Skip to main content

Prueba

Prueba: Land Rover Discovery Sport 2019, más sport que nunca

Land Rover Discovery Sport 2020

Land Rover lo considera el SUV más capaz y versátil del mundo. ¿Lo es?

Aquí tienes la primera prueba del Land Rover Discovery Sport 2019, un modelo que reemplaza al que se presentó en 2014 y que sustituía al Freelander y que, por tamaño, está a medio camino entre el Range Rover Evoque y el Velar. Por cierto, salvo en la nomenclatura y ciertos rasgos de diseño, nada tiene que ver con el Discovery (a secas), que es un modelo mucho más grande, caro y con unas aspiraciones dinámicas muy diferentes.

 

 

De hecho, según me cuenta Lee Perry, responsable de diseño del Land Rover Discovery Sport, el objetivo de esta segunda generación es ganar un punto extra de deportividad respecto al modelo al que reemplaza. Y eso es algo que sí se aprecia en su diseño exterior. Da la impresión de ser un coche más ancho y asentado sobre el terreno. Presenta una nueva firma lumínica que es característica de los nuevos modelos de la marca, monta nuevos paragolpes, una zaga de aspecto mucho más robusto, con pilotos también de nuevo cuño y nuevos modelos de llantas de hasta 21". Y también hay que indicar que hay diferencias estéticas según las versiones. En los acabados Standard, S, SE y HSE el diseño exterior es más discreto, en cambio, la versión R-Dynamic, que la que en las imágenes ves en color naranja, destacan elementos de color negro y pintura bicolor, entre otros  detalles.

Y mucho hablar de diseño y a estas alturas todavía no te he contado que se basa en la nueva Arquitectura Transversal Premium (PTA) de Land Rover, que es la misma que ya utiliza el Evoque. Pero lo más importante es que mejora la rigidez torsional un 10% respecto a la primera generación y eso es algo que yo mismo he podido comprobar en este prueba del Discovery Sport, ya que en un cruce de ejes, con una de las ruedas traseras totalmente en el aire, he abierto y cerrado una de las puertas sin ningún inconveniente.

 

Vídeo: conoce nuestras impresiones sobre el Land Rover Discovery Sport

 

 

Motores disponibles con el Land Rover Discovery Sport 2019

Está disponible con tres motores diésel (D150, D180 y D240) y dos gasolina (P200 y P250). Todos ellos disponen de sistema MHEV de microhibridación, tanto en diésel como en gasolina, salvo el modelo de gasóleo de acceso a la gama con cambio manual. Gracias a esto el Discovery Sport puede llevar la etiqueta ECO de la DGT (descubre todo lo que necesitas saber sobre las etiquetas de la DGT). Además, a principios del 2020 se introducirá un motor eléctrico híbrido enchufable PHEV de tres cilindros.

No te pierdas nuestro especial sobre coche híbridos

En esta primera prueba del Land Rover Discovery Sport he tenido ocasión de probar tanto el gasolina P250 como el D240 MHEV. Ambos van unidos a un cambio automático ZF de nueve velocidades que me ha parecido un poco lento, tanto en modo normal como en sport, aunque sí es cierto que en la posición más deportiva mejora un poquito y, sobre todo, cambia más alto de vueltas. Tiene levas en el volante de serie en el acabado R-Dynamic y puedes incluirlas de manera opcional en el resto de acabados.

Esperaba una respuesta más enérgica del gasolina, ya que 250 CV son como para esperar un empuje importante, pero al pisar a fondo no te deja impresionado ni pegado al respaldo. Ofrece una respuesta más bien progresiva y eso se nota especialmente al adelantar. Se nota que es un coche de 1.900 kilos de peso y que ofrece un par de solo 320 Nm.

Al cambiar al diésel esperaba que me dejara mucho más satisfecho. Tiene 10 CV menos, pero el par, en cambio, es de 500 Nm desde tan solo 1.500 rpm. Pero las sensaciones, para mi sorpresa, eran similares. No obstante, me ha gustado más, porque sí es cierto que la respuesta es más lineal. Por esto y porque su consumo es más contenido, además de que el precio de compra es más económico, me decantaría por el diésel.

