Skip to main content

Noticia

Un Ferrari que acaba mal

Un Ferrari que acaba mal

El Ferrari que protagoniza esta noticia acaba mal; muy mal. Se trata de un clásico de 1978, un Ferrari 308, que acabó ardiendo en una gasolinera. Afortunadamente, el fuego solo afectó al vehículo, y no llegó a los surtidores.

El Ferrari que protagoniza esta noticia acaba mal; muy mal. Se trata de un clásico de 1978, un Ferrari 308, que acabó ardiendo. Como puedes ver en estas fotos, el fuego acabó con él…

Sale a subasta un Ferrari 308 GTS de 1978

Al parecer, su dueño estaba dejando la manguera de la gasolina en el depósito, cuando vio una pequeña chispa que, inmediatamente, hizo al coche prender en llamas

El Ferrari estaba a solo unos centímetros de los surtidores, pero, afortunadamente, el fuego no los alcanzó.

Al fallar al intentar apagar el fuego, el propietario huyó para ponerse a salvo del fuego. Milagrosamente, el coche se movió solo y se alejó de la estación de servicio, para ir a la calle.

El coche terminó achaparrado, pero el propietario declaró que le gustaría tener otro pronto. El Ferrari 308 de 1978 tiene un motor 2.9 V8 de 237 CV y unos 217 Nm de par.

Fuente: Carbuzz

Lecturas recomendadas