Prueba

Prueba Citroën E-Mehari: ¿Para tomártelo en serio?

Citroën e-Mehari

Vicente Cano

09/01/2017 - 10:40

Esta es la prueba del Citroën E-Mehari. Nacido en 1968, el Citroën Mehari fue uno de los coches más curiosos jamás producido por la marca del doble chevron. Casi medio siglo después, Citroën recupera ese espíritu libre y, por qué no decirlo, también algo ‘hipster’, y presenta el E-Mehari: en esta prueba te cuento todos sus secretos.

Después de probar el Citroën E-Mehari, lo tengo claro: solo por haberse planteado un E-Mehari tan 'de nicho' Citroën ya se merece un aplauso casi tan grande como el que le daría a los pocos, muy pocos, compradores de este Mehari eléctrico. Y es que la marca francesa es la primera que sabe que con esta apuesta no va a saltar la banca: su producción total será inferior a las 1.000 unidades. De hecho, tanto el desarrollo del vehículo como su producción corre a cargo del grupo industrial galo Bolloré, los mismos que construyeron con Autolib la flota pública de eléctricos de París.

No te pierdas: "Los 10 coches eléctricos con más autonomía"

Citroën, por su parte, ha aportado ciertas mejoras técnicas y bastantes estéticas que han hecho de este eléctrico pensado para el ocio un digno descendiente del glorioso Méhari, con todas sus virtudes y algunas de sus carencias. Como pasó con el viejo Méhari, este tiene una carrocería de plástico ABS bastante grueso y de aspecto resistente, que es lo más destacable que encuentro tras haber conducido el e-Mehari. De hecho, aunque ahora brilla de nueva y de vieja adquirirá un tono más mate, eso será lo único que le pasará con el tiempo porque hagas lo que hagas con este coche jamás sufrirá corrosión.

Además, la capota de lona de tres piezas puede ser desmontada para convertir al e-Mehari en un buggy sin techo y en el interior  los plásticos han sido montados para resistir incluso un lavado con agua a presión. Es más, bajo la alfombrilla del puesto del acompañante hay un sumidero que más que hacerlos posibles invita a llevar a cabo esta clase de tratamientos de limpieza. Eso sí, vas sentado en unos asientos de un material que también te va a recordar a los 70, el escay. Con este tejido, si hace calor, vas a sudar como un pollo, pero la ventaja es que te podrás subir al e-Mehari con un pantalón o un bañador empapado sin más miramientos.

VÍDEO: Prueba del Citroën E-Mehari. ¿Cómo va? Te lo contamos

 

Salvo el caso de la alfombra de plástico, toda la simplicidad del diseño de este coche justifica el uso de materiales sencillos, con ajustes bastante buenos, en el interior. Lo que  no me parece tan perdonable es el funcionamiento del sistema eléctrico del Citroën E-Mehari que, apagado, puede consumir por la noche entre un 10 y un 15% de su batería. Esto te obliga de dejar siempre cargando el vehículo, por lo menos, si tienes pensado utilizarlo. Más aún teniendo en cuenta que la operación de carga completa lleva unas 13 horas con un enchufe doméstico de 10 amperios. En un punto de recarga público, a 16 amperios, este tiempo se reduce a ocho horas.

Por lo menos, el Citroën e-Mehari no va mal de autonomía: en ciudad puede acercarse a los 200 km, pero como salgas a carretera con él, tendrás suerte si llegas a recorrer la mitad. Aunque tiende claramente al subviraje, como casi todos los coches eléctricos, dispone de un centro de gravedad muy bajo y, además, el control de tracción  hace este coche muy fácil de conducir. En todo caso, el terreno del Citroën más inesperado son las excursiones tranquilas en las que gracias a sus ruedas mixtas y a una altura libre al suelo de 20 centímetros  puede permitirse circular fuera del asfalto, pero ahí cuidado porque el 
e-Mehari corre bastante: alcanza con mucha facilidad los 100 km/h, aunque de ahí ya le cuesta pasar.

 

A esa velocidad, el viento sacude con fuerza la capota de plástico, pero los cierres de velcro de las ventanillas resisten y el perceptible zumbido que viene del motor en todo momento se hace más tolerable. Sin embargo, saber que voy en un coche sin airbags me deja una sensación de desasosiego que no se borra ni con las sonrisas atónitas del resto de conductores. Desde luego, el e-Mehari no es para ciudad, entre otras cosas porque no es buena idea dejarlo en la calle: cualquier amigo de lo ajeno puede quitar el corchete de una ventana y colarse dentro. En el buscador de seguros de AUTOBILD.ES el modelo aparece como e-Mahari. ¿Será una errata o es que alguien podría pensar que hay que estar majari para comprarse uno? Creo sinceramente que es la primera, porque lo que sucede es que a este coche solo le falta un componente para ser entendido y ese es su contexto: playa, sol y verano.

Carrocería del Citroën E-Mehari (Raúl Salinas)

El Citroën E-Mehari nace de la colaboración con la firma francesa Bolloré, una propuesta de coche eléctrico barato, funcional y atractivo, que aporte imagen y valor añadido a ambas empresas. Citroën vio una gran oportunidad de lanzar una reedición de su mítico Mehari, tomando una tecnología eléctrica muy interesante y consiguiendo un nuevo modelo en su gama con relativamente poco esfuerzo, tanto material como de tiempo de desarrollo. Sin duda, lo primero que llama la atención del Citroën E-Mehari es su aspecto general. Su morro, tomado directamente del Citroën C4 Cactus, esconde una carrocería realmente curiosa, formada por un material plástico termoformado que no sufre por corrosión, ni por mantenimiento de pintura y que, gracias a su elasticidad, es capaz incluso de no inmutarse ante los pequeños golpes que pueden ocurrir en el día a día.

