Noticia

Finalmente, el Rolls-Royce Cullinan será el SUV de la marca

Rolls-Royce Cullinan
Alex Morán

Parecía que no, pero al final sí.

La marca británica le ha dado muchas vueltas al nombre de su primer SUV, pero finalmente y de manera oficial será el Rolls-Royce Cullinan con el que se estrene. Lo conocimos con el código clave de ‘Proyecto Cullinan’, pero hace unos meses ciertas informaciones apuntaban a que su denominación comercial sería otra. Ahora, está claro que el fabricante se ha mantenido fiel a su idea original.

VÍDEO: Cinco furgonetas más lujosas que un Rolls-Royce

Pero, ¿qué sabemos del Rolls-Royce Cullinan? Poco. De hecho, demasiado poco si tenemos en cuenta que su estreno está previsto para algún punto (seguramente finales) de este año 2018. Lo demás son solo rumores, deducciones y declaraciones por parte de miembros de la firma.

Así, se habla de que bajo el capó contará con un motor de 12 cilindros que entregará una potencia cercana a los 600 CV. También se ha apuntado a que su precio rondará los 300.000 euros y que la compañía tiene previsto vender, en principio, unas 1.000 unidades anuales.

Rolls-Royce preparar un SUV más pequeño que el Cullinan

Eso sí, deberíamos dejar de referirnos a él como SUV, ya que no lo consideran estrictamente como tal dentro de la marca. Andrew Boyle, gerente de comunicación de productos globales, ya declaró en su día que: “Lo llamamos vehículo de carrocería elevada. No lo definimos como SUV porque no es un coche deportivo”. Y continuó comentando que “un buen número de marcas está entrando en este segmento del mercado con sus propias interpretaciones de lo que debería de ser un SUV de lujo. En Rolls-Royce vamos a ofrecer algo muy diferente a lo que hay disponible hoy en día“.

Esta seguridad en el producto que van a ofrecer ha quedado patente ya en varias ocasiones, como cuando Torsten Muller Otvos, director de la marca, apuntó refiriéndose al Bentyga que “el de Bentley será el segundo, Rolls Royce es la mejor marca del mundo”.

Todo sobre Rolls-Royce

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.

Lecturas recomendadas