Skip to main content

Noticia

CLR G770, 650 CV para uno de los Clase G más brutales de siempre

CLR G770
El Mercedes-AMG G 63 pasa por las manos del preparador Lumma Design para convertirse en el CLR G770, una bestia de traje más agresivo que además esconde bajo el capó 650 CV de potencia.

VÍDEO: Las 5 rutas imposibles del Mercedes Clase G

El mundo de las preparaciones de coches suele tener como protagonistas a los deportivos más brillantes del mercado, pero hay benditas excepciones como el Mercedes Clase G del que hoy os vamos a hablar. Se trata concretamente del Mercedes-AMG G 63, que tras pasar por las manos de Lumma Design se ha convertido en uno de los todoterrenos más agresivos de la historia. ¿Su nombre? CLR G770.

No te pierdas: Todas las novedades que verás en 2019

Lo primero que salta a la vista es la transformación estética que ha llevado el preparador, en la que un material de última generación como la fibra de carbono tiene mucho protagonismo. En este sentido aparecen unos nuevos paragolpes tanto en la parte delantera como en la trasera, nuevos faldones laterales, un capó rediseñado, nuevos paneles en el techo con cuatro luces que ayudarán seguro cuando caiga el sol, una renovada parrilla delantera y unas nuevas salidas de escape triples. A todo ello se suman unos pasos de rueda ensanchados 40 milímetros, un difusor de aire en la zaga donde también luce un nuevo alerón y unas nuevas llantas de 24 pulgadas que alojan unos neumáticos de 295/30 R24 en la zona delantera y de 355/25 R24 en la trasera.

Toda esta fachada tiene su continuidad con una transformación mecánica a la altura. De esta manera, el CLR G770 mantiene el V8 biturbo de 4.0 litros del modelo original, pero los 585 CV ya no son tal, porque diversas modificaciones han elevado esta cifra nada más y nada menos que hasta 650 CV, mientras que el par máximo asciende a 950 Nm. Y ojo, porque Lumma Design también ha pensado en aquellos que cuenten con la variante G500 del todoterreno de Mercedes, en cuyo caso se prepara el motor hasta los 421 CV de potencia y los 610 Nm.

No te pierdas: Probamos el Mercedes Clase G

La única pega de todo esto es que hay que tener una cuenta corriente bien musculada para poder disfrutar del todoterreno, pues la preparación que ofrece Lumma Design tiene un coste de 10.950 euros. Aunque pensándolo bien, quien tenga dinero suficiente como para comprarse un Mercedes-AMG G 63 tampoco debería verlo como un problema...

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además