Skip to main content

Reportaje

Motor

La increíble historia del Land Rover Discovery

Historia del Land Rover Discovery

Para muchos, el mejor todoterreno que existe

Su nombre es toda una declaración de intenciones. Si hay un vehículo que es sinónimo de aventura, ese es el Land Rover Discovery, uno de esos todoterrenos de verdad, nacidos para sortear cualquier obstáculo que se ponga en su camino, desde ríos hasta superficies rocosas, pasando por desiertos, terrenos enfangados o hielo. Richard Hammond ya lo dijo claro: “el mejor 4x4 de todos los tiempos”. Un coche con el que irte, nunca mejor dicho, a descubrir el mundo. 

La historia del Land Rover Discovery comienza con a finales de los ochenta, concretamente, en 1987, bajo el nombre secreto “Proyecto Jay”. Land Rover quería producir un modelo que se situara justo un escalón por debajo del imponente Range Rover y con notables capacidades off-road. Finalmente, el Discovery fue presentado en el Salón de Fráncfort de 1989. 

El primer Discovery

En 1989 vio la luz la primera generación del Land Rover Discovery con un diseño de tres puertas, a diferencia del modelo actual, que cuenta con cinco puertas. Un año más tarde, en 1990, salió la versión de cinco puertas, más práctica y familiar. La demanda de este tipo de carrocería hizo que la marca británica renunciara a la versión de tres puertas en la segunda generación, unos años más tarde. 

Un aspecto que ha caracterizado siempre el diseño del Land Rover Discovery a lo largo de todas sus generaciones hasta hoy es la visibilidad. Es un coche que, desde el principio, debía cumplir el requisito obligado de ofrecer una visibilidad perfecta hacia todas las direcciones, reforzada por una posición de conducción dominante. Esto resalta el carácter aventurero del todoterreno británico. 

Historia del Land Rover Discovery

Los primeros modelos del Discovery compartían los faros delanteros de la furgoneta Freight Rover, mientras que los pilotos eran muy parecidos a los del Austin Maestro comercial. Al principio, esos pilotos incluían el logotipo de la marca Austin-Rover, aunque, más tarde, fue sustituido por el óvalo verde de Land Rover cuando comenzó la producción en serie del 4x4.

Como curiosidad, entre 1994 y 1996, el Discovery se comercializó en Japón como Honda Crossroad con los distintivos del socio comercial de Range Group, aunque el coche era idéntico al que se vendía en Europa. 

Doble techo y gran habitabilidad 

Historia del Land Rover Discovery

Otro rasgo del diseño del Discovery que perdura hoy es el techo de doble altura, que no respondía a criterios de diseño, sino a una cuestión de practicidad, ya que, en las primeras versiones, los ocupantes de las plazas traseras necesitaban ese espacio extra para sus cabezas. Desde entonces, esa característica se ha mantenido como una seña de identidad. 

Y si hablamos del interior, la luminosidad y habitabilidad han sido también marca de la casa, así como las ventanillas laterales y las ventanillas del techo, denominadas Alpine, una seña distintiva que conservan los modelos actuales, completada con el techo solar, opcional en las primeras generaciones y de serie en el Discovery 4. 

Discovery especial

En 1993, Land Rover Special Vehicles utilizó una carrocería de tres puestas para crear el Discovery Comercial, una versión furgoneta de gran versatilidad para un uso comercial. La marca también fabricó unas versiones especiales con batalla de 116 pulgadas para ser utilizadas como ambulancias paramédicas de respuesta rápida. 

Dada su gran versatilidad, la compañía británica ha producido versiones similares a la comercial con la segunda generación, el Discovery 3 y el Discovery 4, todas basadas en la carrocería de cinco puertas. 

Land Rover Discovery II, con cinco puertas

En 1998, llegó la segunda generación del Land Rover Discovery, nueve años después de la primera, presentada en Fráncfort. Como ya hemos señalado anteriormente, la marca decidió en este caso abandonar la carrocería de tres puertas, a pesar de ser la original de la primera serie, ante la falta de demanda. Sin embargo, sí llego a construir un prototipo de tres puertas que hoy es una auténtica pieza de colección.