Prueba del Land Rover Discovery Sport 2019

Ya en marcha, me ha parecido que pese a que quieren darle un toque más deportivo, en carretera, al menos, no lo logra. No es que vaya mal, en absoluto, pero es un modelo confortable, para viajar tranquilo y disfrutar del recorrido gracias a una suspensión que filtra los baches a la perfección. Pero lo que no logra es una respuesta firme y precisa como se espera de un coche con cierto talante 'sport'. De hecho, si le buscas un poco las cosquillas, lo que obtendrás es cabeceo en las frenadas y balanceos en las curvas.

Esto en carretera, claro, porque cuando abandonas el asfalto es cuando saca pecho. Realmente hay pocos SUV de este tamaño que puedan presumir de sus capacidades todoterreno. Es capaz de superar zonas realmente complicadas y cuenta con ayudas tecnológicas que te harán parecer un experto de la conducción 'off road'. Te las cuento:

  • HDC (Hill Descent Control): control de descenso de pendientes. Lo activas en la consola central y no hace falta que uses los pedales. Basta con modificar la velocidad por medio de los controles del control de crucero.
  • All Terrain Progress Control: es el control de crucero para conducción todoterreno. Fijas una velocidad igual que con el HDC y el coche la mantiene tanto en subidas como en bajadas sin necesidad de que pises los pedales.
  • Terrain Response 2: es el ya famoso selector de modos de conducción, que en este evolución viene de serie en todos los Discovery Sport y además de los conocidos modos Confort, Arena, Hierba/Gravilla/Nieve y Barro/Surcos añade una posición ECO para optimar el consumo y, especialmente una Auto, que gestiona por sí sola toda la electrónica y el par en función de las condiciones del terreno.

 

Interior del Discovery Sport 2019

Uno de las cosas que más me ha llamado la atención en este prueba del Discovery Sport es sin duda lo mucho que ha cambiado el interior. No solo se han sustituido los múltiples botones físicos que tenía la consola central por superficies totalmente táctiles y se ha montado un volante con superficies táctiles (como el del Velar), sino que monta una pantalla principal de mayor tamaño (10,25 pulgadas) y un cuadro de mandos digital. Si tuviera que ponerle alguna pega, diría que la pantalla principal es más grande, pero al ser tan panorámica no da sensación de serlo tanto.

Se ha elevado el túnel de transmisión 9 centímetros y eso ha permitido ganar espacio en esa zona, por lo que se ha eliminado el hueco que habría sobre la guantera para generar un salpicadero más limpio y de mejor aspecto. Por cierto, la palanca de cambios ya no es una ruleta selectora como antes, sino una de aspecto más convencional y que según los responsables de diseño, al poder ser agarrada con la mano, también contribuye a generar sensación de más deportividad. En fin, ideas marketinianas que pretenden convencernos de cosas que parecen casi fantasía...

 

Land Rover Discovery Sport 2020

 

Lo que no cambia es que se puede elegir con una tercera fila de asientos suficientemente socorrida y amplia para ser usada en trayectos cortos.

Pero lo mejor de este nuevo Discovery Sport es la tecnología que es capaz de equipar.

Destaca el sistema ClearSight View, que integra el retrovisor virtual de alta definición (ya lo estrenó el Evoque, en el que tenía más sentido debido a su mejorable visibilidad posterior), así como un sistema de cámaras que permiten visión perimétrica del vehículo en tiempo real, así como el Ground View, que  ofrece una representación virtual de lo que hay debajo del coche, como si el capó fuera invisible o de repente el conductor tuviera rayos X y pudiera ver el suelo a través del motor. Una imagen vale más que mil palabras...

 

Nuevo Land Rover Discovery Sport

 

El Land Rover Discovery Sport ya está disponible en los concesionarios oficiales de la marca, por un precio de partida de 39.400 euros para el D150 manual y 47.850 euros para el P200. El tope de gama es el D240 MHEV AWD Auto R-Dynamic HSE con 7 plazas, que cuesta 72.029 euros.

 

Hemos probado 2 versiones del Land Rover Discovery Sport

Y además