Skip to main content

Noticia

Test de los 100.000 km. Skoda Octavia RS Combi 2.0 TDI

100.000 km: Skoda Octavia RS 2.0 TDI


"El TDI es un motor excelente, pongo la radio, me sitúo en el carril izquierdo, y a rodar.... Así es como debe ser un familiar. Y con un consumo de 6,1 litros". Este comentario del cuaderno de viaje, anotado por uno de los muchos redactores de AUTOBILD que se han puesto al volante de este Skoda Octavia, define muy bien el sentir general durante la prueba. Test de los 100.000 km: Skoda Octavia RS 2.0 TDI.

El objetivo está claro: comprobar si cumple con su función de familiar viajero, espacioso, ahorrador y con un punto deportivo, como corresponde siempre a las siglas RS en Skoda. En un año y tres cuartos le hemos hecho exactamente 101.482 kilómetros, nunca nos ha dejado tirados y solo ha habido un par de problemillas poco trascendentes. 

Aunque el RS ya viene equipado hasta arriba de serie (faros de xenón y de curva, ayuda al aparcamiento, sensores de lluvia, luces y presión de las ruedas), llevaba extras añadidos por encima de los 10.000 euros, como los airbags laterales traseros, aparcamiento automático, un sistema de sonido superior, navegador, controlador de carril, reconocedor de señales de tráfico, ruedas de 19 pulgadas, asientos de cuero calefactados, Tempomat con controlador de distancia... Y unas cuantas cosas más. Por eso nuestra unidad superaba con holgura los 40.000 euros. 

Motor solvente

No le puedes pedir reacciones extremas a un diésel de 184 CV, pero entre las 2.000 y 4.000 vueltas es empuje es notable. El chasis deportivo con amortiguadores adaptativos es lo suficientemente firme para trazar las curvas con limpieza sin balanceos muy acusados, y tiene reservas para filtrar bien los baches y que los viajes en familia sean cómodos.  

"En mi opinión, es el familiar deportivo más equilibrado de su categoría", anotaba otro redactor. Sus Yokohama Advan Neova AD08R, de grip generoso, y el generador de sonido a través de los altavoces aportan cierta emoción a la conducción, cuando le exiges cierto espíritu deportivo. 

Sí ha recibido algunas críticas el navegador, por una respuesta un tanto retardada, si bien es algo que Skoda mejoró al poco tiempo. También la precisión de los sensores de aparcamiento, que se pasaban de precavidos. Lo mismo pasaba con el controlador de distancia del Tempomat. 

Más de 100.000 kilómetros sin grandes máculas

100.000 km: Skoda Octavia RS 2.0 TDI

El consumo medio en todo el test ha sido de 6,9 litros, y eso que hay que tener en cuenta que se realizó por autovías alemanas sin límite de velocidad en gran parte, y algunos conductores le metieron caña en carreteras de montaña (que para eso es un RS). Otros pusieron a prueba su capacidad ahorradora, y lograron valores medios de 5,1 litros llevándolo con la máxima relajación. Unas cifras excelentes, por más que el dato oficial de fábrica, 4,9 litros, se pase de optimista. 

Sí nos ha parecido relativamente elevado el consumo de aceite, pero solo cuando se ha llevado especialmente rápido por algunos tramos. Al final, hemos sacado una media de 0,07 litros cada 100 kilómetros. Sea como sea, la sólida calidad de Skoda ha quedado demostrada en las pocas críticas recibidas al final del test. Al principio hubo que cambiar el sensor de presión, que no marcaba correctamente, pero en garantía, claro. 

Al final de la prueba los amortiguadores del portón del maletero habían perdido algo de fuerza y la batería de la llave se había agotado prematuramente, pero por otro lado, tras tres revisiones en la que, incluida la sustitución de algunas piezas desgastadas no hubo que desembolsar más de 1.700 euros, nos ha parecido el coche menos costoso que se puede conducir hoy en día en su segmento y potencia. 

Al final del test volvimos a medir sus prestaciones y el Skoda perdía un par de décimas en la aceleración de 0 a 100 km/h. Aunque, si somos sinceros, subjetivamente apenas se nota. 

¿Quieres conocer la generación actual del Skoda Octavia? Aquí la tienes al completo. 

Y además