Skip to main content

Reportaje

Motor

No hay nada como un cabrio

Cabrios
10 opciones muy diferentes.

Los cabrios siempre han sido muy populares. Aunque antes, cuando querías disfrutar de ellos, había que contar con unos 15 minutos previos de preparativos para retirar con cuidado el techo de lona. Prácticamente había que tener un máster en montaje de tiendas de campaña para salir airoso de la situación.

Hoy en día todo es mucho más rápido y sencillo y, generalmente, basta con presionar un botón. Sin embargo, los descapotables y los roadsters no se mueven en el lado soleado de las estadísticas de ventas. Un destino injusto, como muestran los diez descapotables que aquí te presentamos, tan diferentes como llenos de carácter.

Y no importa si se trata de un deportivo compacto como el Mini John Cooper Works o del silencioso y respetuoso con el medio ambiente Fiat 500 eléctrico. Tampoco si hablamos del brutalmente ruidoso y veloz Lamborghini Huracán Evo Spyder o de todo un caballero como el Porsche 911. También te mostramos un modelo técnicamente perfecto como el Mercedes E 450 o el opulento el Bentley Continental GT V8. Incluso descapotables grandes y potentes como el BMW M440i xDrive o tan reducidos a lo esencial como su hermano pequeño, el 220i. Y no nos olvidamos de un convertible tan emocionante y poco común como el Morgan Plus Six ni de un modelo único como el VW T-Roc.

El punto en común es que todos ellos demuestran coraje al abrirse y brindan a su conductor la posibilidad de disfrutar de la conducción con todos los sentidos. Los descapotables son, probablemente, la forma más hermosa de conducir. Así que ya es hora de dejar que el viento sople en tu cara. ¡Abrimos las capotas y arrancamos!

Lamborghini Huracán

Cabrios

¿El conductor que iba detrás de mi simplemente ha levantado el pulgar o me ha hecho una peineta? Es difícil de decir debido a lo rápido que pasa el aire sobre este deportivo equipado con motor V10 que aúlla como una jauría de lobos. El Lamborghini Huracán Spyder Evo es tan ruidoso que hipnotiza a los peatones con su sonido por todas las calles por las que pasa. Es mejor apagar el sistema Start-Stop, porque el rugido inicial es demasiado escandaloso.

El Lamborghini Huracán es una declaración de guerra a cualquier forma de política ecológica, pero también una declaración de la diversión desenfrenada al volante. Cuando pisas el acelerador y los neumáticos traseros empiezan a chirriar, tus manos se aferran al volante en un intento desesperado por no perder el control. Da igual qué modo de conducción elijas: Strada (carretera), Sport o Corsa (carreras/circuito), todo se vuelve más salvaje.

El sistema operativo, derivado del Audi MMI, es sencillo y fácil de manejar. Y un detalle peculiar de Lamborghini es que el interruptor de los intermitentes situado en el volante parece el de un scooter. Así que hay que acostumbrarse, porque si no, salir de las rotondas se convierte en un verdadero desafío. Sin embargo, es probable que el mayor desafío sea el precio, desde 238.700 euros, así que posiblemente el aullido más fuerte será el de tu asesor bancario.

Porsche 911

Cabrios

Sí, ya no es tan ligero como antes y hace tiempo que dejó de ser refrigerado por aire. Al menos el motor, porque los conductores del 911, evidentemente, pueden dejar que su melena ondee al aire.

Desde el primer Targa del año 1965, el icono deportivo alemán se puede disfrutar a cielo abierto. El Cabrio llegó en el año 1982 y desde entonces sigue fiel a su concepto de tipo sencillo en el que todos pueden encontrar su posición. Y aunque ahora el cuadro de mandos es digital, el tacómetro sigue en el centro y es analógico, como siempre.

