Prueba

Coches 4x4

Prueba nuevo Toyota Hilux 2016: Preparado para el futuro

Alfredo Rueda

20/05/2016 - 17:41

En esta prueba del nuevo Toyota Hilux 2016, el 'pick-up' japonés se moderniza para prepararse ante una nueva era. Aquella en la que este tipo de vehículos deja de ser exclusivamente para trabajar y se convierten también en modelos muy aptos para el día a día o para el ocio.

Aquí tienes la prueba del nuevo Toyota Hilux 2016. Un vehículo que en esta nueva generación se moderniza y alcanza nuevos estándares de eficiencia, seguridad y versatilidad.

En Europa, el año pasado Toyota vendió 34.000 Hilux, es decir, fue el 'pick-up' más vendido. Pero la competencia aprieta fuerte y, sobre todo el Nissan NP300 Navara, así como el Volkswagen Amarok, le están restando ventas, más pronto de lo que los ingenieros japoneses preveían. Por eso el Toyota Hilux, que ya era un muy buen producto, ahora lo es más. Empezando por una carrocería totalmente rediseñada que puedes ver en la galería de fotos, con líneas más modernas y actuales para hacerse querer tanto por usuarios profesionales como para los que buscan un eficaz todoterreno para el día a día y terminando por un mayor y más moderno equipamiento que te contaré al final de esta prueba.

 

Como te decía, no solo la carrocería se ha modernizado. También lo ha hecho su chasis doble viga portante más firme, una estructura de plataforma reforzada, una mayor aptitud todoterreno y una mayor capacidad de remolque que alcanza los 3.500 kilos (para la cabina sencilla; 3.200 para la doble).

Dentro, no parece un 'pick-up'

Pero el interior también cambia y muy positivamente. Hay más espacio para los pasajeros, más huecos y unos asientos rediseñados más confortables. Y esto puedo certificarlo, ya que he pasado muchas horas y muchos kilómetros sentado en ellos.  Y es que la prueba del nuevo Toyota Hilux 2016 se ha desarrollado en Namibia y, en este país y durante dos días hemos podido recorrer algunos kilómetros de dunas, otros tantos de asfalto y muchos, muchos de pistas de tierra, que es como se conectan entre sí la mayoría de núcleos urbanos de este bello país sudafricano.

Pero volviendo al Toyota Hilux, lo primero que me llama la atención al entrar en su interior, es el salpicadero moderno y actual, con una gran pantalla digital táctil en el centro y con multitud de huecos para dejar todo tipo de cosas. También me fijo en la calidad de sus ajustes y en la no tanta de sus materiales, ya que a mi modo de ver se ha abusado bastante de unos plásticos muy duros. Me ha gustado especialmente su guantera dividida que incorpora un compartimento inferior con cierre y uno superior conectado al climatizador que, por tanto, se puede utilizar como nevera y en el que se puede guardar dos botellas de medio litro cada una.

 

HILUX_Interior_25_DPL

El ruido a bordo también es más contenido que en la generación anterior, y ello es debido a toda una batería de medidas que van desde el empleo de espuma de expansión en las juntas de la carrocería, hasta medidas de supresión acústicas para el nuevo propulsor 2.4 D-4D. Y todo esto se agradece en marcha, cuando haces muchos kilómetros, lo que puede ser el caso de todos aquellos usuarios de carácter profesional que trabajen día a día con este Toyota. La verdad es que durante los más de 500 km que he circulado a bordo del Hilux, me he sentido bastante a gusto.

Bañera más grande

Volviendo al tema de la carrocería, debo comentarte algo que me parece esencial en este tipo de vehículos y es su bañera o zona de carga. La anchura máxima de la plataforma de carga ha aumentado de 1.544 hasta 1.645 mm y, además, la propia plataforma es más resistente. Su longitud, en configuración de cabina doble, supera el metro y medio; pero si optas por la cabina sencilla, tendrás suficiente espacio para meter objetos de hasta 2,3 metros de longitud.

 

No he podido comprobar cómo se comporta con una tonelada de peso en esta zona, pero en vacío, sus ballestas me han parecido de lo más cómodo del mercado en el trato a sus ocupantes y en la llegada de las irregularidades del terreno al interior.

Porque en el bastidor también se ha trabajado mucho. Para empezar, se ha aumentado unos 30 mm el grosor de los raíles laterales y los travesaños del bastidor. Esto ofrece una rigidez a la torsión un 20% superior a la anterior generación y, además también hay otro 20% de mejora en la capacidad de desplazamiento de las ruedas. Esto, junto a la revisión en profundidad de la suspensión trasera de ballesta y de los amortiguadores, hace que el Hilux se comporte mejor en cualquier situación.

Dinámicamente, me ha parecido que está a un nivel superior respecto a su predecesor. Ahora se hacerca mucho a un SUV en sus reacciones y ha dejado de lado los bruscos movimientos tanto verticales como laterales, para pasar a estar mucho más cerca de algunos todocaminos superventas del mercado.

