Noticia

¿Cuál es mejor, el Ford Focus RS o el Volkswagen Golf R?

¿Cuál es mejor, el Ford Focus RS o el Volkswagen Golf R?

Ignacio de Haro

02/02/2016 - 11:27

¿Cuál es mejor, el Ford Focus RS o el Volkswagen Golf R? El recién llegado se enfrenta a una de las referencias del segmento en esta comparativa entre dos de los compactos deportivos más deseados del momento, en ambos casos con mecánicas sobrealimentadas de cuatro cilindros y con tracción a las cuatro ruedas.

No te pierdas: Ben Collins driftando con un Ford Focus RS en Cheste

Con la llegada al mercado de la esperada tercera generación del Focus más radical y deportivo, es el momento de enfrentar sobre el papel al recién llegado contra una de las referencias del segmento. ¿Cuál es mejor, el Ford Focus RS o el Volkswagen Golf R? Esa es la pregunta que vamos a intentar resolver con esta comparativa entre dos de los compactos más potentes de 2016.

Empecemos por lo más importante, el coste de adquisición. Hay exactamente 125 euros de diferencia entre el precio del Ford Focus RS y del Volkswagen Golf R a favor del modelo de Ford. Una ventaja mínima para el de la firma del óvalo azul que podría desvanecerse si para compararlos hubiéramos escogido un Golf con carrocería de tres puertas y no de cinco, que es más asequible.

Pero hemos optado por esta última y por el cambio manual de seis velocidades que equipa de serie, en lugar del DSG opcional, para que el Focus RS y el Golf R estén en igualdad de condiciones. Y es que conviene recordar en este sentido que el Ford Focus RS únicamente se ofrece con cinco puertas y cambio manual, no hay elección posible en estos aspectos.

Ford Focus RS: el renacer de un icono

Ha tardado en llegar, demasiado para algunos, pero nuestra primera prueba del Ford Focus RS deja claro que la espera bien ha merecido la pena. Es el compacto más deportivo de la historia del fabricante estadounidense y supone una ruptura radical con respecto a sus antecesores, principalmente por la introducción de un novedoso sistema de tracción a las cuatro ruedas. Esta es una de las grandes diferencias de la tercera generación de este RS en comparación con las dos anteriores.

Comparado con el Golf R, el Focus RS cuenta con una mecánica de mayor cilindrada, 2.3 litros frente a los 2 del motor del alemán. Además, es considerablemente más potente y desarrolla más par motor que su rival, con unas cifras oficiales que se sitúan en los 350 CV a 6.000 revoluciones por minuto y en 470 Nm, disponibles de forma constante entre las 2.000 y las 4.500 vueltas. Esto le permite situarse como el tercer compacto que más rápido acelera del mercado, con un paso de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos gracias al sistema de control de salida (‘Lauch Control’) que monta de serie.

Ya hemos probado el Ford Focus RS 2016, comprueba el resultado en este vídeo. 

Una de las características del Ford Focus RS que más expectación ha generado es el selector de modos de conducción, un elemento que también incorpora el Golf pero que en el caso del modelo estadounidense cuenta con una serie de funciones únicas, ya no solo entre los compactos, entre todos los automóviles en general. Y es que incluye una función, denominada ‘Drift Mode’, pensada para facilitar las derrapadas controladas y que ajusta automáticamente el tarado del sistema de tracción para que envíe más potencia al tren trasero. Este puede llegar a recibir hasta un 70% de la fuerza y además, puede repartirla entre sus dos ruedas traseras a voluntad gracias al diferencial trasero activo. 

Volkswagen Golf R: toda una referencia

El Volkswagen Golf R, aunque también tiene tracción a las cuatro ruedas, no dispone de un diferencial trasero tan avanzado. Esa función de reparto de potencia es asumida por la electrónica y más concretamente, por el sistema XDS+, que utiliza los frenos para gestionar la potencia que llega a cada neumático. Pero de cualquier forma, pocas veces podrás usar ese modo de conducción en el Ford (en circuito y si no te importa destrozar los neumáticos) y en cualquier caso, la capacidad de tracción es extraordinaria en ambos.

Comparado con el Focus RS, el Golf R parece estar en desventaja, sobre todo si únicamente nos fijamos en las cifras de rendimiento de su mecánica. Se trata de un bloque 2.0 turboalimentado que desarrolla 300 CV de potencia entre 5.600 y 6.200 revoluciones y 380 Nm de par motor, disponibles de manera constante entre 1.800 y 3.500 vueltas. En combinación con el cambio manual y la carrocería de cinco puertas, puede pasar de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos, cifra que se puede rebajar hasta los 4,9 segundos en caso de optar por el cambio DSG opcional de seis relaciones.

En el párrafo anterior decíamos que el Golf R parecía estar en desventaja y lo cierto es que es así hasta que nos fijamos en los pesos oficiales que publica cada marca. Y es que el Golf R es 113 kilogramos menos pesado que el Focus RS, con 1.486 kg frente a 1.599 kg, respectivamente. Esto, como comprenderás, permite que esa diferencia de rendimiento que hay entre ambos se iguale un poco.

Pero dado que ambos vehículos no dejan de ser compactos y que como tales, es probable que sus dueños los utilicen tanto en sus desplazamientos diarios como para viajar, antes de decir nuestra conclusión hay que tener en cuenta otros factores. Por ejemplo, debido a la incorporación del sistema de tracción a las cuatro ruedas, el Ford Focus RS pierde mucha capacidad de carga. Su maletero pasa de los 363 litros de un Focus normal a 260 litros, es decir, un tamaño similar al que podemos encontrar en un utilitario.

El Volkswagen Golf R también pierde volumen de carga por la incorporación del sistema de tracción, pero mucho menos que el modelo de Ford. Su capacidad pasa de 380 a 343 litros, por lo que su maletero es considerablemente más grande que el del estadounidense. Y por último, el consumo de carburante, apartado en el que el Volkswagen también saca pecho con más de medio litro de ventaja frente a su contrincante. Entonces, ¿cuál es mejor, el Focus RS o el Golf R? Dado que cuestan prácticamente lo mismo, habrá que elegir en cuestión de lo que busquemos. El Focus es más idóneo para aquellos que prioricen un comportamiento más deportivo mientas que el Golf apuesta por una respuesta más equilibrada en todas las situaciones y es más apto para el día a día.

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches