Redacción Auto Bild

¿Cuál es el mejor 'devoracurvas'?

El Alfa Romeo Giulia nos ha hecho perder la cabeza a muchos en la redacción, especialmente en su versión Quadrifoglio. Podrá la bella berlina italiana medirse con rivales alemanes como el Opel Insignia Grand Sport y el Volkswagen Arteon? Lo comprobamos enfrentando a los tres. Comparativa: Alfa Romeo Giulia, Opel Insignia Grand Sport y Volkswagen Arteon.

El Volkswagen es el sucesor del CC, antes llamado Passat CC, y apunta a lo más alto de la clase media. Bajo el capó esconde el dos litros TSI del Volkswagen Golf R y el Seat León Cupra, con 280 CV. Tiene un práctico portón trasero y líneas coupé, y mide 4,86 metros en total. Sin embargo, su sobrio cockpit heredado del Passat no pega con las apasionantes líneas exteriores. El acabado R-Line es el más deportivo, con cómodos y ergonómicos asientos.

El actual Opel Insignia Grand Sport mide 4,89 metros de largo. Su diseño no tiene que esconderse ante sus contendientes: tal vez el frontal sea algo más discreto, pero sus líneas son afiladas con un estilo coupé. Nos ha gustado mucho su ordenado cockpit, con un manejo muy intuitivo. La única pega son sus gráficos de instrumentación algo pequeños, que pueden llegar a cansar la vista. Los muy loados asientos AGR son muy cómodos, pero les falta algo de agarre a la altura de los hombros.

VÍDEO: El Volkswagen Arteon contra otra berlina (muy) deportiva

¿Cuál es el más dinámico?

El Giulia, como ya hemos dicho, nos conquista por dentro y por fuera. Además, es 60 kilos más ligero que el Arteon, y tiene un reparto de pesos que raya la perfección: 51:49. La ergonomía interior es muy deportiva con una postura baja al volante y grandes levas de aluminio. No nos ha gustado tanto en aspecto y tacto de algunos plásticos. Su sistema de tracción integral Q4 lanza toda la fuerza a las ruedas traseras en condiciones normales, y su afinado chasis le da ventajas a la hora de enlazar curvas en una carretera comarcal.

3 berlinas deportivas

También la dirección, muy directa: bastan leves insinuaciones al volante para enfilar la trayectoria perfecta. Su baja tendencia al subviraje la convierte en una berlina realmente ágil, por encima de sus oponentes. Pero le falta un motor acorde son su excelente puesta a punto del chasis: el cuatro cilindros: el sonido es tosco, el empuje a bajas vueltas es limitado y por encima de las 4.500 vuelta se muestra algo indolente. Esto se puede solucionar relativamente con el manejo secuencial de la caja automática ZF, que recomendamos y quieres algo de emoción. En ese caso, incluso se pone por delante de sus oponentes en aceleración, con un 0 a 100 de 5,1 segundos frente a los 5,2 del Volkswagen y los 6,8 de Opel.

El Arteon se ve además perjudicado en elasticidad frente al italiano, por unas relaciones demasiado largas. El DSG, además, tiene a veces una respuesta indecisa, y el cambio de primera a segunda marcha conlleva algunos tirones. El motor TSI tiene un sonido más deportivo que el del Giulia y sube con más ganas. El ajuste del chasis es equilibrado, aunque se siente que prioriza el confort de marcha a devorar curvas. Esta percepción tiene que ver también con su dirección, más indirecta de lo que es habitual en otros modelos de Volkswagen. Y un reparto de pesos que carga mucho al eje delantero (57%) desemboca en más subvirajes de lo deseado.

3 berlinas deportivas

El Opel carga el 60% delante, pero lo mitiga con su amortiguación adaptativa y una dirección muy precisa. En los modos Tour y Normal, filtra muy bien los baches, y resulta el más confortable de los tres. Pero es una pena que su cambio automático de 8 velocidades de Aisin sea lento en las inserciones, lo que merma las posibilidades del motor y lo penaliza en el 0 a 100. En modo Sport el chasis se vuelve claramente más firme que el del Arteon, lo que unido a su directa dirección y sus potentes frenos Brembo lo vuelven más dinámico en carreteras de curvas.

Finalmente, lo tenemos claro: si quieres deportividad, el Alfa Romeo Giulia. Si quieres el mejor confort y buena eficacia en cirvas, el Opel Insignia Grand Sport. Y el Volkswagen Arteon queda en esta comparativa en tierra de nadie, porque no fascina ni en confort ni en dinamismo. Es, en cualquier caso, un coche atractivo y equilibrado, con los mejores acabados. 

¿Quieres saber cómo es toda la gama del Opel Insignia? Aquí la tienes. 

Lecturas recomendadas