Skip to main content

Noticia

Así coge este Lamborghini Huracán de 2.500 CV ¡418 km/h!

Lamborghini Huracán

Un Lamborghini Huracán preparado hasta los dientes ha batido el récord de velocidad del modelo en la distancia de media milla al alcanzar la endiablada velocidad de 418 km/h. ¿El secreto? Un motor de 2.500 CV de potencia.

Hay creaciones en el mundo de las preparaciones de coches que de tan absurdas que son, resultan espectaculares. Y hoy estamos ante una de ellas. ¿A quién no le parece suficiente lo que puede dar de sí un Lamborghini Huracán? Su motor V10 de 5,2 litros de aspiración natural desarrolla una potencia de 610 CV, cifra más que suficiente como para hacer temblar al más valiente. Pero, ¿qué pasa si decidimos añadir a este propulsor un par de turbos de alto rendimiento? Observa el siguiente vídeo y lo descubrirás.

Los creadores de esta bestia son los chicos de Underground Racing, que con ella han batido el récord de velocidad jamás alcanzado por un Huracán en una distancia de media milla. Nada más y nada menos que 259,7 millas por hora, lo que traducido a 'nuestro idioma' vienen a ser unos 418 km/h.

No te pierdas: ¿Son realmente necesarios los hypercars?

Tras las modificaciones llevadas a cabo por el preparador, el Lamborghini Huracán que has visto en el vídeo ha alcanzado una potencia de 2.500 CV, que se trasladan al asfalto a través de las cuatro ruedas. Con semejante fuerza bajo el pie, el mérito de el récord del que estamos hablando no está solamente en haber alcanzado semejante velocidad en media milla de distancia, sino en que el piloto en cuestión haya logrado ir en línea recta sin perder el control en ningún momento.

Para que te hagas una idea más aproximada de lo que supone este hito podemos coger como ejemplo el Bugatti Chiron, considerado uno de los vehículos más rápidos existentes sobre la faz de nuestro planeta. Sí, también puede alcanzar una velocidad superior a los 400 km/h, pero para hacerlo necesita ¡hasta tres veces la distancia que este Lamborghini! Lo dicho al principio, y es que de tan bruto que es resulta casi absurdo. Pero, ¿quién no querría darse una vuelta en él?

Lecturas recomendadas