Skip to main content

Prueba

Prueba Toyota Land Cruiser 150 VXL 5 puertas: especie en extinción

Prueba Toyota Land Cruiser 150 VXL 5 puertas
Nota

8

Todoterreno, diésel y con siete plazas.

Todavía hay esperanza y, en este caso, se llama Land Cruiser. Es el antiSUV por naturaleza. Un coche con el que podrás ir prácticamente donde quieras y, gracias a sus siete plazas, con quien quieras. Sé que no le haces ascos a uno de esos SUV blanditos tan de moda, de los que tienen tracción 4x4. Pero tu cuerpo pide tierra, y no ara acabar tus días, sino para empezarlos a disfrutar de verdad.

VÍDEO: Prueba en Namibia nuevo Toyota Land Cruiser 2018

Pues entonces no lo pienses más, este Toyota es lo que necesitas. Ya verás la sensación de poderío cuando te subas a él. Aquí todo es amplio, sin ninguna estrechez. Tampoco en la segunda fila, aunque la tercera, evidentemente, no sea para meter a jugadores de baloncesto. ¿No conoces a ninguno? Tranquilo, pliegas esos asientos y tendrás un maletero en el que podrá meterse Alí Babá y algunos de sus 40 amiguitos.

¿Es más interesante el Toyota Land Cruiser base o el tope de gama?

La mecánica de este Land Cruiser es única para todos los acabados: 2.8 diésel de cuatro cilindros y 177 CV, con unos tremendos 450 Nm de par. Fuerza tiene, y mucha. Aunque es un motor y, sobre todo, un cambio (automático de seis velocidades) orientados a circular con tranquilidad, si le pisas, responde con decisión y con bastante más refinamiento que el anterior bloque de 3,0 litros. El cambio sube con rapidez de mar chas para buscar el régimen de par máximo a regímenes medios. En esa conducción relajada, el consumo se quedará en unos 8,5-9,0 litros cada 100 km, y sube hasta unos 11 en ciudad e incluso 14-15 en montaña.

Porque no te olvides de que, a pesar de que en carretera su aplomo es notable para su tamaño y peso, si aumentas el ritmo, el bastidor de largueros y travesaños y sus más de dos toneladas le condicionarán claramente. Cuenta con barras estabilizadoras inteligentes, pero a pesar de ser algo más gruesas que la generación anterior siguen viéndose superadas a la hora de contener la carrocería en virajes rápidos.

Y es que donde se encuentra a gusto de verdad es fuera del asfalto. Reductora, bloqueo del diferencial trasero, distancia mínima al suelo de casi 22 cm, profundidad de vadeo de 70 cm o control de descenso, son sus principales argumentos para sortear con garantías casi cualquier tipo de obstáculo. Vale, sé que el más grande para ti es el precio, pero hay diferentes campañas que lo reducirán y te permitirán cumplir tu sueño.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Es uno de los pocos todoterreno puros, con tracción total y reductora, que hay en el mercado. Y para mi gusto, el más completo.

Lo peor

Su precio es bastante elevado (a la espera de promociones) y en la tercera fila hay que doblar mucho las piernas.

Lecturas recomendadas