Skip to main content

Noticia

WTF

La empresa le ofreció un coche de empresa y se compró un De Tomaso Pantera

Gary Corcoran De Tomaso Pantera deportivo coche empresa

Todo un ejemplo para esta sociedad.

Corría el año 1983 y Gary Corcoran recibía una noticia con la que seguramente todos soñamos: la empresa para la que trabajaba iba a financiar parte de la comprar de un coche para ir cada día a su puesto de trabajo. Lo normal sería comprar un coche práctico, fiable, económico a la hora de ser utilizado y muy confortable. La mayoría de su empresa compró en ese momento coches como un Mercedes, tipo 300 TD o un Cadillac, coches muy cómodos y prácticos, al menos en un país como EEUU, donde un Ford F-150 es casi, casi un utilitario.

Pero Gary Corcoran decidió que iba a invertir mejor ese dinero, que solo se vive una vez y que no se podía comprar un coche que no le apasionase. Empezó la búsqueda con coches familiares para la época, además de con un precio relativamente económico, como por ejemplo un Chevrolet Corvette o un Dino 246GT, este último hoy en día se puede considerar de todo menos barato. No obstante, el coche elegido finamente fue sorprendente: un De Tomaso Pantera de 1972, aparcado sin pena ni gloria en el aparcamiento de un concesionario Ferrari. Le encantó y no lo dudó, ¡sería un gran coche de empresa!

 

 

En el vídeo que puedes ver sobre estas líneas puedes conocer mejor la historia de nuestro ídolo de la semana y cómo se enamoró perdidamente de este italiano con mucha personalidad. El De Tomaso Pantera era un gran desconocido para Corcoran en su día, pero parece que su decisión fue acertada: hace unos años se restauró y el dueño pensó en venderlo, pero pronto se le quitó de la cabeza: parece claro que conservará este coche hasta el final de sus días.

Para los que no conozcáis mucho al De Tomaso Pantera, es importante saber que tras su espectacular carrocería italiana se esconde un coche tremendamente robusto y fiable, muy al gusto americano y con una fiabilidad que poco tiene que ver con otros deportivos italianos de la época. Asociado a un motor V8 de origen Ford y una transmisión ZF, la fiabilidad está fuera de toda duda, además de su capacidad para sacar una sonrisa cuando hundes el pedal derecho en la moqueta. Te recomiendo que eches un vistazo al vídeo y si tu empresa te da la posibilidad de comprar un coche de empresa con su ayuda, olvídate de un Audi A4 o un Seat León y cómprate un superdeportivo. ¡Sólo se vive una vez!


 

Lecturas recomendadas