Skip to main content

Prueba

Prueba Volvo V60 CC D4, polivalencia de lujo

Prueba Volvo V60 Cross Country 1
Nota

9

¿Es el mejor de la gama V60?

Antes de empezar la prueba del Volvo V60 Cross Country D4 me planteo si es un V60 o un V90. Por que según lo veo me parece un coche realmente largo, más incluso de los 4,7 metros que solo mide. Solo digo, porque el V90 llega hasta los 5 metros, pero el efecto visual (y lo que se nota luego por dentro), es de ser más grande. Pero no, este sueco quiere rivalizar con los BMW Serie 3 Touring y Audi A4 con sus propias armas. ¿Y cuáles son?

Prueba Volvo V60 Cross Country 1

Pues la primera es el diseño. Ni exagerado, ni soso, ni arriesgado, ni conservador. Volvo ha conseguido dotar a la familia de modelos que nació en 2015 con el XC90 de un estilo diferente, con clase pero sin recargos. Y así compite en la élite premium con un formato diferente y vistoso, dominado por el famoso frontal con la parrilla del “martillo de Thor”. Además, aunque estoy ante la versión campera del V60, los aditamentos estéticos de este Cross Country 2019 apenas se notan, sobre todo si lo comparamos con rivales como el A4 allroad

Interior de orden sueco

Discreción que continúa en el interior, donde manda el orden sueco. Cuadro de relojes con mucha información y una gran pantalla central tipo tablet donde manejar todos los menús de forma táctil no supone problema. Detrás, mucho espacio para piernas y cabeza, menos para el pasajero central y al fondo un maletero de 529 litros y formas muy rectas para facilitar la carga. Un Serie 3 Touring, por ejemplo, ofrece 495 litros de capacidad.

Prueba Volvo V60 Cross Country 1

Llega la hora de girar la pequeña ruleta “start” situada entre los asientos delanteros y poner en marcha una mecánica D4 que rebela su naturaleza diésel por un sonido bronco más que por la filtración de vibraciones al volante. Asociado a un cambio automático de ocho velocidades, los 190 caballos de su motor D4 mueven bien los 1.815 kilos que declara en báscula el sueco. Es cierto que sus arrancadas no son fulgurantes, pero luego en autopistas (su terreno favorito y el que más pisará) se declara un gran rutero y recupera con facilidad. El consumo es superior al declarado (en esta prueba ha llegado a 7,0 l/100 km y declara 5,9), pero también es cierto que estamos ante un automático de tracción integral.

Con la tracción integral de serie

Este sistema de tracción integral, que viene de serie así como el control de descenso de pendientes, más una distancia libre al suelo 75 mm superior al V60 normal dotan de una gran polivalencia a este modelo, que se sale del asfalto por caminos con más eficacia de lo que podríamos prever en un primer momento. También ayuda esa tracción a mejorar su comportamiento dinámico en curva. Aunque los fuertes cambios de apoyo provocan más inclinaciones que en el V60 (aquí paga su mayor altura), se guía desde una dirección bastante directa y la sensación de control es total.

Un coche diferente, lujoso, polivalente y… que se va por encima de los 50.000 euros de precio. Concretamente este V60 CC D4 (muy bien equipado como puedes ver en nuestra ficha) es 8.000 euros más caro que un Audi A4 Avant S-Tronic 190 caballos.

 

 

Conclusión

Lo mejor

Imagen exclusiva, confort de marcha, habitabilidad interior

Lo peor

El precio respecto a su competencia resulta algo más elevado

Lecturas recomendadas