Skip to main content

Prueba

Test de los 150.000 km: Volkswagen Golf Sportsvan 1.4 TSI DSG

Test 150.000 km Volkswagen Golf Sportsvan 1.4 TSI DSG
Nota

9

Después de 100.000 kilómetros, el veredicto fue claro: estaba casi nuevo y daba pena desmontarlo. Así que, decidimos conducirlo otros 50.000 km más.

Olvidarse de las preocupaciones. A este coche, te puedes entregar sin problemas, con total confianza. El Volkswagen Golf Sportsvan 1.4 TSI DSG llegó en más que en buen estado a los 100.000 kilómetros. Superó la distancia del test de larga duración de AUTO BILD de manera ejemplar y con tal ausencia de averías, que nos hemos animado a hacerle otros 50.000 km. También los ha resuelto sin problema alguno.

No te pierdas: Test de los 100.000 km. Skoda Octavia RS Combi 2.0 TDI

Pero vayamos por partes. En abril de 2015, llegó al garaje de la redacción un Golf con el que Volkswagen pretendía volver a situar la fiabilidad de la marca en el lugar que le correspondía. Sí, durante unos años anteriores unos cuantos modelos de Wolfsburgo eran bastante dados a las averías. Pero, ahora, hay que reconocer que la marca se ha vuelto a colocar en una posición muy arriba.

Vídeo: nuevo VW Golf Sportsvan, los mayores cambios están en su interior:

Un equipamiento muy completo

El Volkswagen Golf Sportsvan es la versión práctica del Golf, con una mayor habitabilidad. Antes, este modelo se llamaba Golf Plus. El Sportsvan TSI de 150 CV con equipamiento Sport y el cambio automático de siete relaciones DSG (así llama Volkswagen a su transmisión de doble embrague) costaba exactamente 31.840 euros. Un precio contundente, podría uno pensar, y eso que es solo el principio. Nuestra unidad de pruebas costaba unos 10.000 euros más porque llevaba un montón de extras recomendables, como el sistema de amortiguación adaptativa o dispositivos de seguridad como el asistente de frenada activo, así como extras de confort, como los asientos ergoActive (630 euros), el sistema de ayuda al aparcamiento Park Assist y otros elementos. Por tanto: más de 40.000 euros por un Golf con el techo más alto y un nombre dinámico. Es hora de comprobar si el Sportsvan vale lo que cuesta.

Nuestro primer acercamiento fue muy positivo, pero cuando nos poníamos muy académicos, nos quejamos de su transmisión, lenta en las arrancadas, incómoda con sus tirones justo al iniciar la marcha. Es algo que hemos criticado hasta la saciedad en las pruebas a modelos con este cambio de doble embrague. También refunfuñamos por el poco brío con el que entrega la potencia el motor turbo de gasolina en la zona baja del cuentavueltas. Se pone el semáforo en verde y el Start/Stop reacciona con calma, entonces, el cambio da un pequeño tirón y, en algún momento, se pone a rodar (por fin) con algo de brío. Pisar a fondo el acelerador no ayuda mucho. Además, recibirás un tardío, pero contundente salto hacia delante. Sin embargo, tal y como demostró el desmontaje al final del test, esto no se debía a un defecto. De hecho, en la zona de recubrimiento del embrague no vimos ni una décima de milímetro de desgaste. Sencillamente, lo que sucede es que Volkswagen no ha afinado su transmisión en el punto idóneo. En cualquier caso: mejor vivir con un DSG y sus defectillos que pelearte con un cambio manual en los gigantes atascos veraniegos.

Una cosa nos ha quedado clara: en el fondo de su corazón, el Sportsvan lo que quiere es facilitar al máximo tus viajes y conquistar a las familias con su buen rodar. Esto lo han confirmado casi todos los probadores en sus anotaciones en el libro de ruta después de realizar largos trayectos en este coche. Un comportamiento de la suspensión excepcional, impresionantes asientos, mucho espacio para los pasajeros, comportamiento noble y manejo intuitivo de los elementos de control del habitáculo son las valoraciones que completan el resumen de este modelo en nuestra redacción. Muchos lo han llegado a definir como "uno de esos sillones antiestrés, pero con cuatro ruedas".

Buenos consumos y fallos mínimos

También nos ha sorprendido el hecho de que el consumo de este gasolina de 150 CV, aun llevándolo por etapas de autovía a buen ritmo, nunca ha sido demasiado elevado. Han sido 7,2 l/100 km en lugar de los 6,6 oficiales, pero sigue siendo un buen dato. Una pena que cuando lo hemos usado como coche de producción fotográfica, con redactores, fotógrafos y material, el maletero se nos haya quedado un poco pequeño. Pero lo cierto es que sus asientos traseros variables sirven de gran ayuda. Otra cosa que nos ha encantado es que este Volkswagen no ahorra en superficies acristaladas y es un auténtico mirador. Con semejante visibilidad periférica, apenas hemos usado el sistema de ayuda al aparcamiento.

Vídeo: Comparativa Mercedes Clase B, BMW Serie 2 Active Tourer y Volkswagen Golf Sportsvan:

Un coche que recorre 150.000 kilómetros sin defectos y, sobre todo, sin averías, es algo poco común en el test de duración de AUTO BILD. Pero este largo viaje sí ha dejado algunos fallos. En el silencioso del escape se han formado pequeñas grietas.Pero es solo un defecto estético, que abarca al recubrimiento exterior (5 mm). La gruesa segunda capa (7 mm) asegura su función por muchos kilómetros más sin mayores problemas. Según Volkswagen, esta pieza está preparada para realizar el doble de distancia (300.000 km).

Aquellos que se decantaron por la bola de remolque plegable tal vez conozcan un fallo del Sportsvan (no solo de este modelo): el mecanismo puede atascarse. El resultado es que el enganche ya no vuelve a desplegarse. Quien lo intente forzar, puede quedarse al final con el tirador en la mano. Y el enganche seguirá sin salir. Por cierto: también recomendamos cerrar con suavidad el portón trasero. Si no, peligra el contacto entre los pilotos traseros y la carrocería. Los nuestros no se han roto, pero sí se aprecian marcas de los golpes en el contorno. Por tanto, solo hemos hallado fallos mínimos.

Nuestro Sportsvan pasó, en total, cinco veces por el taller. Cada 30.000 kilómetros. Así lo marca el mantenimiento oficial. Es un requisito indispensable si quieres que este Volkswagen no te dé problemas y realice muchos viajes a tu lado. A nosotros, nos sigue acompañando como el primer día. 

Opinión

Así, sí, Volkswagen. Cuando los de Wolfsburgo aplican todo su talento en uno de sus modelos, tal vez no conciban un coche pasional. Pero sí un excelente compañero para el día a día, que te lleva a cualquier parte sin darte problemas. Tras recorrer 150.000 kilómetros, este Volkswagen ha dejado el listón muy alto

Conclusión

Lo mejor

Confort habitáculo, asientos, conducción, consumos,

Lo peor

Transmisión DSG lenta y sin brío, maletero algo escaso

Lecturas recomendadas