No te lo pierdas: Citroën E-Mehari by Courrèges: el más 'chic'

Esta peculiar carrocería, con un arco haciendo las funciones de pilar B y un aspecto general de ligereza, hacen que rápidamente nos venga a la cabeza el Mehari original: eso sí, cambiando la chapa por el plástico. En el interior, más de lo mismo. El Citroën E-Mehari incorpora un recubrimiento interior completamente impermeable, por lo que se puede mojar y no sufrirás si un día de playa tienes todo el habitáculo lleno de arena: un manguerazo y lo tendrás como nuevo. La sensación de calidad no es especialmente notable, ya que todo el interior está terminado en plástico y materiales impermeables, muy curiosos al tacto, y más todavía teniendo en cuenta que mi unidad es de pre-serie.

La cosa pinta curiosa, así que empiezo la prueba del Citroën E-Mehari con ganas y con un punto de incertidumbre que hacía mucho tiempo que un coche no me provocaba. Abrir las puertas ya es toda una oda al modelo original. Me siento en sus asientos y rápidamente me doy cuenta de que esto es otra historia: cero lujos, máxima funcionalidad y una sensación un poco curiosa: es un coche nuevo pero su aspecto podría pasar por un coche de hace 15 años.

El sistema para descapotar el coche también tiene su aquel. Cuenta con una capota de lona que se puede abrir parcialmente o por completo, según las circunstancias. Olvídate de los lujos de las capotas modernas, para descapotarlo primero debes quitar las ventanillas de plástico, más tarde puedes desacoplar el techo sobre piloto y copiloto y si lo quieres completamente abierto, hacer lo mismo con el techo trasero: no es el objetivo de este coche que la insonorización sea perfecta. Estoy en Ibiza (no se me ocurre mejor escenario para probar este coche) y aquí toca ir descapotados, pese a estar en marzo y no superar los 15 grados.

Mecánica del Citroën E-Mehari

Sin duda, otro de los elementos interesantes de este coche es su motor eléctrico. Ha sido completamente desarrollado por Bolloré y cuenta con una potencia de 50 KW, unos 68 CV: Citroën afirma que si no te motivas con el pedal derecho, puede alcanzar los 200 km de autonomía; muchos me parecen…

 

No obstante, el rodar del coche es curioso y el par instantáneo de este tipo de mecánicas, permiten al nuevo Mehari conseguir un nivel de prestaciones acorde a su identidad: suficiente y perfecto para contemplar el paisaje.

La conservación del medio ambiente es algo muy popular entre los potenciales clientes de este coche y sin duda me parece todo un acierto optar por una mecánica 100% eléctrica en este coche: puestos a hacerlo diferente, lo hacemos además completamente limpio y único. Aunque esto, al final, puede hacer que el número de ventas sea bastante menor que si contase con un propulsor tradicional.

No me quiero explayar en lo que a sensaciones al volante se refiere. Es un coche que se siente ligero pero que está tan pensado para tomar curvas con gran precisión como un Hummer H1 para ir a por el pan en un pueblo de la Toscana. La suspensión es muy blandita y con un recorrido bastante alto, perfecto para adentrarse por caminos sinuosos para llegar a tu cala favorita.

 

El objetivo del Citroën E-Mehari es ser diferente y sin duda lo han conseguido. Mantiene la esencia del Mehari original y no me extrañaría que se pueda convertir, una vez  más, en un coche de culto en zonas de playa y de ocio como es el caso de Ibiza.

Eso sí, no te engañes, este es un coche de imagen para Citroën y el objetivo de ventas para este coche, simplemente, no existe. Planean producir 1.000 ejemplares en la planta de la marca en Rennes, pero esta se podrá moldear según la demanda.

Ahora toca conocer uno de los factores más polémicos del Citroën E-Mehari: su precio. Está claro que es un coche capricho y la marca gala pretende colocar buena parte de sus E-Mehari a empresas de alquiler de coches, hoteles y demás entes empresariales enfocados al ocio. Los nuevos Mehari que se vendan a particulares se espera que sea a personas de un nivel adquisitivo elevado y con dos o tres coches más. Citroën fija un precio de 25.000 euros por este curioso vehículo, aunque en Francia, donde su comercialización es inminente, se espera que pueda contar con ayudas por un valor de hasta 10.000 euros: por 15.000 euros la cosa cambia.

 

Conclusión del Citroën E-Mehari

Está claro que el análisis de este coche no se puede realizar como el de cualquier otro. Es único, es un ejercicio de imagen y hay que tomárselo como tal. Es un coche divertido y, al volante, tiene su aquel. Como te decía anteriormente, su principal objetivo es ser diferente y llamar la atención, un coche que en Ibiza, te puedo asegurar, que durante esta prueba, levantó pasiones: quizás los más escépticos se puedan llevar una sorpresa. En España no hay fechas confirmadas de comercialización, pero es probable que pueda llegar tras el verano.

Si el Citroën E-Mehari es demasiado atrevido para ti, busca en nuestro recomendador de coches el vehículo perfecto para tus necesidades. ¡Seguro que lo encuentras! Tampoco olvides visitar el comparador de seguros de AUTO BILD, ¡encontrarás el mejor precio para el seguro de tu coche!

¿Buscas un punto de vista diferente? Mira la prueba del Citroën E-Mehari de nuestros amigos de Top Gear.

Lecturas recomendadas

Rivales del Citroën E-Mehari

Buscador de coches