Skip to main content

Prueba

Prueba del Porsche Cayenne 2018 3.0 340 CV ¡No necesitas más!

prueba porsche cayenne 2018 3 0 340 cv
Nota

9

¿Su V6 moverá con solvencia sus más de dos toneladas?

Ahora que no nos escucha nadie de la marca de Stuttgart, y antes de comenzar la prueba del Porsche Cayenne 2018 3.0 340 CV, he de confesarte lo siguiente: este SUV no ha sido nunca santo de mi devoción. No hablo de sus aptitudes off-road, ni por supuesto dinámicas, que como buen Porsche, sorprende a pesar de su peso y altura, sino de su diseño. No, no soy de esos puristas que se echaron las manos a la cabeza cuando la compañía anunció que iba a lanzar un todocamino. No. Es que, igual que con Rossy de Palma, la primera generación no me entraba por los ojos. También es cierto que cuando apareció la segunda, mi opinión cambió, aunque no lo suficiente.

prueba porsche cayenne 2018 3 0 340 cv

Hasta que ha llegado la tercera generación del Porsche Cayenne, que hoy pruebo, y que desde el primer momento en que lo vi en fotografía, le hice un huequito en mi corazón. Los cambios nos son radicales; sigue pareciendo un Cayenne, pero, con más mérito aún, esas modificaciones hacen que su atractivo gane por mil. En primer lugar las ópticas traseras, que recorren de lado a lado toda la zaga con su cristal transparente y sus luces led, artífices de mi embelesamiento. Porque las delanteras guardan la forma, pero añaden los cuatro puntos que identifican al modelo como un Porsche. Si las ves en el retrovisor, sabes que vas a ser adelantado de un momento a otro. Su línea, sus musculosos paragolpes y sus grandes pasos de rueda ofrecen un porte tan musculoso como atractivo. Y eso que estamos ante el modelo de acceso.

Dentro, el salto es aún más grande, de gigante diría yo. Incorpora la gran pantalla táctil con reconocimiento de aproximación del sistema de infoentretenimiento. Es enorme, pero no desentona como en otros modelos de la competencia. También equipa el fantástico volante del Porsche 911 y la consola central de cristal con botones táctiles estrenada por el Panamera, dándole un plus de exclusividad. No podía faltar el cuadro de instrumentos con cinco esferas, de las cuales, las dos de cada extremo están creadas gracias a dos pantallas digitales -la de la derecha puede ofrecer valiosa información, además del mapa del navegador-. Lo que no me ha sorprendido son los excelentes materiales que se han utilizado -el cuero del salpicadero y de la parte superior de las puertas tiene hasta pespuntes-, ni tampoco los ajustes. Es Porsche. Lo que si he echado en falta son más huecos portaobjetos. Es cierto que la consola tiene un baúl de grandes dimensiones y que en las puertas pueden alojar hasta grandes botellas, pero sí apreciaría tener uno en la parte inferior de la consola. Llámame inconformista.

prueba porsche cayenne 2018 3 0 340 cv

Los múltiples reglajes del asiento hacen que encuentre en un santiamén la posición de conducción perfecta. Pueden agarrarte como de si un amor de verano se tratase. No es para menos tratándose de los deportivos adaptativos (2.267 euros) con 18 posiciones y reposacabezas integrados. Eso sí, hubiese preferido la comodidad de los Confort, aunque el diseño de los que equipa mi unidad de pruebas es mucho más sugerente. Ya en las plazas traseras encuentro un espacio casi infinito para las piernas -la longitud del coche ha crecido 7 cm-. El de los hombros es bueno y el de la cabeza, destacado, porque a pesar de que mi unidad de pruebas del Porsche Cayenne 2018 equipa techo panorámico practicable, que siempre resta, cinco dedos separan mi cabeza del techo (mido 1'78 m). La plaza central tiene un respaldo más duro que el resto porque oculta un apoyabrazos con posavasos. Asimismo, su banqueta es más dura que las exteriores y cuenta con un prominente túnel de transmisión a sus pies.

