Skip to main content

Noticia

Opel asegura que mantendrá sus factorías y que no habrá despidos

Opel crea un sistema que encuentra fallos de pintura

Opel asegura que mantendrá sus factorías y que no habrá despidos forzosos tras la adquisición de la marca por parte del Grupo PSA hace apenas unos meses.

No te pierdas: Opel lanza su nuevo programa Exclusive de personalización

Mucho se está hablando de Opel tras la adquisición por parte del Grupo PSA. La marca del rayo, en posesión hasta hace unos meses de General Motors, lleva años donde no está obteniendo los mejores ingresos y beneficios. Sin embargo, tras la salida definitiva de GM de Europa con la venta de la única marca ligada al viejo continente, muchas son las dudas que generan entorno al futuro de la compañía. Pese a ello, Opel ha asegurado que mantendrá sus factorías y que no habrá despidos forzosos.

Entre los cambios que sufrirá Opel tras la compra de PSA hacia un futuro rentable, eléctrico y global, también hemos sabido en esos planes de futuro está la conservación de mantener y modernizar todas las plantas, así como intentar evitar salidas forzadas. Las dos plataformas del Grupo PSA (CMP y EMP2) se localizarán en plantas de Opel. La plataforma de SUV EMP2 irá a Eisenach, Alemania, en 2019, y la EMP2 para vehículo del segmento D, a Rüsselsheim. 

Vídeo: Comparativa en vídeo: Hyundai i30 contra Opel Astra:

Por otro lado, el centro de I+D que Opel tiene en Rüsselsheim, Alemania, se convertirá en un centro de competencia global para el Grupo PSA. “El plan está diseñado con la clara intención de mantener todas las plantas y evitando despidos forzosos en Europa”, afirmó el consejero delegado de Opel/Vauxhall, Michael Lohscheller, durante la presentación del programa estratégico de la compañía junto al director ejecutivo de PSA, Carlos Tavares.

Más cambios dentro de Opel

Sin embargo, se ha rumoreado que el Grupo PSA podría eliminar los motores y plataformas de Opel en detrimento de sus propias arquitecturas y propulsores, una decisión que podría tomarse en base a la mayor productividad de Citroën y Peugeot. Los rumores saltaron tras unas declaraciones por parte de Gilles Le Borgne, jefe de desarrollo de PSA, quien justificó esta posible decisión por un tema de carácter económico, ya que la compañía tendría que pagar al anterior propietario, General Motors, unos cánones por derechos y patentes.

Estos cambios podrían suponer una reestructuración de la plantilla de Opel, ya que la ausencia de desarrollo de plataformas, motores y sistemas propios por parte de la compañía, conllevaría la existencia de un exceso de plantilla. Este problema podría afectar directamente a los más de 3.000 ingenieros que Opel tiene involucrados en los diferentes proyectos encargados en la época de General Motors.

Fuente: EFE

Lecturas recomendadas