El Discovery de segunda serie conservaba los mismos rasos identitarios de la primera generación: un diseño sobrio, robusto y elegante, con el característico doble techo, las ventanillas laterales, las ventanillas Alpine y un interior más tecnológico y revestido con materiales de mayor calidad. 

El Land Rover 1 millón

Historia del Land Rover Discovery

El Discovery de tercera generación llegó en 2004 con un estreno importante, la suspensión neumática independiente en las cuatro ruedas. Con ella, el todoterreno británico ganaba en confort de marcha y mejoraba sus capacidades fuera del asfalto. Las dos primeras generaciones montaban ejes rígidos con muelles helicoidales, aunque las versiones tope de gama de la Serie II montaban suspensión trasera neumática autonivelante. 

El ocho de mayo de 2007, salió de la cadena de producción el Land Rover número un millón y tal honor recayó en el Discovery de tercera generación, coche que fue donado a una de las principales sociedades patrocinadas por la marca (Born Free Foundation). El Discovery 3 cuenta con un brillante palmarés, con nada menos que 111 galardones y ha hecho que el modelo sea el 4x4 más apreciado por los conductores en todo el mundo. El Discovery es utilizado como vehículo de “Rescate de Respuesta Rápida”.

Land Rover Discovery Sport

Historia del Land Rover Discovery

Con la entrada en la segunda década del nuevo milenio, Land Rover decidió dejar de ser una marca exclusivamente de vehículos todoterreno para introducirse en varios segmentos de SUVs en auge en aquellos años. Fue así como nacieron dos modelos que han aumentado notablemente las cifras de ventas de la marca, el Range Rover Evoque y el Land Rover Discovery Sport.

El Discovery Sport, que actualmente va por su segunda generación, representa una versión todocamino y más deportiva del 4x4, pensada para aquellos que quieren un buen SUV familiar para viajar con buenas dotes fuera del asfalto para momentos puntuales, pero si ser un todoterreno puro. 

V generación, más SUV que 4x4

Historia del Land Rover Discovery

Tras una exitosa cuarta generación, que se mantuvo desde 2009 a 2018, llegó la quita, que se mantiene vigente. En este caso, Land Rover adaptó el Discovery a las actuales tendencias del mercado, un mercado dominado indiscutiblemente por los SUVs, con un diseño suavizado, más estilizado y menos vertical que las ediciones anteriores y más capacitado para ofrecer un mayor confort en carretera, aunque sin renunciar a sus capacidades off-road

La actual generación del Discovery destaca por un equipamiento tecnológico muy rico, con suspensión neumático de altura variable, arranque con baja tracción, control de descensos, control de tracción adaptado a diferentes tipos de superficies, ayuda al estacionamiento en paralelo, en salida y en pendiente, entre muchos otros. 

La Camel Trophy

Historia del Land Rover Discovery

El espíritu aventurero del Discovery quedó claramente reflejado en la década de los noventa con el famoso Camel Trophy, los “Juegos Olímpicos de los 4x4”, una competición que mezclaba rally, aventura, deporte y conducción extrema en las condiciones más difíciles imaginables. 

La Camel Trophy y Land Rover formaron un matrimonio perfecto hasta el final de la competición en 1998, donde la marca británica aprovechó para promocionar su gama de vehículos, especialmente, el Discovery, que tan buenos resultados le dio. 

Historia del Land Rover Discovery

Han pasado más de tres décadas desde que apareció la primera generación del Land Rover Discovery. Un vehículo caracterizado por ofrecer unas capacidades off-road sobresalientes, un todoterreno de verdad, con tracción total permanente y reductora. A lo largo de esos 30 años, el Discovery ha sucumbido a las tendencias del mercado que demanda vehículos más versátiles y ha perdido un poco de ese carácter aventurero de las primeras series, aunque sigue siendo uno de los mejores todoterrenos del mercado.

Etiquetas:

Todoterreno

Y además