Skip to main content

Noticia

F1

Hungría 2009, la pole más surrealista de Fernando Alonso

Fernando Alonso y Webber Hungria 2009

La sesión de clasificación del GP de Hungría fue un absluto caos por un problema en el sistema de cronometraje.

El Gran Premio de Hungría guarda buenos y malos recuerdos para Fernando Alonso. Por una parte está su primera victoria en 2003, pero por otro está el lío en la clasificación con Hamilton en 2007 que desencadenó aquella guerra interna en McLaren, la famosa tuerca que arruinó su carrerón de 2006... y la caótica 'Pole Position' de 2009. Ni Alonso ni ningún otro piloto supo quién había logrado el mejor tiempo por un problema en el sistema de cronometraje.

Juego F1 2021: Nos ponemos al volante, ¿merece la pena?

VÍDEO: Así serán los coches de F1 en 2022

Aquella sesión de clasificación fue un caos por muchos motivos, pero por el que pasó a la historia no fue por esta simple anécdota, sino por el terrible accidente de Felipe Massa tras chocar contra su casco un muelle que había salido despedido del Brawn GP de Rubens Barrichello. Una vez el brasileño fue evacuado del circuito, la clasificación se reanudó y vivimos una de las Q3 más locas que hemos visto en los últimos años.

Los dos Brawn GP, absolutos favoritos en aquella temporada, pasaron de ser favoritos a pelear por no caer en la Q2. Barrichello, de hecho, lo hizo y finalizó en la decimotercera posición, mientras que Jenson Button fue solo octavo. Los Red Bull se convirtieron en favoritos a conseguir la 'pole', pues en aquel año solo ellos eran capaces de plantar cara a la pareja Button-Barrichello. Pero apareció Fernando Alonso.

Fernando Alonso GP Hungria F1 2009

El asturiano llegó a la Q3 con el humilde Renault R29 con el que incluso era difícil puntuar en ocasiones.  Hizo una vuelta magnífica al final de la sesión, que podía colocarle en uno de los primeros puestos, pero cuando preguntó por el resultado, nadie sabía qué decirle, pues un fallo en el sistema de cronometraje - que resultó ser un cable roto - impidió comprobar los tiempos. Los pilotos, una vez se bajaron del coche, hablaron entre ellos para compartir su tiempo y averiguar quién tenía pole.

Tras unos momentos de confusión, Alonso celebró su tiempo de 1:21.569, con el que superó a Sebastian Vettel y a Mark Webber para lograr la que sería su única pole de la temporada y la última con Renault F1, antes de unirse a Ferrari la siguiente temporada. 

Al día siguiente, la carrera no fue nada sencilla para Alonso. No solo se vio afectado por un problema de graining y por un fallo en la bomba de combustible mientras lideraba la carrera, sino que tras pasar por boxes, sus mecánicos le dejaron sin apretar correctamente una rueda. Fernando regresó al pit-lane con tres ruedas y pudo seguir en carrera - al final del pelotón - durante poco tiempo más, pues el problema en la bomba de combustible se agravó y el asturiano tuvo que abandonar.

La victoria en aquella carrera fue para Lewis Hamilton, seguido de Kimi Räikkönen y de Mark Webber. Fue un fin de semana atípico, lleno de incidentes y de sorpresas como la de Alonso o el primer triunfo de la temporada de Hamilton. Pero, sin duda, lo que hubo que celebrar es que Massa no sufirera lesiones más graves en su accidente, aunque tuviera que perderse lo que restaba de temporada antes de regresar en 2010.

Imagen: Motorsport Images

Y además