El Porsche refleja lo mejor del Made in Germany, con una calidad de construcción tal, que se aprecia hasta en el mecanismo de la capota, que se cierra con una pulcritud digna de mención. Además, dependiendo del estilo de conducción, se conforma con un consumo de menos de 10 l/100 km. Y debido a que combina todo esto con una ligereza de conducción casi italiana, una respuesta tan sensible del acelerador, una dirección más que precisa y un agarre perfecto en las curvas, es lógico pensar que el hecho de que se le considere un mito es más una consecuencia lógica que una sorpresa.

No todo el mundo se puede comprar un 911. Pero al menos deberías conducirlo una vez en la vida.

BMW Serie 4 Cabrio

Cabrios

No, no vamos a valorar aquí su controvertido frontal. Salvo por eso el M440i es un descapotable casi perfecto. Tiene un tamaño más grande que su hermano pero sus proporciones son bastante apropiadas y ofrece una segunda fila de asientos con espacio para dos adultos. Eso sí, para viajes de distancias no demasiado largas.

El techo mezcla partes rígidas y de lona (antes era completamente rígido). Tiene buen aspecto, ajusta bien y está cuidadosamente aislado, porque cuando está cerrado el interior resulta bastante silencioso. Se abre rápida y sigilosamente en 18 segundos (antes 32 s.) y a una velocidad de hasta 50 km/h (antes 15 km/h).

En el BMW también estás muy bien protegido cuando vas descapotado, porque hasta una velocidad de 100 km/h apenas hay turbulencias en el habitáculo (a partir de 120 km/h son más notables). Así es como tiene que ser.

El cóctel se completa con el gran motor de seis cilindros en línea de 3.0 litros y 374 CV. Con un sonido gutural, ronco, lleno de energía, lleno de fuerza, que trabaja en combinación con la caja automática ZF de ocho velocidades, que resulta siempre tan rápida y efectiva. La tracción a las cuatro que da prioridad a la propulsión trasera transmite inmediatamente toda la potencia en la carretera. Y toda esta tecnología explica las dos toneladas que pesa, que es bastante.

Así que lo recomendable es conducir el M440i de manera casual más que apresurada, pese a que su tacto es muy de BMW.

BMW Serie 2 Cabrio

Cabrios

Posiblemente el Serie 2 Cabrio no es el primer modelo en el que alguien piensa cuando se quiere comprar un descapotable. Tal vez sea porque la serie F23, que es como la llaman internamente, todavía se basa en el antiguo BMW Serie 1 y después de ocho años en el mercado no es precisamente el modelo más avanzado tecnológicamente de los bávaros. Cuando te subes a él haces un viaje al pasado: instrumentación analógica, que se lee perfectamente, la verdad; tracción trasera, por supuesto; y una carrocería que parece haberse puesto a dieta. Parece seguir la tradición del legendario BMW 2002 de la década de 1960, cuyo lema era: "Tanto como sea necesario, pero con lo mínimo imprescindible".

Por ponernos quisquillosos, lo único que enturbia su imagen es el botón del volante calefactable, cuyo aspecto resulta extrañamente improvisado. Salvo por eso, todos los que conozcan el clásico Serie 3 E30 y recuerden con añoranza su dinámica puesta en escena se sentirán como en casa en este Serie 2 cabrio.

Además, el motor de cuatro cilindros con 184 CV del 220i, que trabaja en combinación con la transmisión automática de ocho velocidades, hace que este vigoroso BMW ofrezca una respuesta perfecta. El Serie 2 probablemente no estará disponible durante mucho más tiempo, así que es el momento perfecto para que adquieras el último BMW de concepción y comportamiento clásicos.

Fiat 500e Cabrio

Cabrios

Los marineros lo saben: el mayor placer es que el viento te lleve. Así, el efecto del motor resulta casi superfluo y solo se oye el susurro de los elementos. Fiat ahora está haciendo algo muy similar con el 500 Cabrio. Pero para no depender exclusivamente del viento los italianos instalan un motor eléctrico de 118 CV. Su respuesta la verdad es que es bastante convincente, porque este colibrí rodante se mueve silenciosamente y sin apenas esfuerzo a través del tráfico de la ciudad y también por carreteras comarcales. Difícilmente hay una forma más hermosa de disfrutar de la naturaleza.

