Reportaje

Las claves del escándalo de Volkswagen

Vicente Cano

01/10/2015 - 08:20

Solo unos días después de que se destapara el dispositivo que engañaba sobre las emisiones reales de los coches de la marca, ya se conocen la mayoría de las claves del escándalo de Volkswagen. El fabricante ha contabilizado un total de 683.626 coches de Volkswagen trucados, serían los equipados con motores diésel del tipo EA 189. De ellos, 257.479 vehículos son de la marca Volkswagen, 221.783 corresponden a Seat, 147.095 son de Audi, 37.082 de ŠKODA y 20.187 de Volkswagen Vehículos Comerciales.

“Volkswagen necesita un nuevo comienzo, también en lo personal, con mi dimisión dejo despejado el camino”, así se despedía este miércoles el CEO de VW, Martin Winterkorn al presentar su dimisión. Sin embargo, entre las claves del escándalo de Volkswagen la mayor de todas que falta por conocer es saber hasta qué punto de la escala de mandos interna del grupo llegó el conocimiento de que se estaban manipulando millones de vehículos diésel para engañar a consumidores y autoridades. El fabricante ha contabilizado un total de 683.626 coches de Volkswagen trucados, serían los equipados con motores diésel del tipo EA 189. De ellos, 257.479 vehículos son de la marca Volkswagen, 221.783 corresponden a Seat, 147.095 son de Audi, 37.082 de ŠKODA y 20.187 de Volkswagen Vehículos Comerciales. En el siguiente vídeo tienes todos los detalles del escándalo de Volkswagen:

No te pierdas: "Así falseaba Volkswagen los resultados antipolución"

Y es que si rápida ha sido la dimisión del ejecutivo de 68 años, por ahora no ha habido un solo trabajador de Volkswagen que reconozca abiertamente que tomó parte en la manipulación de sus modelos. Por ahora, lo que sí ha comunicado la compañía es que va a proceder a la retirada de los dispositivos de engaño, una operación en la que calculan que van a tener que gastar unos 6.500 millones de euros y que es otra de las claves del escándalo de Volkswagen, ya que va a afectar a unidades matriculadas en España.
Aquí está la tercera de las claves del asunto, porque si tienes un Volkswagen Passat, un Jetta, un Escarabajo o un Audi A3 con motores 2.0 TDI y 1.6 TDI y de los años de producción 2008 hasta 2015, es posible que próximamente recibas una carta o una llamada del fabricante, que va a proceder a desinstalar el software que engañaba en las pruebas de emisiones. Este miércoles, la Organización de Consumidores y Ususarios (OCU) emitió un comunicado para orientar a los propietarios de vehículos de Volkswagen afectados y recordarles que, en ningún caso deberán pagar por esta operación y, además y aunque esta solo conlleve la pérdida del vehículo por unas pocas horas, la marca está obligada a ofrecer un coche de sustitución.

Escándalo Volkswagen en España: Qué hacer si tu coche está afectado

Por otro lado, si te llama Volkswagen para revisar tu coche 2.0 TDI o 1.6 TDI, al entregártelo tienen que adjuntar un informe con todas las operaciones que hayan llevado a cabo en él completamente desglosadas. Además, en ningún caso los trabajos de ajuste pueden conllevar una reducción de la entrega de potencia. Por suerte, o quizá sea mejor decir por desgracia, como en las ITV de España solo se miden las emisiones de CO2 y las CO, aunque tu vehículo multiplique varias veces las emisiones de N0x, no deberías tener ningún problema para pasar la inspección técnica obligatoria.
Pero aunque los coches diésel de Volkswagen pasarán la ITV sin problemas, hay más claves del escándalo de las emisiones de Volkwagen. En mi opinión y aunque el escándalo ha sido destapado en EEUU, por ahora ha sido Francia el país que ha dado más en el clavo con la respuesta, ya que ha planteado crear una comisión para revisar la manera de medir las emisiones de los coches diésel para, a continuación, auditar de nuevo todos los coches de todas las marcas que venden en el país. También este miércoles, desde el Ministerio de Industria español se ha creado la “comisión Volkswagen” para conocer con exactitud el número de vehículos afectados que hay en circulación o que se vendieron en España.

Las claves del escándalo de Volkswagen: ¿hay más marcas afectadas?

Como sea que los motores 2.0 TDI y 1.6 TDI no solo se monta en modelos de VW, sino también en Seat, Audi o Skoda, la pregunta más evidente de todas es ¿hay otras marcas afectadas por el engaño de Volkswagen? Por desgracia, la respuesta es tan evidente que se ha oficializado este jueves: sí. Todavía no se sabe cuántas unidades de Skoda llevaban el dispositov de engaño, pero Seat ha admitido que hay cerca de 500.000 coches en circulación en España equipados con el software de trucaje de VW.

