Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

El Tesla Model S familiar podría llegar a producción

Tesla Model S familiar

El Tesla Model S familiar podría llegar a producción y, aunque Tesla no parece interesada de momento, esta conversión de Qwest parece bastante convincente.

Toda buena berlina tiene su variante familiar, aunque también es cierto que aún existen algunos modelos que no ofrecen una segunda carrocería para los clientes que demandan más tamaño y espacio. Tesla es uno de estos fabricantes que aún no se han atrevido con las versiones familiares, y por el momento no parecen interesados tampoco. Sin embargo, el Tesla Model S familiar podría llegar a producción, tal y como nos muestra con esta conversión el preparador británico Qwest.

No te pierdas: Electrifica tu boda con un Tesla Model S limusina

Elon Musk aseguró en su momento que no planea fabricar versiones familiares de sus modelos porque no hay demanda. Sin embargo, en países como el Reino Unido, Italia o Alemania, esta cultura está muy arraigada, mientras que el coche eléctrico gana fuerza y no existe una versión como tal, muchos son los clientes que están llevando a cabo modificaciones que les permitan cubrir las deficiencias en practicidad de las berlinas eléctricas.

Vídeo: Tesla Model S P100D de T Sportline, deportivo y refinado:

Es Tesla Model S familiar es factible

El preparador británico Qwest parece haber encontrado un nicho interesante que puede explotar mientras Tesla se decide a ofrecer un Tesla Model S familiar a sus clientes. La empresa especializada en el tratamiento y aplicación de la fibra de carbono ha creado una versión familiar con un Model S 90D al que ha denominado shooting brake, aunque este calificativo no sería apropiado ya que estos son coches con carrocerías de tres puertas.

Según afirma Qwest, la modificación tan solo se centra en la parte posterior del vehículo y no afecta al rendimiento del que es uno de los coches eléctricos con más autonomía del mercado, tanto en alcance eléctrico como en prestaciones, logrando el 0 a 100 km/h en apenas 2,8 segundos. Además, la conversión ha permitido ahorrar 12 kg de peso sobre las más de dos toneladas que registra el vehículo gracias al uso de la fibra de carbono.

El coche será oficialmente presentado en sociedad en el Salón de Londres el próximo mes de mayo. Además, en marzo también conoceremos el shooting brake eléctrico que Niels van Roij, un diseñador holandés con sede en Londres, está desarrollando tomando como base el Tesla Model S y construido por el equipo de RemetzCar. Tampoco es la primera vez que un carrocero se atreve con el sedán eléctrico, tan solo tienes que ver el Binz-E, un Tesla Model S fúnebre, para comprenderlo.

Foto: Qwest (Twitter)

Lecturas recomendadas