Skip to main content

Noticia

Cinco virtudes y un defecto del Volkswagen Beetle

Volkswagen Beetle
El Volkswagen Beetle, en todas y cada una de las formas en las que lo hemos conocido, es un mito viviente del mundo de la automoción. Se trata además de un vehículo con muchas virtudes y pocos defectos, y nosotros vamos a repasar lo más destacado en ambos sentidos.

El Volkswagen Beetle tal y como lo conocemos ahora va a pasar a la historia, quién sabe si para siempre. Atrás queda una historia de éxito que pocos modelos aguantan a lo largo de la historia. Han sido muchos años con nosotros repartidos en diferentes etapas, logrando todas ellas elevarlo a la categoría de mito. Estamos, por tanto, ante un momento perfecto para recapitular algunos datos e ideas sobre este modelo. ¿Qué virtudes y qué defecto tiene el 'Escarabajo'?

Tener uno es tener un mito

Hay muy pocos coches en el mercado que te puedan producir la sensación de tener en el mercado un pedacito de la historia del automóvil. El Beetle, ya sea el clásico o el moderno, es desde luego uno de ellos. Han sido muchas las páginas que ha llenado desde su debut en 1938, año en el que comenzó a producirse en Alemania, algo que tuvo lugar hasta 40 años más tarde. Como curiosidad, fue elegido como el cuarto coche más influyente del siglo XX en una votación realizada en Las Vegas por especialistas.

No te pierdas: ¿Debería Volkswagen lanzar otro New Beetle?

Una estética diferente y esencia intacta

Seguramente cuando el Volkswagen Beetle original fue diseñado, nadie pensaba que esa estética iba a convertirse en toda una referencia. Pero sí, acabó siendo así. Que su diseño no cambiase durante años hizo que sus curvas formas se convirtieran en toda una referencia que trató de mantenerse con la llegada del New Beetle. Es cierto que éste cambió todo, pero nadie puede negar que Volkswagen luchó por mantener la esencia del modelo original. ¿Qué coche puede decir lo mismo?

Todos los avances tecnológicos de Volkswagen

A pesar de que estéticamente el Beetle siga siendo en esencia lo mismo que hace muchas décadas, lo cierto es que el modelo ha ido incorporando todos los avances tecnológicos de Volkswagen. Pocos son los coches que pueden decir que aún cuentan con un aire tan clásico como éste sin renunciar por ello a todas las comodidades que aporta el paso del tiempo. En este sentido, la marca alemana ha hecho un perfecto trabajo de evolución sin romper con el pasado de un coche que no se entendería de otra forma.

El Beetle original es un clásico

Si eres de los que posee en el garaje un 'Escarabajo' de los originales, enhorabuena, porque eres el poseedor de un clásico como la copa de un pino. Eso puede hacer dos cosas. En primer lugar, que seas la envidia del vecindario y de cada concentración de Volkswagen a la que acudas, porque seguro que eres de los que disfruta de estos 'saraos'. Y en segundo, que tu cuenta corriente se engrose sustancialmente. Si tu unidad está correctamente cuidada, lo normal es que algún coleccionista te pueda pagar por ella una importante suma que no te vendrá nada mal.

Ha cobrado vida

Gran parte de la gama del Volkswagen Beetle se la debemos al mundo del cine. Y es que ¿cuántos coches pueden presumir de haber cobrado vida en la gran pantalla? Seguramente todos recordemos 'Herbie', aquella unidad del 'Escarabajo' con ciertas dotes humanas que todavía hoy tenemos en mente. Su dorsal 53 y las líneas azul y roja de la carrocería son un mito del séptimo arte.

El precio, su gran lastre

Si tan bueno ha sido el Volkswagen Beetle, ¿por qué va a pasar a mejor vida? El precio de este compacto alemán no es precisamente barato. Y más que eso, es que tenemos opciones en el mercado más prácticas que ésta por el mismo precio o incluso menos. El haber respetado la esencia del vehículo original ha provocado que el New Beetle no pueda competir en ciertos aspectos con sus rivales, lo que ha acabado por afectar bastante a las cifras de ventas. En cualquier caso, lo recordaremos como el mito que es. Y si ya volvió una vez, ¿por qué no puede hacerlo otra?

Y además