Skip to main content

Noticia

Francia prohíbe el uso del móvil en el coche ¡aunque esté parado!

cargador inalambrico telefonos opel cables

¿Cómo dice el refrán? Cuando las barbas de tu vecino veas 'pelar'...

Está más que comprobado. Las distracciones son un grave peligro al volante, tanto que de los 1.200 fallecidos en carretera que se registraron el año pasado, un 31% perdió la vida en accidentes de tráfico relacionadas con la falta de atención.

Cuatro medidas tan radicales que la DGT nunca se atreverá a poner en marcha

Muchas son las acciones que nos hacen retirar la vista de la carretera aunque sea de forma momentánea, pero la más frecuente es, sin duda, el uso del teléfono móvil al volante. La DGT asegura que marcar un número a una velocidad de 120 km/h implica recorrer 429 metros sin ver la carretera, distancia que aumenta a 660 metros a ciegas en el caso de escribir un mensaje. ¿Te imaginas la cantidad se señales e información que te pierdes en esos metros?

Con todo y con eso, uno de cada cuatro conductores afirma que utiliza el móvil mientras conduce y muchos de ellos reconocen haber sufrido algún susto por ello. 

Multas de 135 euros y tres puntos

La nueva medida que se contempla en Francia es castigar a los conductores que utilicen el móvil aunque el coche esté parado. Hay dos excepciones: que todavía no haya salido del área de estacionamiento o que vaya a hacer uso del teléfono para avisar de una emergencia.

Así lo ha dictaminado una sentencia del Tribunal de Casación francés, que establece que un conductor puede ser multado si tiene el teléfono en la mano, independientemente de su estado de circulación.

Es decir, en Francia no valdrá con apartarse un poco y estacionar el coche en un lugar que no moleste para hacer o responder una llamada. Si quieres evitar la multa de 135 euros y tres puntos, tendrás que apearte del vehículo.

En Francia hay mas accidentes de tráfico que en España

En Francia, la siniestralidad vial es mucho pero que en España. En 2016 contabilizó más de 3.500 fallecidos y en 2017 esta cifra se incrementó un 1%. Es por eso que el Gobierno galo está decidido a poner en marcha medidas que reduzcan la siniestralidad en carretera aunque sean polémicas.

Peatones que usan el móvil al cruzar

Hace unas semanas supimos que en el país vecino quieren reducir la velocidad máxima en carretera de 90 a 80 km/h (Francia es uno de los países europeos en los que se puede circular a 130 km/h en autovía) y que el dinero que recauden los más de 4.000 radares que tienen repartidos por las carreteras irá destinado a un fondo de ayuda a las víctimas de accidentes de tráfico.

También endurecerán las medidas contra el consumo de alcohol para que quienes sean pillados dos veces conduciendo bajo los efectos del alcohol no podrán volver a conducir hasta que hayan instalado en su coche un etilómetro que les impida arrancar hasta demostrar que no han bebido.

 

Lecturas recomendadas