Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Coches míticos para verdaderos amantes del motor: Honda NSX

honda nsx

Un nuevo capítulo de coches míticos para verdaderos amantes del motor y el Honda NSX es el gran protagonista de este artículo, el superdeportivo japonés.

Existen coches legendarios, auténticos iconos de la cultura automotriz que han pasado a los libros de historia como la máxima expresión de un fabricante en un determinado momento. Estos coches míticos para verdaderos amantes del motor se merecen una mención especial y en esta nueva entrega de la saga vamos a rememorar a toda una leyenda, el Honda NSX.

El superdeportivo definitivo de Honda requeriría de cuatro largos años para dar forma a un proyecto que vería involucrados a figuras de la talla del piloto de Fórmula 1 Ayrton Senna. El proyecto comenzaría a fraguarse en 1986 y no se materializaría en un producto de producción hasta 1990.

Viejas glorias: Honda NSX

Coches míticos para verdaderos amantes del motor: Honda NSX

honda nsx

El NSX (New Sport eXperimental) es un superdeportivo japonés que Honda comercializó entre 1990 y 2005. El supercoche estaba equipado con un chasis monocasco de aluminio y una larga lista de importantes novedades para la época que habían sido desarrolladas pensando en las prestaciones, el rendimiento y la capacidad del vehículo resultante.

Conocido popularmente como el “anti Ferrari”, el NSX era el vehículo que, desde la ferviente economía e industria japonesa había sido creado para rivalizar con la firma de Maranello. El modelo, que en Estados Unidos se vendió bajo la marca Acura, se inspiraba en el avión de combate F-16 Fighting Falcon y tomaba rasgos de estilo del prototipo Honda HP-X creado en colaboración con Pininfarina.

Honda NSX Type S

Honda NSX Type S: más potente, rápido y manejable

Su afilado diseño, con un capó relativamente corto, una cabina para dos pasajeros y una sección posterior alargada que terminaba en un característico alerón trasero, contaba también con detalles específicos como unos faros delanteros escamoteables, un grupo óptico trasero que cubría casi todo el ancho del vehículo y una pareja de salidas de escape.

La fase de desarrollo y puesta a punto del Honda NSX comenzó en 1986 y no concluyó hasta 1989. Los últimos ajustes se realizaron en Nürburgring en 1990, con Ayrton Senna al volante, aunque el primer modelo de preproducción se presentó en febrero del año anterior coincidiendo con el Salón de Chicago, y más tarde, en octubre, en el Salón de Tokio.

Bajo el capó trasero, ubicado en posición central, Honda instaló un motor V6 de aspiración natural y 3.0 litros que desarrollaba 275 CV de potencia y 284 Nm de par. Esta mecánica permitía al NSX pasar de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos y registraba una velocidad máxima de 265 km/h.

honda nsx

Los ingenieros de Honda trabajaron para mantener el peso a raya, empleando materiales ligeros que no pudieran interferir en el comportamiento dinámico del vehículo. Como resultado, el NSX de producción tenía un peso de 1.350 kilos, una cifra que era inferior a lo que podía ofrecer la competencia.

Y entre sus principales rivales se encontraban modelos como el Porsche 911, el Ferrari 308, el Chevrolet Corvette, el Toyota Supra o el Nissan Skyline GT-R. Con ello en mente, Honda trabajó para que el comportamiento del NSX estuviera a la altura de los mejores deportivos de su segmento e incluso fue un paso más allá en 1992.

Ese año, la firma japonesa presentó el NSX Type R, una edición limitad a 483 unidades que tenían un peso de 1.230 kilos, no tenía dirección asistida ni aislamiento acústico, equipaba una suspensión más rígida, nuevas barras estabilizadoras, unos frenos mejorados y una relación de cambio más cerrada.

La primera actualización llegó en 2001

honda nsx

El NSX se sometería a una actualización importante en 2001, perdiendo sus faros escamoteables y adaptando muchas de las mejoras implementadas en el primer Type R, pero ahora en el modelo estándar. También habría una mejora a nivel mecánico, ya que Honda instaló un nuevo motor de 3.2 litros con hasta 295 CV y 304 Nm, incrementando su velocidad máxima hasta los 270 km/h.

En 2005, Honda finalmente descatalogó el NSX y no sería hasta el año 2015 cuando la firma japonesa presentó a su sucesor. La segunda generación llegó diez años más tarde con un sistema de propulsión híbrido compuesto por tres motores eléctricos y un V6 de 3.5 litros con doble turbo que desarrolla 581 CV de potencia.  

La historia del Honda NSX le ha permitido convertirse en uno de los coches más representativos de su época y, con diferencia, en el mejor vehículo jamás creado por Honda.

Etiquetas:

Superdeportivos

Y además