Noticia

Coches clásicos

Coches para recordar: Ferrari 308 GTS

Ferrari 308 GTS
Aarón Pérez

Hoy vamos a conocer un poco de la historia de un coche para recordar, el Ferrari 308 GTS, el que durante una década fue el Ferrari de acceso a gama.

En la época del diseño italiano en cuña de los años 70, nacieron muchos modelos con formas angulosas como el Lamborghini Countach o el De Tomaso Pantera, por mencionar algunos. La firma del Cavallino Rampante tampoco se quedó atrás que creó una completa gama que se basaba en la tendencia de diseño de la época.  Hoy vamos a conocer la historia de un coche para el recuerdo, el Ferrari 308 GTS.

No te pierdas: Viejas leyendas: así era el Ford Cougar

A la par con el Ferrari 308 GTB, el 308 GTS fue durante una década el Ferrari de acceso a gama que reemplazaría al emblemático Ferrari Dino 246 GT en este cometido. Mientras que el GTB fue presentado en el Salón de París del año 1975, la versión descapotable de tipo targa, el GTS, llegó tan solo dos años más tarde en el Salón de Frankfurt de 1977.

Vídeo: Prueba Ferrari 488 Spider, no nos queríamos bajar de él:

Un diseño inspiracional incluso para la televisión

Como buen Ferrari que se precie, el 308 GTS fue diseñado por Pininfarina, aunque el prestigioso estudio de diseño tomó como base las líneas del Ferrari Dino 308 GT4 que había sido creado por Bertone. A diferencia del GT4 que era un 2+2, el GTB y GTS eran de dos plazas únicamente, mientras que la única diferencia entre el GTB y el GTS era el techo desmontable de tipo targa que incluía el segundo.

El Ferrari 308 GTS se hizo famoso tras la aparición en la serie de televisión ‘Magnum’, donde fueron utilizadas varios ejemplares, concretamente una unidad nueva para el rodaje de cada nueva temporada, de los cuales la mayoría fueron subastados después de la grabación.

Bajo el capó trasero, ubicado en posición central se encontraba el motor F106 V8 equipado con cuatro carburadores Weber 40DNCF, el cual ofrecía una potencia de 255 CV a 6.600 rpm. El propulsor se asoció a una caja de cambios manual de cinco velocidades y a un diferencial de deslizamiento limitado.

Una de las particularidades del Ferrari 308 GTB era el material empleado, la fibra de vidrio reforzada con plástico (GRP por sus siglas en inglés), una técnica empleada por Carrozzeria Scaglietti para mantener el peso a raya y lograr unas cifras de solo 1.050 kilogramos. Sin embargo, este material tan solo estuvo en activo hasta 1977, cuando la carrocería fue reemplazada por un de acero y su peso aumentó en 150 kilogramos. De los que contaban con una carrocería de fibra de vidrio tan solo se crearon 808 unidades, frente a las más de 5.200 producidas sumando el GTB y el GTS.

Imagen de perfil de Aarón Pérez

Redactor

Apasionado de los coches desde que tengo memoria