Es de agradecer que el José Manuel Soria, ministro de Industria, haya remitido una carta a Francisco Javier García Sanz, el español que ocupa la vicepresidencia mundial de VW, para obtener información detallada sobre el asunto. El Ministro también telefoneó a la cúpula de la compañía hace días para conocer si el escándalo de Volkswagen podría afectar a las operaciones que la compañía tiene en España. Según ha afirmado la propia compañía, las inversiones de Volkswagen en España están garantizadas, cosa que por lo menos hará que respiren algo más tranquilos en Landaben y en Martorell, pero quizá no en Bosch. 

Bosch dice que solo hizo componentes para Volkswagen, cosa que no hacía falta que reconociera en un comunicado el principal proveedor de componentes de la industria del automóvil y del Grupo Volkswagen en concreto. El gigante alemán se encarga de producir el sistema de raíl común, los catalizadores y, prácticamente, todos los componentes manipulados por el 'software' 'fantasma' de Volkswagen. Parece difícil que Bosch fuera partícipe del engaño, pero entre las decenas de miles de ingenieros que trabajan en su división de automóvil debía haber alguno a quien las bajas emisiones de ciertos modelos de Volkswagen le tenían que haber llamado la atención.
AUTOBILD.ES se ha puesto en contacto directamente con Bosch España, desde donde recuerdan que su sistema Denoxtronic es capaz de eliminar hasta el 90% de las emisiones de NOx tanto en pruebas de laboratorio, como en condiciones de circulación real. De hecho, la compañía apoya oficialmente a algunos organismos dentro de la Unión Europea que están pidiendo que, de ahora en adelante, los test de certificación de consumo y emisiones de nuevos modelos se hagan en carretera.
Y es que según avanza el conocimiento de este escándalo de las emisiones de los 2.0 TDI y 1.6 TDI –o Dieselgate de Volkswagen como lo ha llamado en EEUU- otra de las claves del asunto es que parece que no le ha pillado por sorpresa a todo el mundo. No solo parecía claro que muchos coches de muchas marcas consumen –y emiten- bastante por encima de las cifras oficiales, según parece había fuentes que llevaban tiempo advirtiendo que los coches diésel no son, ni mucho menos, tan limpios como clamaban desde Volkswagen, Bosch y otras compañías. Y es que los gobiernos llevan años poniendo el foco legislativo e informativo sobre el CO2, gas de efecto invernadero y sí, también los NOx, pero poco se ha hecho para auditar con rigor la cantidad de NOx que emiten en realidad los coches diésel, y este es un gas de efecto cancerígeno demostrado para los seres humanos.
Pero más allá de los óxidos de nitrógeno, de los que según parece ha habido 11 millones de vehículos de Volkswagen emitiendo cientos de toneladas sin que nadie lo supiera, está el problema de las micropartículas, todavía más dañinas. Se supone que los catalizadores se encargan de atrapar la mayor parte de las mismas, por eso cuando te sitúas tras un coche diésel cuyo dueño es poco cuidadoso, puedes ver una cantidad de pestilente humo negro saliendo de su tuvo de escape cada vez que acelera. Para evitar este efecto, producido por la acumulación de hollín en el catalizador, hay que conducir durante un rato y, a poder ser, a velocidades de autopista.
Hay una penúltima clave del escándalo de Volkswagen que, sin duda, ha dejado tocados de muerte a los coches diésel en EEUU y ya veremos en otros sitios. ¿Hay más motores y modelos afectados por el escándalo de VW? Según parece, el 3.0 TDI de Volkswagen ya está siendo investigado por la EPA, pero es que, también podría haber más marcas involucradas. Es difícil que nadie hay usado el mismo método, pero si algo ha mostrado este asunto es que no se ha sido suficientemente riguroso con la medición de los gases contaminantes, un proceso en el que hay un agujero tan grande, que por él podría haber cabido muchos más modelos de no solo un fabricante.
Para terminar, siento asustarte todavía un poco más, pero es necesario aportar una última clave, esta vez sobre los motores diésel y sus emisiones en general. Un estudio de la universidad de Oxford señaló hace un par de años que la combustión del diésel genera unas nanopartículas altamente dañinas para la salud y parcialmente responsables, entre otras patologías, del aumento exponencial de las alergias. Estas partículas son tan pequeñas que no pueden ser atrapadas por el catalizador ni otras medidas más modernas contra la contaminación, de hecho, incluso cuando estás conduciendo dentro de un túnel con las ventanillas cerradas, la concentración de estas partículas en el habitáculo de tu coche es cuatro veces mayor que la registrada en el exterior. Sobran los comentarios...


Lecturas recomendadas

Todo sobre Volkswagen

Volkswagen

Modelos de Volkswagen más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches

Más de Especial escándalo Volkswagen