Skip to main content

Noticia

¿Sabes cuál es el origen del nombre del Lamborghini Countach?

Origen nombre Lamborghini Countach

¿Sabes cuál es el origen del nombre del Lamborghini Countach? Esta es la historia contada directamente por su diseñador, Marcello Gandini.

Es bien sabido que Lamborghini se inspira en el mundo de la tauromaquia para elegir el nombre de sus vehículos. De ahí parte el logotipo con el toro negro y dorado. Además, el signo zodiacal del propio Ferruccio Lamborghini, fundador de la compañía, era Tauro. Ahora, bien, ¿sabes cuál es el origen del nombre del Lamborghini Countach? Ya te lo adelanto, no tiene nada que ver con el majestuoso animal.

No te pierdas: Valentino Balboni conduce un Lamborghini Countach muy especial

Antes de entrar en detalles, haré alusión a otros famosos nombres relacionados con el mundo de los toros. Dejando a un lado las denominaciones numéricas, todo empezó con el Miura, el toro de lidia español criado en el Rancho Miura, en Andalucía, propiedad de un amigo de Lamborghini, Don Eduardo Miura. Gallardo era el nombre de una de las cinco razas utilizadas por Don Eduardo. Islero, por otro lado, fue elegido después de que un toro Miura específico matara al torero Manolete en 1947. Y Murciélago quizá sea el más famoso de todos, ya que fue un toro que sobrevivió a 28 golpes de espada en una corrida de 1879.

Vídeo: Los bramidos del Lamborghini Countach en un programa de TV:

El origen del nombre del Lamborghini Countach

Sin embargo, aunque este linaje llegó hasta bien entrado el siglo XXI, no todos los modelos de la compañía italiana adoptan su nombre del mundo de los toros. Un ejemplo de ello es el Countach que, como podrás imaginar, no tiene un significado concreto en casi ningún idioma conocido. Sin embargo, Marcello Gandini, fundador del icónico modelo, nos relata la historia real del nombre y su significado.

“Cuando fabricábamos coches para los eventos, trabajábamos por la noche y todos estábamos cansados, así que bromeábamos para mantener alta nuestra moral. Entre nosotros hubo un empleado que hizo las cerraduras. Medía dos metros de altura con dos manos enormes, y fue el encargado de hacer todos los pequeños trabajos. Hablaba casi solo piamontés, ni siquiera italiano. El piamontés es muy diferente del italiano y suena a francés. Una de sus más frecuentes expresiones era ‘countach’, que literalmente significa plaga, contagio, y en realidad se usa más para expresar asombro o incluso admiración. Tenía este hábito. Cuando trabajábamos de noche, para mantener nuestra moral alta, había un espíritu de unión, así que dije que podríamos llamarlo Countach, solo como una broma, por decir una broma exagerada, sin ninguna convinvición”.

“Ahí cerca estaba Bob Wallace, que se encargaba de la mecánica. En ese momento incluso podías rodar en las exhibiciones con el coche en marcha. Bromeando le pregunté a Bob Wallace cómo sonaba el nombre en un oído anglosajón. Lo dijo a su manera. Funcionó. Inmediatamente se nos ocurrió escribirlo y se lo pusimos. Pero tal vez la sugerencia real fue la idea de uno de mis compañeros de trabajo, un joven que dijo, llamémoslo así. Así es como se acuñó el nombre. Esta es la única historia real detrás de esta palabra”.

Lecturas recomendadas