Skip to main content

Noticia

Motor

La increíble historia del Ford Mustang Bullitt

La increíble historia del Ford Mustang Bullitt

A veces, las historias del cine traspasan la gran pantalla. Literalmente. Y Ford es un buen ejemplo de ello porque uno de sus míticos modelos nació tras el arrollador éxito cosechado por el Ford Mustang GT Fastback 390 verde que conducía Steve McQueen. Esta es la increíble historia del Ford Mustang Bullitt (y de sus versiones).

Prueba del Ford Mustang Bullitt: ¡de cine!

Establezcamos un contexto. En 1968, la novela Mute Witness escrita por Robert L. Fish cinco años antes fue convertida en una película: Bullitt. Steve McQueen fue el encargado de dar vida al teniente Frank Bullitt protagonizando, además, la que está considerada como la mejor persecución de la gran pantalla: a bordo del Mustang GT Fastback 390 iba tras un Dodge Charger R/T 440 Magnum en el que dos asesinos a sueldo intentaban escapar por las calles de San Francisco. No lo lograron.

La increíble historia del Ford Mustang Bullitt

Las dos unidades de aquel Ford de 1968 sirvieron para que la marca del ovalo azul tomase una acertada decisión: crear el Ford Mustang Bullitt. Un modelo ligero que pesaba 1.518 kilos y ofrecía facilidad para maniobrar. Estaba impulsado por un V8 de 6.4 litros que entregaba 330 CV de potencia que, a través de una transmisión manual de cuatro velocidades, iba a parar a las ruedas traseras.

Prueba Ford Mustang Shelby GT500: V8, 760 CV.... y la inyección del veneno de la cobra

Hasta ahora, Ford ha dado forma a tres versiones del Ford Mustang Bullitt siguiendo siempre el mismo patrón: verde para la carrocería, llantas de cinco radios, nada de alerones y algunos detalles especiales como, por ejemplo, la bola de billar en la palanca del cambio. Algo a lo que han que añadir un incremento de potencia y una puesta a punto más ágil

Ford Mustang Bullitt 2001

La increíble historia del Ford Mustang Bullitt

La marca norteamericana tomó, como punto de partida el Ford Mustang New Edge. A nivel estético destacaban las tomas de aire laterales y las llantas de aluminio American Racing Torque Thrust de 17 pulgadas. En la puesta a punto se optó por unas suspensiones McPherson delante y de eje trasero rígido para afianzar su firmeza y, además, se rebajaron un par de centímetros. Añadieron control de tracción, ABS, dejaron los frenos en manos de Brembo y se modificó el sistema de escape para mejorar el sonido. La guinda la puso el V8 de 4.6 litros modificado para alcanzar 269 CV, que se asoció a una caja manual de cinco velocidades.

Ford Mustang Bullitt 2008

La increíble historia del Ford Mustang Bullitt

La quinta generación del Ford Mustang llegó de la mano de su propia versión Bullitt. En esta ocasión se apostó por una estética mucho más retro y mucho más parecida a la original. Desaparecieron los distintivos, las tomas de aire y los alerones, mientras que se diseñó una nueva parrilla y las llantas fueron de 18 pulgadas. 

Fue la última versión equipada con suspensión trasera de eje rígido y heredó unas cuantas mejoras de Ford Racing. El V8 de 4.6 litros alcanzó los 334 CV de potencia y los 441 Nm de par máximo; además, las relaciones de cambio se hicieron a medida. Añadieron pastillas de freno específicas y un sistema de escape de doble salida con el que quisieron reproducir el sonido del modelo que salía en la película.

Ford Mustang Bullitt 2019

La increíble historia del Ford Mustang Bullitt

Por ahora, la última versión es la que presentaron en el Salón de Detroit 2018. Un nuevo Ford Mustang Bullitt basado en el Mustang GT y que, por lo tanto, escondía bajo el capó un motor 5.0 litros V8 potenciado hasta los 482 CV y 569 Nm de par máximo combinado con una caja de cambios manual. La guinda la ponía un sistema de escape que permite modificar su sonido y un colector de admisión procedente del Ford Mustang Shelby GT 350.

Todo sobre Ford

Modelos de Ford más populares

Ver todos los modelos

Y además