Skip to main content
Imagen de perfil de Jorge Morillo
La opinión de
Jorge Morillo

¿Acierta BMW pasándose a la tracción delantera en el Serie 1 y 2?

BMW

Los BMW Serie 1 y BMW Serie 2 del futuro contará con tracción delantera, lo que supone una traición a la historia de la marca alemana. Pero, más allá de eso, ¿acierta el fabricante con un cambio de este calado?

VÍDEO: Todo lo que hay que saber sobre el actual BMW Serie 1

Si algo ha caracterizado los modelos de BMW desde tiempos a los que casi ni llega la memoria es su sistema de propulsión. Éste, junto a otras características únicas que dan para otro artículo, hacen del comportamiento de los coches alemanes algo especial. Tacto directo, sensación deportiva. Sin embargo, la firma teutona ya ha hecho sus pinitos con la tracción delantera, algo que va a llegar tanto al BMW Serie 1 como al BMW Serie 2. ¿Aciertan con un cambio de semejante calado?

No te pierdas: Todas las novedades que veremos en 2019

Las ventajas de un sistema de tracción delantera son varias. Por ejemplo, la incorporación del mismo en la estructura mecánica del vehículo es más sencilla. Tampoco se ve afectado ante las diferentes batallas que puedan presentar los coches. De cara al fabricante, también es importante saber que se trata del sistema más barato de producir, mientras que el mantenimiento es más sencillo. Por último, al ser un sistema más simple, permite la utilización de menos piezas, lo que acaba derivando en un mayor espacio en el interior.

VÍDEO: Así es el BMW Serie 2 Active Tourer de tracción delantera

Si tenemos todo esto en cuenta, la llegada de la tracción delantera a los BMW Serie 1 y BMW Serie 2 -en este caso, y obviando a los monovolúmenes, primero al Serie 2 Gran Coupé- es un acierto. Se trata de dos de los modelos más asequibles económicamente de la marca, algo que podrá mantenerse incluso aunque el grado de tecnología presente en ellos aumente, que lo hará. Eso sí, también tenemos que tener en cuenta algunos inconvenientes de este sistema, entre los que destaca la tendencia al subviraje, especialmente en las versiones más potentes, cuando se pisa el acelerador. No obstante, seguro que BMW tiene pensada alguna solución para ello. Recuerdo, por ejemplo, haber probado no hace mucho el BMW X2 de tracción delantera y no haber sentido este mal en ningún momento.

No te pierdas: Probamos el actual BMW Serie 1

En cuanto a la propulsión, se trata de un sistema que permite un giro más rápido y eficaz del vehículo. También se gana en tracción al acelerar, ya que cuando pisamos el pedal derecho la masa del vehículo se desplaza hacia la zaga. Eso sí, se trata, en el caso de las versiones más poderosas, de coches más críticos al límite, porque un exceso de gas puede hacer que trompeemos, no simplemente que perdamos el morro como en el caso anterior.

¿Es mejor un sistema de tracción delantera o uno de propulsión? Es imposible contestar a esta pregunta categóricamente. Cada uno mejora al otro en unas cosas y pierde en otras, aunque lo que tenemos que tener claro es que, hoy en día, en ambos casos hablamos de sistemas eficaces y seguros. Dependerá de los gustos del conductor la preferencia por uno u otro, así como del tipo de vehículo del que estemos hablando. Sí, es cierto que un deportivo siempre tendrá más gracia si empuja desde atrás, pero no son pocos los tracción delantera que, a base de diferenciales y demás 'historias', nos dejan con una sonrisa de oreja a oreja.

¿Acierta BMW con el cambio de la propulsión a la tracción delantera en los Serie 1 y Serie 2? Obviamente los más puristas andarán con la mosca detrás de la oreja. No es para menos, porque la propulsión es santo y seña de la marca. Pero hacedme caso, como mínimo merecen el beneficio de la duda. Y os aseguro que los BMW de tracción delantera que ya existen siguen siendo una gozada de conducir.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas