Skip to main content

Noticia

¿Debería sacar Mazda un nuevo CX-7?

¿Debería sacar Mazda un nuevo CX-7?

¿Debería sacar Mazda un nuevo CX-7, un modelo que se posicione por encima del actual CX-5 y que ofrezca mayor versatilidad al contar con un habitáculo con hasta siete plazas? La respuesta es sí o por lo menos, en caso de que los japoneses quieren plantar cara a los nuevos Skoda Kodiaq, Volkswagen Tiguan Allspace o Peugeot 5008.

Te interesa: Los 5 mejores SUV de 2017

Ante la llegada de nuevos SUV de siete plazas a este segmento en constante crecimiento, ¿debería sacar Mazda un nuevo CX-7 que se sitúe por tamaño por encima del actual CX-5? La respuesta es sí, porque los todocaminos gozan de un éxito comercial sin precedentes y no parece que esto vaya a cambiar a corto plazo. Sus principales rivales ya lo están haciendo, así que Mazda no debería quedarse atrás si no quiere perderse un pedazo del suculento pastel que representan las ventas de esta clase de automóviles.

En el año 2012, el fabricante nipón tenía una oferta de todocaminos compuesta por tres modelos: el Mazda CX-5, el Mazda CX-7 y el Mazda CX-9. En la actualidad, su gama de SUV también la componen tres coches, con el Mazda CX-3 como escalón de entrada, seguido por el recientemente renovado CX-5 2017 y coronando con el imponente CX-9, un vehículo de grandes dimensiones (5.065 mm de longitud) y con siete asientos que desafortunadamente solo comercializan en algunos mercados, como el estadounidense.

VÍDEO: ¿Quieres ver al nuevo Mazda CX-5 en movimiento?

Decimos desafortunadamente porque eso significa que los conductores europeos no pueden disfrutar de un todocamino de la marca así. Mazda carece de un SUV de siete plazas mientras que el resto de fabricantes están lanzando candidatos que satisfagan las demandas de aquellos conductores que necesiten una gran habitabilidad. Así ha sucedido con el nuevo Skoda Kodiaq, el primer todocamino de producción de la firma, que ofrece un gran espacio de carga y la posibilidad de contar con hasta siete asientos. Lo mismo podemos decir del esperado Volkswagen Tiguan Allspace, la variante de batalla larga del popular SUV de la firma alemana, o del también reciente Peugeot 5008.

El modelo de Volkswagen es el más grande de estos tres, con poco más de 4,7 metros de longitud. Le sigue el de Skoda, con 4,69 metros, y el Peugeot, que llega a los 4,64 m. Si comparamos estas cifras con las del Mazda CX-5 actual, veremos que el modelo japonés es un mínimo de 10 cm más corto y cuenta con una batalla considerablemente inferior. Pero ¿qué pasaría si Mazda usara la misma fórmula que Volkswagen con el Tiguan Allspace y alargara la distancia entre ejes del Mazda CX-5 para convertirlo en un nuevo CX-7 con siete plazas en lugar de cinco?

Estamos seguros de que sería todo un acierto, especialmente tras haber podido probar el nuevo Mazda CX-5 2017, cuya evolución nos ha parecido muy acertada. Y no lo decimos solo por su estética, que también, es que es un producto con un comportamiento muy equilibrado, con un buen equipamiento y un precio de venta que se espera que sea muy competitivo. Visto así, es lógico pensar que al aumentar el tamaño y la capacidad del habitáculo del Mazda CX-5, la cosa no haría más que mejorar.

Lecturas recomendadas