoción de ir al circuito un fin de semana a ver auténticas luchas cuerpo a cuerpo en cualquiera de las copas monarca que acogía. Ver GT y camiones era -y sigue siendo- algo muy espectacular. Pero los certámenes en los que todos tenían el mismo coche resultaba una experiencia única.

5 razones para no perderse el Espíritu del Jarama 2018

En esto tenían mucha culpa los trofeos organizados por Renault desde hace 50 años, que además tenían un interesante carácter promocional no sólo para la marca, sino para los pilotos jóvenes que luego iban a ser lo más granado del automovilismo español. 

Renault, en el Espíritu del Jarama 2018
Renault, en el Espíritu del Jarama 2018
Renault, en el Espíritu del Jarama 2018
Renault, en el Espíritu del Jarama 2018

Por eso, en esta ocasión, se conmemoraba el medio siglo de la Copa Nacional Renault 8 TS, a la que luego sucedieron la Copa Renault 5 TS y Turbo y, cómo no, la Copa Clio, cuyas primeras ediciones, con el Clio Fase I 16 V ya hacían las delicias de los adolescentes como yo en la década de los 90 -carreras que se alternaban con las de la Fórmula Renault en un entorno en el que tan pronto podías ver a una ‘joven promesa’ como David Coulthard o disfrutar de un concierto de música en directo como el de los Celtas Cortos en el entorno de la campaña JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados). ¿Quién se acuerda?

Cañellas: entre Seat y Bultaco

Uno de esos pilotos y ganadores de la R8 TS fue Salvador Cañellas. El catalán, que años más tarde sería Campeón de España de Rallys con Seat, corredor de fórmulas, de camiones… también fue pionero en hacerse con el triunfo en una prueba del Mundial de Motociclismo.

Salvador Cañellas
Salvador Cañellas

Por eso, ha sido homenajeado en el Espíritu del Jarama 2018. Además de admirador suyo, he tenido el placer de compartir equipo en algunas ediciones del Rally Costa Brava de históricos. Con él y con su mítico copiloto, Daniel Ferrater. 

Pasión racing en familia: pan, circo... y salida a pista

Y si uno se sentía como en familia ante todos estos protagonistas, otra de las cosas buenas del fin de semana es que, literalmente, podías ir acompañado de los tuyos, porque había numerosas actividades programas para todos: música, merchandising, circo, talleres infantiles, slot…

Espíritu del Jarama 2018
Espíritu del Jarama
Espíritu del Jarama

Si tu bolsillo estaba desahogado, entre los coches de choque y las carpas, también podías elegir el próximo coche de la casa, gracias a una interesante subasta de clásicos; y con dinero o sin él, disfrutar, al otro lado del paddock, del concurso de elegancia.

Además, si nunca habías rodado en el circuito, este año esperar hasta el final de la jornada del sábado o del domingo para hacerlo tenía doble premio: poder subir de vueltas con tu clásico entrando a dar tres vueltas a la pista… e ‘inaugurar’ el nuevo asfalto. 

Museo rodante

La marca del rombo seguía muy presente con coches míticos como el primer Alpine A110 y el último, una unidad de Renault 5 Turbo ‘Culo gordo’, un Renault 8 TS, otro Alpine con pedigrí real de competición e incluso un Renault Espace primera generación (el primer monovolumen moderno para mucho, en dura pugna con otros como el Chrysler Voyager o el Fiat Multipla…). En pista, Copa Clio. Y entre tantas y mangas, la Renault Experience. 

Espíritu del Jarama 2018

Además, los distintas unidades legendarias de Ferrari, Ford, Porsche (como los 917 -repetía, en estático, la unidad ‘Gulf’ que se usó para la película ‘Le Mans’ de Steve McQueen-) también eran testigos de cómo los aficionados disfrutaban de joyas únicas en un evento igualmente único. Y alrededor, unidades de F1 y F2 legendarias firmadas por Lotus, Cooper, Maserati...

Y por fin, 'apareció' Schumacher

En todas las ediciones de una gran fiesta del motor, llega un momento que uno tiene que elegir su protagonista, su estrella favorita, pertenezca al cartel y sea la unidad más cotizada… o no. En esta ocasión, me quedo, haciendo un esfuerzo enorme por elegir un coche para la conclusión, con el Benetton Ford número 19 de 1992 que pilotó el que a sería -hasta hoy- el piloto más laureado de la F1, con siete Mundiales: Michael Schumacher. 

En el mismo fin de semana en el que su hijo Mick se proclamaba campeón de F3, ‘El Kaiser’ reaparecía simbólicamente con este peculiar monoplaza, que inauguraría la tendencia de los coches con ‘pico de pato’. Ese año sería el del dominio absoluto del sofisticado Williams Renault de Mansell y Patrese… y del pundonor de un Ayrton Senna (con stand ‘propio’ este año en el Jarama) que veía como sólo sus manos -y no su McLaren Honda ni el número 1 que lucía en el frontal- podía luchar por algunas victorias. 

Espíritu del Jarama 2018
Benetton Ford Schumacher en Espíritu del Jarama 2018

En el plano personal, fue la época en la que me convencí de que, tristemente, el trazado madrileño ya no volvería a albergar un GP de Fórmula 1…, por lo que ni Mansell, ni Senna, ni Alesi ni aquel jovencísimo Schumacher -cuya frescura y agresividad a algunos nos dejaban ya boquiabiertos- pisarían jamás aquella pista. Pues bien, ese es el Espíritu del Jarama; esa es la leyenda; ese uno de los pequeños-grandes trocitos de emoción y viaje en el tiempo que los aficionados podemos encontrar en un festival como este. 

Texto y fotos: Rodrigo Fersainz. 

Foto de apertura: JaviGo.

Lecturas recomendadas

Más de Coches históricos: todo sobre los clásicos que nos apasionan