Skip to main content

Noticia

Saddam Hussein quemó los coches de su hijo como castigo

Saddam Hussein quemó los coches de su hijo como castigo

Saddam Hussein mandó quemar los coches de su hijo Uday como castigo. El dictador iraquí decidió represaliar el comportamiento de su primogénito de la forma en la que más dolor pensaba que podría causarle: destruyendo su colección de coches.

Te interesa: Los coches de los dictadores más famosos

Saddam Hussein quemó los coches de su hijo como castigo. El mandatario iraquí quiso represaliar el comportamiento de su primogénito de la forma en la que más dolor pensaba que podría causarle, así que tomó la decisión de mandar que quemaran los automóviles que integraban la colección de Uday Hussein, el mayor de sus descendientes. Entre los vehículos había modelos de marcas como Porsche, Mercedes o Ferrari.

Probablemente fue el menor de los innumerables males que ocasionó el dictador iraquí durante los más de 24 años que estuvo al frente del país, pero no por ello deja de resultar sorprendente que castigara a su hijo quemando sus coches. Aunque esto no es tan llamativo cuando averiguas cuál fue el motivo de semejante penitencia: Uday Hussein, tras una discusión en una fiesta, acabó matando o hiriendo a varias personas, entre las cuales se encontraba un medio hermano de Saddam.

VÍDEO: Más de 60 Ferrari F40, en el Silverstone Classic 2012

Cuando se enteró de lo que había hecho su primogénito, el enfado de Saddam fue mayúsculo y actuó en consecuencia, ordenando que prendieran fuego a la colección de coches de Uday Hussein. El escritor Will Bardenwerper cuenta en el New York Post que Saddam solía contar esta historia a sus guardas de seguridad, indicando que cuando lo hacía, el dictador se jactaba del “infierno” que había provocado.

Fuente: CarBuzz, New York Post.

Lecturas recomendadas