Capacidad todoterreno mejorada

Realmente llega a impresionar. Casi 25 kilómetros de carretera de montaña con piedras a miles y agujeros de pensártelo dos veces antes de pasar, certifican que en la construcción del Hilux se ha tenido muy en cuenta su capacidad todoterreno. Con un ángulo de entrada de 30 grados, reductora y bloqueo del diferencial, es raro el sitio por el que no pueda pasar el nuevo Toyota Hilux 2016. Y con una comodidad absoluta, ya que el paso de la tracción trasera a la total y viceversa, se puede hacer en marcha y hasta unos 50 km/h con un mando giratorio dispuesto en la consola central. De ahí, y con el mismo mando, puedes pasar a la reductora, eso sí, ya con el coche parado y con la caja de cambios en punto muerto. Con un botón, podemos activar el bloqueo, y con otro, el asistente de descenso, que nos permitirá bajar por unas pendientes realmente pronunciadas sin tocar ningún pedal.

Una muy buena novedad es que el diferencial delantero (se conecta al insertar la tracción integral) cuenta ahora con un sensor de temperatura del aceite para reducir el riesgo de sobrecalentamiento en modo de tracción total. Si la temperatura del aceite sube de forma anómala, el sistema avisa al conductor para que pase al modo de tracción a dos ruedas. Si la tracción a dos ruedas no se activa en 30 segundos, la velocidad del vehículo se limitará automáticamente a 120 km/h. Y también te puedo decir que esta situación no la he vivido en toda esta prueba, y eso que he sometido al Hilux a situaciones verdaderamente difíciles de superar, sobre todo en las dunas del desierto namibio.

Aquí, y sobre todo en asfalto, me he dado cuenta del avance que el nuevo Hilux ha tenido también con la dirección. Muestra mayor precisión en curvas cerradas y un aplomo mejorado en curvas de amplio radio. Y me ha parecido algo más suave de accionar.

 

HILUX_Exterior_38_DPL

En el cálido desierto también pude comprobar la eficacia de su Control de Tracción Activo (A-TRC) que al detectar una pérdida de tracción en una o más de las ruedas motrices, frena automáticamente las ruedas en cuestión y  redistribuye el par motor a las que tienen agarre de forma prácticamente instantánea.

Un nuevo motor más eficiente

Al igual que sus contrincantes, el nuevo Toyota Hilux 2016 se ha tenido que adaptar a la nueva normativa anticontaminante y lo hace con una nueva mecánica 2.4 D-4D que, a pesar de tener 100 cc menos que su predecesor, cuenta con 150 CV y 400 Nm de par. Y en marcha se le nota solvente. Lo suficiente para mover bien el Hilux, pero no sé si todo lo bien que debería cuando lleve una tonelada de carga en la parte trasera o un remolque de más de 3.000 kilos. Por sus reacciones se me antoja algo pequeño y que, en el futuro puede que demande otra mecánica más potente para los que más vayan a exigir al coche.

En una conducción normal, bajo condiciones de conductor y copiloto, lo dicho, sus reacciones son muy aceptables, con una subida de vueltas progresiva, sin prisas pero sin pausas y sin que la entrada del turbo suponga patada demasiado evidente.

Respecto al consumo, se ha mejorado en un 9%, pero la versión con tracción total, que es la que nosotros probamos en Namibia, bajó de los 10 litros solo en los tramos por pistas. Claro que las exigencias a las que sometimos el coche en los recorridos por montaña, con la reductora puesta prácticamente en todo momento, y en los de dunas, con mucha exigencia al par motor (por cierto, 400 Nm entre 1.600 y 2.000 rpm) fueron muy, muy altas.

 

HILUX_Exterior_52_DPL

Las versiones con tracción a un solo eje se combinan con una transmisión manual mejorada de seis velocidades, mientras que los modelos con tracción total ofrecen la opción de esta o de una nueva transmisión automática Super ECT también de seis velocidades. La caja manual no está nada mal, con buenas inserciones y recorridos algo largos, típicos por otra parte, en este tipo de vehículos, pero sin duda me quedo con la caja automática. Rápida de accionamientos y muy suave al hacerlo, además de ser un quebradero de cabeza menos en situaciones offroad complicadas, en las que puedes prestar toda tu atención a otro tipo de aspectos y no a qué marcha debes llevar engranada.

Algo que también me ha gustado de este cambio automático es que, al pasar al modo secuencial, si circulas en sexta, por ejemplo en autopista y decides adelantar, baja en el acto dos velocidades, ya que entiende que demandas más potencia y se dispone a dártela sin rechistar.

Aunque si lo que quieres es más potencia, también cuentas ahora en el nuevo Toyota Hilux 2016 con dos botones para elegir un modo de conducción más eficiente (Eco) o uno más deportivo (Power). Pulsando éste último, el motor gana vida y el acelerador ofrece una respuesta más inmediata. Vamos, uno de esos botones mágicos que incita a tenerlo pulsado todo el día.

Seguridad de alto nivel

Combinando una cámara y un radar, el sistema Toyota Safety Sense cuenta con un sistema de seguridad precolisión que cuenta con una función de detección de peatones, avisador de cambio involuntario de carril y reconocimiento de señales de tráfico. El sistema precolisión funciona a velocidades de entre 10 y 170 km/h, y puede frenar autónomamente si detecta algún vehículo por delante del nuestro si nosotros no frenamos y hay peligro de colisión.

Hace tan solo unos pocos años resultaba difícil de pensar que este tipo de sistemas estarían presentes en un pick-up como el nuevo Toyota Hilux 2016. Un vehículo que, por cierto, lo tienes ya disponible en España con tres tipos de carrocería: con cabina sencilla, mixta y doble.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Alfredo Rueda

Periodista apasionado de todo lo que tenga motor: Coches, motos y ahora, también, cacharritos con alas...

Rivales del Toyota Hilux

Buscador de coches