Skip to main content

Noticia

Motor

La increíble historia del Ferrari 512 BB

La increíble historia del Ferrari 512 BB

El primer Ferrari con motor bóxer

En la década de los 70, la marca de Maranello se encontraba ante una situación difícil: tenía que producir un modelo que plantara cara al Lamborghini Miura y al reciente Countach. Y la respuesta fue un coche revolucionario. Esta es la historia del Ferrari 512 BB.

Los años 70 fueron duros para la industria del automovilismo por la crisis del petróleo. Pero también fue la época en la que empezó una dura rivalidad entre Ferrari y Lamborghini y los partidarios de una y otra. 

‘BB’ hace referencia a Berlinetta Boxer, aunque realmente no era ni un berlinetta ni tenía un motor bóxer de verdad. En realidad, esa denominación era un homenaje a toda una estrella del cine de la época como era Brigitte Bardot

Ferrari 365 GT/4 BB, el antecedente del Ferrari 512 BB

La increíble historia del Ferrari 512 BB
El Ferrari 512 BB fue presentado en el Salón de París de 1976

En 1971, la marca italiana presentó el Ferrari 365 GT/4 BB en el Salón de Turín, un coche que debía sustituir al 365 GTB ‘Daytona’ y rivalizar con el Lamborghini Miura aparecido cinco años antes.

Leonardo Fioravanti fue el encargado de diseñar el coche, uno de los más bonitos elaborados en esa fábrica de los sueños que es Maranello. Presentaba una línea muy afilada, un capó muy largo, faros escamoteables y una característica carrocería bicolor, con la parte inferior en negra.

Cinco años más tarde, en el Salón de París de 1976, apareció el Ferrari 512 BB, que era una evolución del 365 GT/4 BB. No cambiaba mucho estéticamente, pero mejoraba mucho la refrigeración del motor y lo hacía más elegante y distinguido

La increíble historia del Ferrari 512 BB

La increíble historia del Ferrari 512 BB
El diseño del 512 BB mejoraba la refrigeración del motor y el sistema de escape

La parte que más cambiaba era el morro, que incorporaba un spoiler en la parte inferior, mientras que en la zaga sustituía los tres pilotos por solo dos, así como la triple salida de escape por una doble a cada lado. 

La parrilla trasera fue sustituida por otra con lamas horizontales en negro satinado, las rejillas del capó fueron modificadas y en los laterales fueron introducidos unas entradas de aire para refrigerar el sistema de escape.

Tres secretos del mítico Ferrari 512 BB

La vista lateral se caracterizaba por las llantas de aleación de serie con diseño de cinco radios en forma de estrella, sujeta con una tuerca de tipo Rudge u octogonal, dependiendo de la legislación del país. 

El 512 BB medía 4,40 metros de largo, 1,83 metros de ancho y 1,12 metros de alto, con una distancia entre ejes de 2,50 metros y un peso en vacío de 1.400 kg. Estaba construido sobre un chasis con una estructura tubular de acero con una célula central monocasco. 

El primer Ferrari con motor bóxer

La increíble historia del Ferrari 512 BB
El motor V12 5.0 entregaba 340 CV, 20 menos que el 365 GT/4 BB

El aspecto más revolucionario del 364 GT/4 primero y del 512 BB después fue su motor de 12 cilindros plano y colocado en posición central trasera. La marca italiana no había colocado antes un propulsor en esa ubicación, porque Enzo Ferrari se oponía.

Por otra parte, tampoco había producido nunca un coche con motor plano. Esta disposición la heredaba directamente de la Fórmula 1, del monoplaza presentado en 1969. No era exactamente un motor bóxer, sino más bien un V12 a 180 grados, es decir, plano. 

Coches míticos: Ferrari Testarossa

El motor del 365 GT/4 BB era un 4.4 litros y producía 360 CV. En cambio, el 512 BB aumentó la cilindrada hasta los 5.0 litros, pero disminuyó la potencia en 20 CV, hasta quedarse en 340 CV a 6.800 vueltas. 

Estaba alimentado por cuatro carburadores Weber 40 IF3C y la distribución la realizaba mediante un árbol de levas en cabeza por cada bancada de cilindros y dos válvulas por cilindro. En 1981, la alimentación por carburador fue sustituida por un sistema de inyección electrónica, dando lugar al 512 BBi.

Los 340 CV del propulsor eran transferidos a las ruedas traseras, a través de una caja de cambios manual de cinco relaciones con embrague de doble disco y accionamiento hidráulico, que mejoraba la entrega del par. ¿Prestaciones? 302 km/h de velocidad máxima y 24 segundos para correr 1.000 metros. 

Además, el motor tenía un sistema de lubricación por cárter seco para evitar la falta de aceite en curvas muy cerradas.

Participación en la competición

El Ferrari 512 BB también tuvo una participación destacada en el mundo de la competición, concretamente, en las 24 Horas de Le Mans, desde finales de los 70 hasta mediados de los 80. 

Luigi Chinetti desarrolló, desde Estados Unidos, una versión de carreras llamada Ferrari 512 BB LM, construido por el departamento de Asistencia al Cliente de Ferrari, en Módena. 

Lucía una imagen radicalmente diferente con respecto al modelo de calle, debido a que la carrocería respondía a las necesidades aerodinámicas del momento. No obstante, el 512 BB LM nunca llegó a competir como coche oficial de la marca. 

Un antes y un después para Ferrari

La increíble historia del Ferrari 512 BB
Su nombre hace referencia a 5 litros y 12 cilindros

En total, se vendieron 929 unidades del Ferrari 512 BB, cuyos chasis estuvieron enumerados entre el 19.677 y el 38.487 (siempre con números impares). Supuso un ante y un después en Maranello, porque rompió con todos los cánones de diseño hasta la fecha, inaugurando una nueva era que se plasmaría en los modelos siguientes, como el Testarossa, su sucesor natural. 

No solo fue el primer Ferrari con motor plano colocado en posición central trasera. También rompió con la tradición de denominar al modelo con el cubicaje de un cilindro. Su nombre, 512, hace referencia a 5 litros y 12 cilindros.

Etiquetas:

Superdeportivos

Y además