Por todo esto, el Porsche Cayenne te ayuda a ser mejor conductor

Respecto al maletero, a pesar de la altura del vehículo, la boca de carga es baja. Tiene formas regulares, con lo que es fácil acomodar bultos, y cúbica unos magníficos 770 litros, cifra que puede aumentar hasta los 1.710 si se abaten los respaldos de los asientos traseros.

No te pierdas: Los 3 peores rivales del Porsche Cayenne

Es hora de comenzar la prueba dinámica del Porsche Cayenne 2018 3.0 340 CV. Bajo el capó delantero, recuerda que junto al Macan es el único Porsche cuyo propulsor se sitúa delante del conductor, se halla el conocido V6. Lo enciendo desde la palanca que se sitúa a la izquierda del volante, como Porsche que es. El sonido que me brinda no es estremecedor, pero sí, llamativo. Esta asociado a un cambio automático de convertidor de par de ocho relaciones. Tanto por su rapidez en subir y bajar de marchas y por los tirones que da desde parado, podría pasar por el PDK, de doble embrague. Y es que tienes que tener bastante tacto con el pedal al iniciar la marcha… Eso sí, circulando es una delicia, tanto en el modo Normal, porque los cambios los hace rápido y de forma suave, como en Sport, porque te brinda esos tironcillos típicos de los cambios deportivos, como Porsche que es. Y como Porsche que es lo mueve un motor potente, muy capaz. Es el bajo de la gama, sí, pero es perfecto porque no acusa los 2.060 kg que tiene que mover. En modo Normal, al enfrentarse a repechos de alta inclinación, le cuesta algo más, pero no se le atragantan… Y menos si juego con el conmutador del volante y pongo el modo Sport. ¿Que quiero más? Tengo el Sport Plus. ¿Aún más? Para saciar mis ganas de sensaciones activo el botón Active Response, con el que durante 20” tengo a mi disposición toda la energía de su motor. Sube de vueltas realmente rápido, pero es a partir de las 2.800-3.000 rpm cuando entrega toda su chispa, y lo hace hasta el corte, porque no desfallece. ¿Cuestas? ¿Qué cuestas?

prueba porsche cayenne 2018 3 0 340 cv

El tacto de la dirección me gusta por su precisión, rapidez y dureza, que me parece perfecta. Donde pongo el ojo inscribo el morro. Lo mismo ocurre con la suspensión, que en modo Normal filtra de forma magistral las irregularidades de la calzada. En Sport y Sport Plus, que ayudan a mantener más firme la carrocería en curva, sigue sin ser un castigo para los riñones, puesto que consigue un equilibrio muy bueno entre comodidad y deportividad. Por ello y por el logo que lleva en el morro, a pesar de su altura y de su peso, es divertido y se comporta en curva realmente bien.

No te pierdas: Los 10 mejores SUV de 2018

Pero, como he comprobado durante la prueba del Porsche Cayenne 2018 3.0 340 CV, también permite hacer viajes de una forma cómoda, ni que decir segura. En modo Normal circula a muy bajas vueltas, y es antes de las 2.000 rpm cuando suele cambiar de marcha, por lo que no revoluciona el motor sin necesidad. Se suma una calidad de rodadura excepcional y una insonorización muy buena, aunque en los modos más prestacionales y al subir de revoluciones ofrece un sonido deportivo. Y todo ello con un consumo medio de 10 litros, que se ven reducidos en carretera a 8,4 gracias, entre otros ingenios, a la navegación a vela.

Sí, es la versión base del Porsche Cayenne, pero por sus prestaciones y respuesta no necesitas más, a no ser que te sobre el dinero y quieras darte un caprichito en forma de caballos…

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Diseño exterior e interior, tecnología y respuesta de su motor V6.

Lo peor

Falta hueco portaobjeto en consola central. Asiento central trasero poco cómodo.

Lecturas recomendadas