No importa que su dirección eléctrica tenga un tacto artificial, es más probable que su excesivamente firme suspensión nos recuerde, a base de golpes, que estamos en una carretera y no en el agua. Así que los viajes de placer con este eléctrico no deberían ser demasiado largos, porque, además, con su batería de 42 kWh de capacidad, pese a que su autonomía teórica es de 320 kilómetros, según el ciclo WLTP, esta se reduce rápidamente a menos de 200 km en la vida real. Por tanto, si la próxima estación de carga no está cerca, sabrás lo estresante que puede llegar a ser un viaje.

En lo que respecta al precio, el 500e Cabrio está disponible desde 29.400 euros. No, no es barato. Así que, tienes que hacer tus cálculos.

Mini Cabrio

Cabrios

Un coche pequeño con 231. ¿Realmente es necesario? Por supuesto que no. Pero ahí está para quien lo quiera disfrutar. Lo que Mini nos ofrece es la cumbre del concepto típico de la marca, es decir, una dirección superdirecta, un cambio rápido y un chasis firme como pocos, con las ruedas colocadas en los extremos, para lograr la máxima estabilidad. Sí, un Mini vive de su deportividad y en esta versión John Cooper Works, lo demuestra en su máxima expresión. El motor turbo de 2,0 litros hace que este pequeñajo muestre un carácter exagerado, porque acelera de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos y su velocidad máxima es de 242 km/h.

Sin embargo, al repostar ves que ese rendimiento no sale gratis, ya que gasta fácilmente 15 litros, aunque declara una media de 7,4 l/100 km. Lo bueno del John Cooper Works es que es capaz de rodar a gran velocidad y hacerte disfrutar al volante como el mejor deportivo, pero también te permite viajar relajadamente y disfrutar del paisaje, así que es un cabrio muy polivalente.

Dos adultos se sientan cómodamente en la parte delantera, pero la segunda fila es estrecha y sólo recomendable para niños en viajes cortos. Como coche para el día a día está muy limitado. Y tampoco es barato, porque la tarifa oficial arranca en los 42.700 euros y la lista de opcionales es larga y cara...

Mercedes Clase E Cabrio

Cabrios

El E 450 es un cabrio de cuatro plazas casi clásico, según la tradición de Mercedes. Sólido, seguro y pulido hasta el último detalle. El techo se abre en menos de 15 segundos y, una vez dentro, te sientes más protegido que en cualquier otro convertible. Detalles como la calefacción para el cuello Airscarf y el spoiler Aircap en el borde del parabrisas, así como el deflector de viento ayudan a eliminar todo tipo de turbulencias y a disfrutar de la conducción a cielo abierto en una dimensión previamente desconocida. Ni siquiera a velocidades muy altas el movimiento del aire llega a ser molesto.

Respecto al motor, esta versión del Mercedes monta un suave, que no dócil, propulsor de seis cilindros en línea con 3,0 litros de cilindrada y 367 CV (+22 CV con la función EQ Boost del sistema Mild Hybrid que lo apoya). Viene de serie con transmisión automática de nueve velocidades y tracción total, a los que esta unidad suma la suspensión neumática con ajuste continuo de la amortiguación Air Body Control (2.733 euros). Con todo esto, el enorme Clase E Cabrio, pese a sus dos toneladas, se convierte en un planeador rápido (de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos) y extremadamente cómodo. Realmente perfecto.

Bentley Continental GT Convertible

Cabrios

Bold Sky es el nombre de la pintura azul claro que decora la unidad que ves en las fotos y es sólo uno más de los 19 tonos de azul que ofrece el Continental GT.

Este modelo tiene una apariencia señorial y un interior que parece un museo del lujo. En su habitáculo sólo vas a encontrar los mejores materiales, elaborados y ensamblados con el mismo mimo que una madre hace la cuna de su bebé. Una orgía de favorecedores cueros bordados artísticamente, madera oscura y reluciente y cromados brillantes como un espejo...

