Skip to main content

Uno de los tres genera adicción. ¿Adivinas cuál?

Kia llama a la puerta del segmento superior. El Kia Stinger es una berlina de enseño con silueta y planteamiento de Gran Turismo. Lo enfrentamos por primera vez a dos duros rivales. Comparativa: Kia Stinger vs Audi S5 Sportback y Jaguar XE S.

Empecemos por el Kia. Es el más largo con 4,83 metros y un buen espacio interior. El maletero cubica de 406 a 1.114 litros, aunque el del Audi S5 Sportback es mayor: de 490 a 1.300, aunque por fuera mida menos, 4,75 metros en total. El Audi también se marca un tanto en las plazas traseras: el acceso no es muy fácil por la caída del techo, pero una vez sentados, hasta adultos de 1,90 irán confortables. ¿Y el Jaguar XE S? Es el "peque" de los tres: mide 4,47 metros de largo, tiene menos espacio interior que sus rivales y el maletero tiene la típica tapa de berlina, en ves de los prácticos y amplios portones de los otros dos.

VÍDEO: ¡Kia Stinger contra XW Arteon!

Acabados para todos los gustos

El maletero cubica 455 litros, una buena cifra en cualquier caso. Los acabados del Jaguar nos han decepcionado. Muchos plásticos en el cockpit y algunos ajustes que dejan que desear. ¡Esperábamos más de una marca como esta! La sensación en el Kia es mucho mejor. Cuida más los detalles, los materiales desprenden calidad al taco y a la vista y están ensamblados a conciencia. Eso sí: para alcanzar la pantalla del centro del salpicadero debes inclinarte un poco si no tienes unos brazos larguísimos.

Audi vuelve a marcar la referencia en este apartado. También tiene el monitor sobre el salpicadero, en el campo de visión, pero es perfectamente manejable con el mando circular de la consola central, de modo que no es necesario tocar la pantalla. Y en calidad de acabados y ajuste... No hay absolutamente nada que podamos criticarle.

Albert Biermann, uno de los padres del Stinger, viene de la división M de BMW. ¡Y se nota! Su tracción integral prioriza el eje trasero, el 3,3 litros V6 empuja que da gusto, el ajuste del cambio automático de ocho velocidades es perfecto. Puedes usarlo por las levas: reduces un par de marchas en una curva, pisas el acelerador, el Stinger se aferra al asfalto con uñas y dientes, el chasis es firme y aplomado, la dirección rápida y precisa, sales disparado por la siguiente recta... El tacto es, definitivamente, deportivo.

Conducción adictiva

Kia Stinger vs Audi S5 Sportback y Jaguar XE S

Y aquí se puede aplicar el eslogan de esa conocida marca de 'chips': cuando haces pop, ya no hay stop. Su conducción genera adicción. Una pega que para algunos será algo positivo: el motor está demasiado aislado. ¡Dejadnos disfrutar más de su rugido, señores de Kia! Eso sí: estira hasta muy arriba, llega a las 7.000 vueltas. Y los frenos son potentes, estables y resistentes.

Pero ojo, porque ninguno de estos tres coches están concebidos para devorar curvas, sino para realizar largos viajes a buen ritmo, con mucho confort y exclusividad. En esto, se lleva la palma el Jaguar, con el chasis más cómodo de la comparativa. Su motor V6 con compresor, además, tiene una respuesta deliciosa, homogénea y con fuerza, y el sonido es cautivador.

¿Y el Audi? También aquí raya la perfección. Suena, como un V6 debe sonar: alto, cálido, rabioso. Y se conduce como debe un coche con tracción total en la que manda el eje posterior. La dirección es rápida y estable, el cambio inserta justo cuando debe, balancea poco y logra un equilibrio increíble entre deportividad y confort, ambos elevados.

Lecturas recomendadas