Además, te permite encontrar una posición de conducción muy cómoda. Eso sí, la parte trasera parece más acogedora de lo que es, porque el espacio es bastante limitado.

El Bentley también es una experiencia debido a su motor. El enorme 4,0 litros con 550 CV es un V8 biturbo, que ruge con una potencia tremenda y un temperamento explosivo. A pesar de que el Continental GT Convertible pesa 2,3 toneladas, lo hace volar con la ligereza de una pluma. El chasis sorprende con una polivalencia que se mueve entre la suavidad de una alfombra voladora y el manejo preciso de un deportivo (la tecnología proviene del Porsche Panamera).

Por supuesto, todo esto se disfruta mejor a cielo abierto. Así, los tonos graves del motor V8 llegan a tu oído de forma nítida y directa. Pero no todo iba a ser bueno: la capota sólo está disponible en siete colores... Una pena...

VW T-Roc Cabrio

Cabrios

Volkswagen acaba de jubilar el Beetle y el Golf Cabrio. Pero ha abierto la puerta al T-Roc descapotable, un SUV compacto que debe cumplir la difícil misión de ser el sucesor del legendario Beetle Cabrio. Los apasionados de los clásicos y los descapotables de toda la vida se pueden sentir incluso ofendidos, pero lo cierto es que el T-Roc Cabrio hace su trabajo asombrosamente bien.

El techo se abre en menos de diez segundos, por lo que es de los más rápidos que existen. La posición al volante es inusual para un coche de esta categoría, porque comparado con un convertible convencional vas demasiado alto, pero no resulta incómodo. Hasta 80 km/h, el viento entra suavemente en el habitáculo, pero a partir de 100 km/h es un poco molesto. Lo bueno es que el placer de conducir a cielo abierto se puede compartir, porque el T-Roc tiene espacio para cuatro y dos adultos se sientan cómodamente en la parte trasera. Incluso tiene un maletero decente, con una capacidad de 284 litros.

El motor de la unidad que ha pasado por nuestras manos es el TSI de 1.5 litros con 150 CV y con él, el T-Roc se mueve con sobrada soltura. El cambio DSG de esta unidad, como es habitual, se muestra Rápido y preciso.

Respecto a su comportamiento dinámico, hay que decir que es un coche ágil, que se conduce fácil, igual que cualquier turismo. Eso es algo que ya ocurre en la versión cerrada y se repite en el descapotable.

Morgan Plus Six

Cabrios

Morgan existe desde 1909. Y su modelo más legendario, el 4/4, que es similar a este Morgan Plus, se fabricó de manera ininterrumpida desde 1936 hasta 2019. No hay nada que cambiar o actualizar del diseño de este descapotable: desde el primero hasta el último tornillo es simplemente increíble. Definitiva y hermosamente perfecto...

Y este nuevo Morgan Plus tiene, además, mucho poderío bajo el capó, ya que monta un propulsor 3,0 litros de seis cilindros en línea (de origen BMW). Un gran motor que, como en el caso de los modelos de la marca de la hélice, va unido a la igualmente famosa transmisión automática de ocho velocidades de ZF.

Por supuesto, uno de los elementos que sigue estando presente es la madera de fresno en parte de su estructura, como es habitual en Morgan. Pero el Plus Six se monta sobre una plataforma de aluminio completamente nueva, más rígida y estable que antes y, lo que es más importante, con 20 centímetros más de espacio para las piernas. Así, los conductores más altos también pueden encontrar un espacio decente en una marca legendaria como esta. Y la posición de conducción no podría ser mejor, porque tus posaderas van casi sobre el eje trasero y prácticamente pegadas al asfalto. Eso sí, el viento irrumpe sin piedad en el habitáculo y, por eso, percibes la velocidad de manera muy diferente. La experiencia de conducción es realmente especial. Te diría que no hay nada en el mercado que sea tan directo, puro y genial como este coche.

Y además